eldiario.es

9

Leila Nachawati

Especialista en comunicación y derechos humanos en Oriente Medio y norte de África. Máster en Cooperación Internacional. Profesora de Comunicación en la Universidad Carlos III de Madrid

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 1627

De velos y empatía

La vida de las mujeres está condicionada por siglos de imposiciones patriarcales, algo que resulta particularmente evidente en ejemplos tan visibles como los velos con que se cubren en distintos lugares del mundo. En espacios feministas es habitual escuchar afirmaciones como que el hiyab o velo islámico supone un acto de sumisión a los hombres, que cubrirse es un acto denigrante o que ninguna mujer elige libremente llevarlo. Y aunque es fácil entender la rabia contra estas prendas que nos ocultan, como si la propia presencia femenina conllevase algo censurable, no lo es que se pierda de vista algo fundamental: la empatía con quienes van cubiertas. El respeto y la escucha de quienes se cubren por una imposición explícita y también de las que afirman, aunque no guste escucharlo, que lo hacen porque lo han elegido.

En países como Irán o Arabia Saudí, negarse a ir completamente cubiertas supone un acto heroico, y el apoyo a quienes resisten esta imposición es más importante que nunca. Son emocionantes las muestras de solidaridad en todo el mundo con quienes se juegan la vida desafiando una prohibición, la de mostrar el cabello, que nos atañe a todas.

Seguir leyendo »

Muhammad Najem, el adolescente que fotografía la guerra siria desde niño

Desde finales de abril aviones rusos bombardean Idlib, en el norte de Siria, casi a diario, y las víctimas se cuentan por cientos. Sólo entre el 22 y el 23 de julio fueron asesinadas más de 60 personas y hubo en torno a 100 heridos en una ofensiva que la ONU describió como "la más letal contra civiles desde el aumento de los combates". Las bombas se ceban con mercados, colegios y hospitales, y buena parte de las víctimas son mujeres y niños, muchas de ellas doble y triplemente desplazadas, ya que a Idlib, último lugar fuera del control de Asad, ha ido llegando en estos años gente que huía de otras zonas como Hama, Homs o Ghouta.

Una de estas personas es Muhammad Najem, un joven de 16 años que lleva casi la mitad de su vida viviendo y contando la guerra, compartiendo el día a día bajo las bombas en sus canales de Youtube, Twitter e Instagram. Primero en Ghouta Oriental, el barrio a las afueras de Damasco que en agosto de 2013 sufrió el primer ataque con armas químicas, un lugar descrito por la ONU en febrero de 2018 como "el infierno en la tierra".

Seguir leyendo »

Revocar la ciudadanía a terroristas: los Estados se lavan las manos

Shamima Begum, británica de padres bangladeshíes, tenía 15 años cuando decidió huir de la casa de su familia en Londres y viajar a Siria con dos compañeras de instituto para unirse al ISIS, convirtiéndose las tres en esposas de combatientes. Cuatro años después, en febrero de 2019, tras haber perdido a sus dos hijos y embarazada del tercero, Begum decidía regresar a Inglaterra para dar a luz. Se encontró entonces con que el Gobierno de su (hasta entonces) país pretendía revocarle la nacionalidad británica.

Al frente de la decisión, que implica que Begum no pueda ser juzgada ni condenada en Reino Unido, está Sajid Javid, del Ministerio de Interior británico, político conservador que afirma que con esta medida busca "frenar la radicalización". Decía en declaraciones oficiales el 20 de febrero, refiriéndose a los británicos que se han unido al ISIS: "Digamos que están en el Reino Unido y radicalizan a otros. Podrían llevar a cabo ataques terroristas o incitar a otros a cometerlos".

