eldiario.es

9

Sabrina Duque

Periodista, cronista y traductora. Después de trabajar durante años cubriendo desde ventas de empresas telefónicas hasta golpes de estado, ahora cuenta historias sobre personas. Vivió cuatro años en Lisboa, Portugal, donde escribió –entre otras crónicas y perfiles– sobre el inventor de la lobotomía, la educación de una futura estrella del fútbol, meseros cascarrabias y un director de sonido que oye demasiado. También vivió en Brasil, donde publicó textos sobre dibujos animados feministas y ensayos sobre abuelas en bikini. Sus historias han sido traducidas al portugués, italiano e inglés.  En la actualidad vive en Managua, Nicaragua.

Ha colaborado con El Estado Mental (España), Gatopardo (Ecuador), Mundo Diners (Ecuador), Folha de São Paulo (Brasil), O Estado de São Paulo (Brasil), Internazionale (Italia), en el portal storybench.org (EE.UU.) y en Etiqueta Negra (Perú).

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 142

Veinte segundos para no morir

El jabón tiene una índole curiosa. Sus moléculas son antagonistas aparentes: unas le huyen al agua y se pegotean a la grasa. A las otras les gusta el agua más que a un pato. Esa naturaleza compleja hace que una sola cosa disuelva la grasa y luego la escurra de la piel, tejido o metal en la que está pegada. Fácil. ¿Fácil?

Los seres humanos sabían hacer jabón por lo menos 2.800 años a.C. Un cilindro babilónico de arcilla traía la receta básica: hervir grasas con cenizas. El cuento no venía completo, porque el cilindro no explicaba para qué usaban aquello. Pero se sabe.

Seguir leyendo »

El deseo de ser puente

¿Ya los empujó la ola Hallyu? ¿Ya se quedaron con una canción de K–Pop en la cabeza? ¿Ya llegó la revolución de la cultura pop coreana a sus vidas? 

Había visto esa marejada desde lejos, en algunos artículos de prensa sobre las bandas de chicos coreanos que enloquecen a las chicas occidentales. Como yo fui una niña en los ochenta, me los imaginé como a los New Kids on the Block o como a los Backstreet Boys de los noventa. Chicos cuyas fotografías empapelaban cuartos, sus discos invadían habitaciones y sus canciones eran entonadas por sus fanáticas aun sin saber el significado. Lo que yo no sabía es que ahí se gestaba una revolución cultural: un ejército de estudiantes de coreanos dispuestos a llevar la cultura popular de aquel país a cada rincón posible. 

Seguir leyendo »

Roald y la fábrica de chocolate

Un señor británico, de familia noruega, que fue petrolero, piloto de guerra, escritor y guionista nació un día como hoy y vinculó para siempre las palabras infancia, chocolate y magia.

En Francia, en 1995, quisieron homenajear a este señor, llamado Roald Dahl, declarando Día Mundial del Chocolate la fecha de su cumpleaños. Dahl construyó en su imaginación una fábrica de chocolate mítica: ese reino de maravillas que le pertenecía a Willy Wonka en Charlie y la Fábrica de Chocolates. Dahl es el creador de un niño llamado Charlie Bucket, muy cariñoso y bien portado, que se gana uno de los cinco boletos dorados para visitar la fábrica de Wonka, que lleva muchísimos años cerrada al público.

Seguir leyendo »

El día O

Leí que un tal Arimateo Dantas, concejal en una pequeña ciudad de Brasil, había declarado que la falta de orgasmos femeninos en el estado de Piauí era un problema de salud pública. Y para eso, hace diez años, se había inventado el Día del Orgasmo Femenino. La alcaldía lo había aprobado y en Esperantina -una ciudad de 38.000 habitantes- cada año se celebraba la fecha, que luego se volvió mundial. En otro lugar encontré una historia un poco más elaborada: se decía que Dantas había logrado aprobar una ley que dictaba que los hombres debían hacer que sus mujeres tuvieran orgasmos. En el texto no atinaban a entender cómo hacían cumplir la tal ley: ¿los asuntos de alcoba se debatirían en los tribunales? ¿cuál sería la pena para los maridos demandados?

