eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Paco López

Periodista. De los que sienten una extraña necesidad de transmitir con el fútbol de por medio. Ha colaborado con medios nacionales (Marca, Ser y El Español) e internacionales (W Radio México, México.com) escribiendo y haciendo documentales con GSI por todo el mundo. Pasó un año cedido en la Premier y ahora busca asentarse en su fútbol.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 118

El perro que recuperó la Copa del Mundo

El trofeo de la Copa del Mundo ha tenido dos vidas y dos formas. La primera, que duró hasta 1970, era un alegoría de Niké, la diosa griega de la victoria, sujetando una copa octogonal. Se llamaba trofeo Jules Rimet en honor al presidente de la FIFA de 1921 a 1954 e impulsor del torneo. Estaba compuesto por plata y chapado en oro con una base de lapislázuli y un peso total de 3,8 kilos. El galardón fue entregado a Brasil en 1970 de forma definitiva tras lograr el tercer campeonato, tal y como estipulaban las normas. Desde 1974 se entrega el “trofeo de la Copa Mundial de la FIFA” que representa a dos figuras humanas sujetando un globo terráqueo. 

Seguir leyendo »

El dictador Mobutu, la rebeldía de un jugador y los prejuicios de los europeos

Para Zaire clasificar al Mundial de 1974 fue el mayor logro posible, acababa de escapar del control colonial belga y el fútbol le daba la oportunidad de presentarse al mundo. Aquel reconocimiento global le quitaba el sueño al dictador Mobutu que esperaba dar una grata impresión. Aunque la diferencia de nivel era evidente lo que se presentó como una ocasión para abrirse al mundo se concluyó como otra muestra más del tipo de liderazgo que exhibía Mobutu. El sueño se tornó en pesadilla para todos los integrantes de la selección africana.

El primer duelo fue la mejor actuación de Zaire. La derrota 2-0 ante Escocia fue un partido de mucha pelea y muy parejo en el que la superioridad física del conjunto africano puso en problemas a los escoceses. En especial al defensa Bremner que según el delantero Mulamba Ndiaye se pasó el partido gritándole "¡Negro!" y escupiéndole a la cara. Zaire comenzaba su andadura perdiendo ante el rival más sencillo de su grupo marcando el inicio de un descalabro doloroso.

Seguir leyendo »

El nuevo himno de la selección inglesa

Inglaterra, como todas las selecciones, tiene un himno. El ‘God save the Queen’ es uno de los más populares en el mundo del deporte y a los aficionados ingleses les gusta cantarlo en medio de un partido, bien sea de rugby o de fútbol.

Seguir leyendo »

La revolución que acabó con una selección legendaria

Tras la Segunda Guerra Mundial el orden futbolístico en Europa cambió. Las potencias que eran Italia y Suiza se encontraron con una generación arrasada y con la imposibilidad de jugar Mundiales. Tras retomar la normalidad, uno de esos equipos que aprovechó el vacío de poder fue Hungría. Una selección que obtuvo el oro en los Juegos Olímpicos de 1952. Y que al año siguiente se dio a conocer al mundo arrollando a Inglaterra 3-6 en Wembley mostrando su candidatura para el Mundial de 1954, donde desperdiciaron una ventaja de dos goles ante Alemania Federal, equipo al que en la fase de grupos habían ganado 8-3. Un conjunto legendario que ansiaba el Mundial de 1958 para tomarse la revancha pero que se encontró con un final abrupto: sus estrellas aprovecharon un partido europeo para exiliarse lejos de su país poco antes de que el ejército soviético redujera la revuelta.

Gran parte de la población de Hungría se encontraba alejada de los principios políticos que imponía la Unión Soviética y desde febrero de 1956, cuando Nikita Jruschov fue elegido sucesor de Stalin al frente de la organización, se sucedieron las muestras de disconformidad en Budapest. Toda esa frustración transformó una revuelta estudiantil el 23 de octubre en un movimiento social que derrocó al gobierno. Cuando el nuevo ejecutivo húngaro llegó al poder dejó claro que su prioridad era que Hungría decidiera su sistema gubernamental alejado del unipartidismo marcado desde Moscú. Finalmente, el 10 de noviembre el ejército soviético dio un mensaje autoritario tomando Budapest y dejando a su paso 250.000 refugiados que huían de las detenciones por disidencia política.