Seguir leyendo »

Venezuela: frente a los posicionamientos exprés, la urgencia de los matices

El mundo ha cambiado mucho desde aquellos largos años de Guerra Fría y, sin embargo, su sombra parece seguir marcando los posicionamientos (geo)políticos, anclando los debates sobre pueblos, regiones, sociedades enteras en esquemas bipolares. Uno de los ejemplos recientes más extremos de esa polarización es Siria, país que pocos conocen, con el que abundan los posicionamientos exprés y brillan por su ausencia los matices. También se da esa polarización, que ha sido muy evidente estos días, con Venezuela, que desata reacciones encendidas y muy alejadas de su realidad. Basta asomarse a cualquier canal de internet para comprobar cómo se abordan a vista de pájaro, sin matices, sin empatía, conflictos con múltiples dimensiones.

Cuanto más complejo es el contexto, más florecen los análisis reduccionistas, en clave de falsas dicotomías: radicales / moderados, sunitas / chiítas, imperialistas / anti-imperialistas, equipo Trump / equipo Putin, patriotas / traidores, ejes del mal / marionetas del imperialismo...

Seguir leyendo »

Anwar al-Bunni, cuatro décadas luchando contra la impunidad en Siria

"La deshumanización fue desde siempre una táctica del régimen, que trata el país y a sus habitantes como si fuesen de su propiedad". Habla Anwar al-Bunni (Hama, 1959), destacado abogado sirio de derechos humanos, durante una conferencia celebrada en Madrid el 8 de diciembre. El evento, titulado Convoy por la liberación de los presos sirios, forma parte de la campaña mundial para liberar a las personas sirias detenidas de forma arbitraria tanto por el régimen sirio como por grupos como Hayat Tahrir al-Sham (la al-Qaeda siria). Allí se congregaron miembros de la sociedad civil, abogados internacionales y exprisioneros, cuyos testimonios ilustraron las palabras de al-Bunni.

"En las cárceles sirias cuesta respirar. Nos turnábamos para aspirar algo de aire de una pequeña rendija. Los que tenían problemas respiratorios no sobrevivían. Éramos 123 personas en una celda de seis por cuatro con acceso tan solo a un grifo y a un agujero en la esquina de la celda", relata Marwan al-Ash, arquitecto y superviviente de la cárcel, por la que pasó tanto antes como después del levantamiento popular de 2011.

Seguir leyendo »

El asesinato de Khashoggi: lo que cambia... y lo que no

“¿Qué haría falta para que las relaciones con Arabia Saudí dieran un giro?”, le preguntó recientemente una periodista de Newsweek al periodista saudí Yamal Khashoggi: “Haría falta una crisis sin precedentes del propio país”, respondió Khashoggi. Fue una de las últimas frases que pronunció antes de desaparecer en el consulado saudí en Estambul, el 2 de octubre de 2018.

Khashoggi, uno de los periodistas más reconocidos del país, que pasó de entrevistar a un joven Bin Laden en los años 80 a trabajar para los principales medios saudíes y finalmente a vivir en el exilio tras sus textos críticos de las políticas del príncipe Bin Salmán, no imaginaba que la crisis sería él. Que su asesinato ya confirmado, en suelo saudí y a la vez turco, llevaría al límite las tensiones entre ambos países, y que el resto del mundo se vería obligado a repensar sus relaciones con un régimen autoritario que lleva décadas nutriendo de petróleo a sus aliados. Hace unas semanas que desapareció y la “crisis” que predijo el periodista sin saberlo ya está provocando cambios.

Seguir leyendo »

Dragana Kaurin: "Lo que ocurre en Siria me devuelve a Bosnia una y otra vez"

Dragana Kaurin es hija de madre bosnia y padre serbio, refugiada en Estados Unidos y una de las especialistas más reconocidas en derecho de asilo y memoria histórica. Desde hace años sigue la situación en Oriente Medio, y la de Siria en particular, como algo profundamente cercano y personal, tanto que en 2014 decidió dejarlo todo para acudir a Damasco como parte de una misión de UNICEF. Desde su regreso, no ha dejado de denunciar las violaciones que sufre la población siria y la implicación de las distintas potencias geoestratégicas, que ahora centran su atención en Idlib, entre anuncios de una nueva masacre y planes de establecer una zona desmilitarizada por parte de Turquía, Rusia e Irán.