Ambas historias concluían que esa era la razón por la cual el 8 de Agosto se celebra el Día Mundial del Orgasmo Femenino. Pensé en el tal Arimateo Dantas, ¿era un prócer feminista? ¿Una leyenda oculta? ¿Un personaje de cuento? Y, me pregunté, ¿por qué ese hombre no es una celebridad en Brasil? Así que busqué en los diarios brasileños la historia del concejal Dantas y descubrí tres cosas interesantes, además de que su nombre no es Arimateo, sino José Arimatéia Dantas Lacerda. Primera: la fecha propuesta por Dantas Lacerda es el 9 de mayo. Segunda: su proyecto fue vetado por el alcalde del pueblo, así que las celebraciones que ocurrieron hace diez años fueron informales. Tercera: Dantas Lacerda perdió la reelección. Votaron por él 73 personas, el 0,31 % de los votos válidos.

Seguir leyendo »

Feliz día, Thor

Había caído en una trampa evolutiva. Hace dos años y dos meses, sostuve en la palma de mi mano a un ser calentito y frágil y los ojos se me llenaron de lágrimas. Al mirar los ojos amorosos de ese perrito, mi cerebro y el suyo segregaron oxitocina, la hormona del amor. Esa hormona que amarra los lazos emocionales entre una madre y su bebé. Lo descubrí hace poco, leyendo un artículo en la revista del Smitsoniano.

Thor creció hasta convertirse en veintiséis kilos de besos babosos y figura lobuna de pelaje brillante blanco y negro. No es el primer perro de mi vida, pero es mi primer perro. Crecí con Pipo, Raisa, Jacko, Bella, Oso, Yuma y Pupi, los perros de mis padres. Yo los quería, pero yo no era el amor de sus vidas. Salí de la casa paterna y durante mucho más de una década fui una persona sin perro. Al principio, el trabajo no me dejaba tiempo para un cachorro. Luego cambié de país una vez. Y otra. Y temía terminar en un lugar donde al perro le tocase una cruel cuarentena. Pero soñaba con un perro en mi vida. En las librerías, casi a escondidas, ojeaba tomos sobre ellos. Acaricié a todos los perros que pude y escuché, con añoranza, las anécdotas felices que mis amigos contaban sobre los suyos.  

Seguir leyendo »

Cooperar

Eran dieciséis. El 14 de marzo de 1761, dieciséis tejedores y aprendices firmaron una carta donde prometían trabajar juntos. Querían comprar juntos los hilos, a un mejor precio, y decidir cuál sería el mejor valor -ni muy alto ni muy bajo- para vender las telas. 

Esos dieciséis escoceses de un pueblo llamado Fenwick se inventaron las cooperativas antes de que se llamasen así. Se bautizaron la Sociedad de Tejedores de Fenwick e hicieron un fondo común para adquirir material de trabajo que todos usarían, compraron víveres al por mayor y con el tiempo empezaron a mejorar su comunidad. Los tejedores fundaron una biblioteca y en 1812 ayudaron, junto a otras dos organizaciones, a financiar la construcción de una escuela. 

Seguir leyendo »

¡El menú (sostenible), por favor!

Para combatir al cambio climático, casi todos tenemos una lista de hábitos a cambiar. Cambiar la bañera por la ducha. Ir a todo lado con nuestra botella de agua -y no comprar más plástico. Llevar bolsas de tela al mercado. Clasificar la basura del hogar en papel, plástico, metal, vidrio y orgánicos. Nuestra lista es común y sensata. Pero en mi lista, hasta hoy, no había estado pensar en lo que pido cuando voy a un restaurante.

Nunca me puse a pensar que esas cerezas que pedí para el postre habían llegado en avión. O que aquel bacalao estaba a cientos de kilómetros del lugar donde lo pescaron. Tampoco me cuestioné comerme un mango en otoño o que en Portugal debí preferir las bananas de Madeira por sobre las que llegaban de Ecuador. Me tomó demasiados años descubrir que lo que comemos -y cuándo lo comemos- puede afectar al medioambiente. Ahora, a mi lista para combatir el cambio climático le sumé estas preguntas: ¿Está en temporada? ¿A cuántos kilómetros de casa fue cosechado? ¿Viene de un invernadero? ¿Lo cultivó un campesino o una gran industria?