Seguir leyendo »

La madre de todos los salivazos

La rivalidad entre Alemania y Holanda tuvo su cenit deportivo en la final de 1974. Los holandeses, liderados por Cruyff, no pudieron evitar una dolorosa derrota contra los anfitriones por 2-1. Ahí comenzó el gafe  oranje con las finales mundialistas que se repitió en 1978 y 2010.

La animadversión holandesa por los alemanes tiene causas mucho más profundas que las meramente deportivas. La invasión nazi durante la Segunda Guerra Mundial causó, además de las terribles pérdidas humanas y materiales, un gran resentimiento por el ensañamiento que desarrollaron los nazis contra la población civil y las infraestructuras locales. Después de la final del 74, el centrocampista Willem van Hanegem afirmó: "Me daba igual el resultado mientras los humilláramos. Asesinaron a mi padre, a mi hermana y a dos hermanos. Estoy lleno de angustia. Los odio". El centrocampista abandonó entre lágrimas el estadio Olímpico de Múnich. 

Seguir leyendo »

La batalla de Santiago: el germen de las tarjetas amarillas

Las imágenes de lo ocurrido en Santiago de Chile aquel 2 de junio de 1962 tardaron dos días en llegar a Gran Bretaña. Antes de emitir el resumen del partido el presentador de la BBC, David Coleman, hizo una introducción antológica: "Buenas noches. El partido que están a punto de ver es la exhibición de fútbol más estúpida, espantosa, repugnante y vergonzosa de la historia del deporte rey. Es la primera vez que estos países se enfrentan y esperamos que sea la última. El lema nacional de Chile es “Por Razón o Por la Fuerza”. Hoy, los chilenos no estaban preparados para ser razonables, los italianos sólo usaron la fuerza y el resultado ha sido desastroso para el Mundial. Para que la Copa Mundial sobreviva en su forma actual, hay que hacer algo con los equipos que juegan así. De hecho, después de ver la película esta noche, pueden pensar que los equipos que juegan de esta manera deberían ser expulsados inmediatamente de la competición".

La presentación de Coleman no defraudó. Se trató de un espectáculo dantesco. El partido se había calentado en los días previos. Chile había sufrido un grave terremoto dos años antes que había provocado grandes destrozos y que había llegado a amenazar la celebración del campeonato. Unos periodistas italianos de La Nazione y Corriere della Será habían escrito unas crónicas durante su paso por Chile por el Mundial en el que describían un país es un estado lamentable: "Los teléfonos no funcionan, los taxis son tan raros como los maridos fieles, un cable a Europa cuesta un ojo de la cara y una carta tarda cinco días en llegar”. Definieron a la población local como propensa a la "desnutrición, el analfabetismo, el alcoholismo y la pobreza”. No habían ido a hacer amigos.  

Seguir leyendo »

La estrella del fútbol que huyó de Francia para luchar por la independencia de Argelia

Las devastadas calles parisinas estallaban en júbilo el 8 de mayo de 1945, miles de franceses se agolpaban celebrando la capitulación nazi. Mientras, cruzando el Mediterráneo, otra multitud se manifestaba en Argelia, colonia gala, reclamando la independencia política. La manifestación argelina comenzó a generar revueltas y enfrentamientos que el gobierno francés quiso sofocar de manera tajante: el general Duval ordenó el ataque sobre las poblaciones de Guelma, Kheratta y Sétif. Una masacre que quedó grabada en la mente del joven Rachid Mekhloufi, un niño de 9 años, que empezaba a dar sus primeras patadas al balón en el equipo de fútbol de Sétif. Con los años fue destacando hasta dar el salto a la liga francesa en 1954 pero siempre con el dolor de su población muy presente. Finalmente, en 1958, encontró la manera de redimir a un pueblo que él consideraba legitimado para ser independiente.

