eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

María Garzón

Cuando una es comunicadora, emprendedora, madre, candidata de Reacciona y Actúa al Congreso de los Diputados, no sabe que poner. Dejémoslo en que soy MUJER

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 5

Ciudadanía y medioambiente

La defensa del medioambiente es una prioridad para cualquier persona que tenga una visión mínimamente racional. Los datos hablan por sí solos: la mitad de las especies que conviven con nosotros están en peligro de extinción, por cada muerto en accidentes de tráfico en Europa, hay 21 muertes prematuras provocadas por la contaminación, el 76% de los europeos malvivimos en ciudades con índices de polución superiores a los permitidos. Estos son sólo algunos ejemplos de la situación de máximo riesgo que vivimos en nuestro planeta. Por eso Europa necesita urgentemente un Nuevo Pacto Verde, un compromiso político claro para que el suministro de energía sea asequible a hogares y empresas, con planes vinculantes de ahorro y eficiencia energética y un instrumento financiero para la transición a una economía verde con energías limpias y renovables. La Unión Europea debe establecer las bases para la creación de una red de ciudades sostenibles, con transportes conectados y multimodal, priorizando el ferroviario y las autopistas del mar, con mínimo impacto ambiental. Sin olvidar la defensa de los recursos naturales, la biodiversidad, litoral, reservas marinas, parques naturales, agua, bosques, ecosistemas, especies animales y prohibición del fracking y una justicia ambiental efectiva a nivel europeo.

Pero la descontaminación a nivel global y la lucha contra el cambio climático debe comenzar por lo local, por la purificación del hábitat en el que nos desenvolvemos a diario. En este sentido, quiero centrar mi atención en este artículo en el coche y su potencial nocivo para la convivencia si no se hace un uso adecuado del mismo. En nuestro país es prácticamente inagotable el catálogo de eslóganes publicitarios dirigidos a vendernos un aparato que, sobre ruedas, parece conducirnos hasta la felicidad. Nos hablan del "placer de conducir", nos dicen que "hay otra forma de llegar", que nuestro destino es "la libertad", que nos merecemos "hacer lo que tengamos ganas". Son mensajes hedonistas, egocentristas, pero peligrosamente efectistas y efectivos. Buena parte de esto aparece magistralmente reflejado por Adam Curtis en El siglo del individualismo (The century of the self, 2002), un documental producido por la BBC, que nos muestra que detrás de la sociedad de consumo hay mentes brillantes puestas al servicio de las grandes corporaciones y no de las personas, al menos no de la mayoría. Con razón se ha dicho que se trata de un análisis de los fundamentos antropológicos del capitalismo.           

Seguir leyendo »

Nadie hablará de Europa

Seguimos en campaña electoral, una campaña larga con el cambio de ciclo político como seña de identidad. Casi podríamos hablar de una segunda vuelta de las elecciones generales que ahora, de cara al próximo 26 de mayo, se llaman europeas, autonómicas y municipales.

Sin embargo, poco o nada se hablará de Europa, salvo los tópicos trillados de la retórica del europeísmo. Sí es verdad que hay una novedad, el contrapunto añadido de la extrema derecha que, por primera vez desde España, cuenta con expectativas de obtener escaños en el Parlamento Europeo dentro de un bloque más eurófobo que euroescéptico.

Seguir leyendo »

El futuro de las mujeres

No hay justicia social sin justicia de género. Eso lo sabemos todos  y en especial lo saben bien las mujeres de todas las épocas y de  todos los países. Del mismo modo que la democracia no es real cuando se cuestiona, ningunea y maltrata en todos los sentidos a las mujeres.

Lo cierto es que esta reivindicación sobre el papel relevante e igualitario de la mujer, en especial en sociedades que se jactan de democráticas y avanzadas, debería ser obsoleta a estas alturas. ¿En qué cabeza cabe que la vida, el trabajo, la seguridad o el esfuerzo sean distintos por el hecho biológico de haber nacido con uno u otro sexo? Pues ya ven, continuamos inmersos en una sociedad patriarcal, con dejes machistas que se reflejan en casi la totalidad de los ámbitos de la convivencia ordinaria, en la que siguen existiendo diferencias notables en sueldos y promoción laboral y profesional; en la asunción de trabajo familiar; en el cuidado de niños, ancianos y dependientes…, gracias a esa discriminación ancestral y actualmente vigente. Ella será quien cobre menos, deberá poner techo a su carrera o  dejar el trabajo para atender a los vulnerables a su cargo. Así es y la falta de voluntad para poner remedio a tales situaciones, resulta muy evidente.

Seguir leyendo »