Seguir leyendo »

La tentación llegó en barco: 31 de mayo Día Mundial sin Tabaco

La tentación llegó en barco. Como el chocolate, las patatas, el maní y el tomate, el tabaco desembarcó en Europa desde América después de cruzar el océano Atlántico.

Los pueblos de Centroamérica y Sudamérica fueron los primeros en inhalar polvos de tabaco -la hoja secada, molida y aromatizada. Era un ritual de sanación y de comunicación con los espíritus. Pedro Alvares Cabral, descubridor de Brasil, reportó en 1500 que los indígenas trataban los accesos y las fístulas con la planta. Durante el segundo viaje de Colón a las Antillas, fray Ramón Pané describió la ceremonia para curar a los enfermos con polvo de tabaco. Hasta hoy, en la amazonia brasileña, el rapé se usa para ceremonias religiosas. El tabaco llegó a  España en el siglo XV, cuando Felipe II encomendó que trajeran semillas de tabaco para cultivarlas cerca de casa.

Seguir leyendo »

Un día iluminado

Sin luz no hay nada. Sin luz no hay vida. Sin luz no ocurren las reacciones químicas que hacen que las plantas hagan fotosíntesis, que nuestros ojos vean y que nuestra piel absorba la vitamina D. Cuando la luz da un giro brusco de dirección, aparece el arcoíris. Cuando algo se interpone en su camino, aparece la sombra. Cuando encuentra un espejo, la luz rebota y parece duplicarse. Cuando se abre una pesada y oscura cortina, la luz inunda la habitación. Bajo un cielo saturado de nubes, a veces un rayo de luz encuentra camino e ilumina un pedazo de césped, un árbol, una escuela. El relato del libro del Génesis es poético: después de los cielos y la tierra y las tinieblas y las aguas, el siguiente elemento creado es la luz. "Hágase la luz; y la luz se hizo. Y vio Dios que la luz era buena; y separó Dios la luz de las tinieblas".

Ningún humano ha viajado a la velocidad de la luz (299 792 458 metros por segundo, en el vacío), pero multitudes de científicos se han dedicado a estudiarla. Desde que Al Haytham publicó siete volúmenes sobre la luz, los colores y la visión, en 1015, hasta hoy la ciencia no ha dejado de estudiarla para intentar entenderla. ¿Qué es? ¿Cómo viaja? ¿Es onda o partícula? Con los siglos, las respuestas se fueron encontrando y la luz se convirtió en objeto de estudio en los laboratorios. De ahí salieron fuentes alternativas de energía –como los paneles solares– y también el internet que viaja a velocidad de la luz (mi proveedor de internet aún no llega a ese nivel, espero que pronto).

Seguir leyendo »

Una improvisación sobre el jazz

Nadie sabe cuándo fue la primera vez. En qué momento del siglo XIX aquellos esclavos africanos comenzaron a improvisar cantos mientras cosechaban algodón en las haciendas de Luisiana. Cuando África y Estados Unidos parieron un hijo que sólo tuvo nombre propio a inicios del siglo XX y se volvió universal.

A veces parece que el jazz es como una fuente de la eterna juventud. Toma un ritmo cansado, hazlo beber de ella, y saldrá joven, diferente. Tomen a la samba, hija de África en Brasil. Era una chica de barrio, la estrella de su cuadra, hasta que llegó el jazz, se juntaron, y nació la bossa nova. La samba clásica no murió, pero una parte de ella se mudó de las favelas a los barrios de clase media de Río de Janeiro en los sesenta y, convertida en bossa nova conquistó Nueva York. Conquistó París. Hoy es casi imposible subir a un ascensor en Hamburgo, Santiago o Hong Kong y no escuchar Garota de Ipanema. Una música típica -la samba- bañada por el jazz- se convirtió en una epidemia mundial.

Seguir leyendo »