Francia era una de las grandes candidatas para alzarse con la victoria y en abril, el seleccionador galo, concentró a todos los jugadores que formarían la plantilla mundialista. Pese a estar tan cerca de la disputa del torneo, tanto Mekhloufi como el defensa Mustapha Zitouni decidieron escapar del hotel y huir a su Argelia natal. Allí formaron un equipo denominado Frente de Liberación Nacional, una selección de futbolistas argelinos que vivían de jugar amistosos por Europa, Asia y África reclamando una solución para la independencia de su región. “Los 11 de Argelia” como se les conocía eran 33 futbolistas del país magrebí que habían decidido parar sus carreras profesionales (32 en el fútbol francés y 1 en el tunecino) para reivindicar la situación de la colonia francesa. El “éxodo”, como lo definió Mekhloufi años después, buscaba “despertar a la sociedad francesa ya que nadie parecía ser consciente de la realidad”.

Seguir leyendo »

Por qué el Brexit no podrá apropiarse del éxito inglés en Rusia

El Brexit dividió a Inglaterra en dos. Un 48% que votó por permanecer en la Unión Europea y un 52% que celebró su triunfo electoral y aún está buscando las fórmulas para hacerlo efectivo. Aunque el tópico en estas situaciones sea “no mezclar fútbol y política” la realidad es mucho más compleja y difusa, el fútbol es una afición transversal a la sociedad y el punto de encuentro de diversas ideologías. El optimismo inglés en el Mundial va acompañado de una carga política indivisible. Mientras Farage y demás partidarios del Brexit quieren servirse del fútbol para arrojar valores nacionalistas, la historia de los 23 futbolistas que representan a Inglaterra encaja más con lo que votó aquel 48%.

“Fuck off Europe, we all voted out” (“Que te jodan Europa, hemos votado estar fuera”) cantaban parte de los aficionados ingleses el pasado día 28 en su partido contra los belgas o como lo definió Nigel Farage, el ‘derby del Brexit’, aunque para él “Bélgica no es un verdadero país” por su diversidad social. La selección inglesa está camino de colarse en el podio del Mundial por primera vez en más de cincuenta años. Todo ello con la selección más multirracial que jamás haya representado a la nación: 11 de los 23 futbolistas son de raza negra y con conexiones con países caribeños o africanos. Mientras se anima a futbolistas como Raheem Sterling (nacido en Jamaica) o Marcus Rashford (abuelos de San Cristóbal y Nieves), las nuevas legislaciones migratorias expulsan a ciudadanos que han residido en Inglaterra desde hace más de dos décadas por no haber adoptado la nacionalidad inglesa. ¿Se haría lo mismo a algún familiar de estos futbolistas?

Seguir leyendo »

Las botas que ganaron una final

A la final del Mundial celebrado en Suiza en 1954 se le conoce como El milagro de Berna. Y algo así fue para los alemanes, ya que lograron una victoria inesperada ante los húngaros que tuvo un gran efecto reconfortante para la población de Alemania tras una dura posguerra.

Se puede considerar que fue la primera final en la que la tecnología tuvo un papel decisivo en coronar al vencedor. Los húngaros llegaban como máximos favoritos y con un equipo de ensueño para le época, 33 partidos sin perder, con Puskas y Kocsis a la cabeza. Además habían ganado a los alemanes por 8-3 en la fase de grupos de ese mismo campeonato. Eran resultados de otra época. Cuando se jugaba con 5 delanteros y 3 defensas. Los partidos de los húngaros de Puskas eran espectaculares. Venían de humillar a Inglaterra en Wembley por 3-6 y de ganar la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Helsinki dos años antes. 

Seguir leyendo »

La mejor parada de la historia y la cerveza que inició el gafe inglés

El verano de 2018 está devolviendo la esperanza a la afición inglesa, tanto que incluso han ganado su primera tanda de penaltis en un Mundial. Por primera vez en mucho tiempo empiezan a quitarse la etiqueta de decepción, un estigma que les acompaña desde el verano de 1970 cuando llegaron como uno de los favoritos tras ganar en 1966 y cayeron en un partido que ganaban 0-2. Y todo por culpa de una cerveza.

Cuando en 1966 Inglaterra consiguió imponerse a Alemania Federal y levantar la Copa del Mundo al cielo de Wembley, la figura de Gordon Banks quedó grabada en la historia del fútbol. El meta consiguió desquitarse de su error en el primer tanto alemán con una prórroga sensacional. Banks paró todo en la última media hora y Hurst completó la gesta.

Seguir leyendo »