En Madrid, donde la entrevistamos, cuenta a eldiario.es cómo ha vivido estos años en los que la impunidad no ha dejado de aumentar. Señala malas experiencias con entrevistas anteriores e insiste en la importancia de que presentemos su relato sin encasillarla. "No solo soy refugiada, soy etnógrafa e investigadora de derechos humanos, con un máster en derecho de asilo y memoria histórica. Soy muchas cosas, las personas refugiadas no somos solo refugiadas".

Seguir leyendo »

No, la activista Esra al-Ghamgham no ha sido ejecutada en Arabia Saudí

El 19 de agosto se publicó una noticia que afirmaba que la defensora de derechos humanos Esra al-Ghamgham había sido ejecutada en Arabia Saudí. Fue redifundida ampliamente y horas después ya era trending topic en el Twitter de varios países. Bastaban un par de clicks para comprobar que la activista, detenida, eso sí, en Arabia Saudí, seguía en prisión. La familia de la joven lleva desde que se difundió la “noticia” alertando de que se trata de un bulo y pidiendo que cesen esas informaciones que podrían agravar la situación de su hija. 

Según la información difundida, la activista, que lleva tres años detenida por participar en manifestaciones pacíficas en las que se reclamaban libertades y justicia para los presos políticos en Arabia Saudí, había sido decapitada públicamente el 19 de agosto en Qatif, al este del país. La “noticia” original cita “fuentes de Arabia Saudí”, sin especificar ninguna, e incorpora un vídeo (elegimos no enlazarlo aquí) en el que se muestra una decapitación, supuestamente de la joven Esra. Investigando algo más se puede comprobar que la persona ejecutada es en realidad Laila Bint Abdul Muttalib Basim, una mujer acusada de asesinar a un hijo de su marido, algo que fue difundido por medios como el Independent en enero de 2015. 

Seguir leyendo »

Cuatro mujeres sirias

Fadwa era actriz. Natural de Alepo, fue durante años una de las estrellas más reconocidas de Siria. En 2011, cuando estallaron las protestas en la ciudad de Homs, se convirtió en un icono revolucionario. Su imagen, rodeada de manifestantes, cabello rapado al dos y pañuelo palestino, contrasta con su apariencia sólo unos meses antes. Incluso la voz, aquella cadencia dulce que enamoró a toda una generación de sirios, sonaba diferente en los gritos, apasionados y roncos, con que animaba a la ciudad de Homs a continuar el movimiento de desobediencia que inspiraba la resistencia contra la dictadura en el resto del país. El hecho de que perteneciese a la confesión alauita, igual que el régimen de los Asad, ponía en cuestión el relato oficial que desacreditaba las protestas. Tuvo que huir a Francia después de que las autoridades anunciasen que la buscaban viva o muerta.

Seguir leyendo »

Siria: el silencio y los graznidos

Miércoles, 9 am. Un grupo de chavales que ha creado un nuevo medio de comunicación y a los que tengo mucho cariño me invitan a dar una charla sobre Siria. Cuando me informan con más detalle, compruebo que el segundo ponente con el que cuentan para la mesa es un profesor universitario conocido por deshacerse, siempre que tiene ocasión, en alabanzas al clan de los Asad, la dictadura hereditaria que la población siria lleva sufriendo más de 50 años. El profesor, fan confeso de los Asad, los legitima en público negando sus crímenes y esgrimiendo que el régimen es en realidad una víctima del imperialismo estadounidense, y en privado con comentarios que superan lo grotesco. 

“Queridos, hace tiempo que establecí ciertas líneas rojas para mi participación en debates”, respondo a los fundadores (jóvenes, listos, rebosantes de entusiasmo) del nuevo medio. “Del mismo modo que boicoteo a negacionistas del Holocausto o a sionistas que niegan la existencia histórica de Palestina, también me niego a participar en actos donde se dé voz a negacionistas de los crímenes del régimen de Asad en Siria". 

Seguir leyendo »