eldiario.es

9

Sílvia Claveria

Politóloga. En la actualidad está realizando el doctorado en la Universidad Pompeu Fabra. Se ha especializado en estudios de género, élites políticas y comportamiento electoral. Editora del Blog Cercle Gerrymandering.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 191

Los efectos transversales de la sentencia

El pasado lunes 14 de octubre, se hizo pública la sentencia del Tribunal Supremo sobre el procés. Esta institución condenó a los principales líderes independentistas a penas de entre 9 y 13 años. La sentencia ha sido considerada bastante dura, y eso puede provocar distintos efectos en diferentes ámbitos. Por una parte, jurídicos, ya que la argumentación para condenar a los independentistas por sedición implica que muchas protestas calificadas como resistencia pasiva se consideren en un futuro al mismo nivel que las protestas con la violencia activa. Diferentes expertos y magistrados ya se han encargado de desgranar estos aspectos. Sin embargo, me voy a centrar en los efectos que puede tener la sentencia en la ciudadanía en relación a la legitimidad de las instituciones.

Sánchez compareció tras la sentencia del Tribunal Supremo, explicando que el problema de la relación entre Catalunya y España quedaba zanjada, sin dejar la puerta abierta a la concesión de los indultos. Sin embargo, los ciudadanos catalanes parece que tienen otra visión en relación a la sentencia. De hecho, ya se han producido diferentes movilizaciones como respuesta.

Seguir leyendo »

Y ahora… ¿Terrorismo?

La detención de siete independentistas a los cuales se les imputa delitos relacionados con el terrorismo ha producido ya titulares que vinculan el movimiento independentista y el gobierno de la Generalitat con la violencia. Políticos como Lorena Roldán no han desaprovechado la situación y la semana pasada mostraba en el Parlament de Catalunya fotografías de un atentado de ETA en Vic en 1991, haciendo un claro vínculo entre el terrorismo vasco y el movimiento catalán. Se ha empezado así a crear un marco donde el independentismo se vea como una lucha violenta y, por tanto, ilegítima. Sin embargo, el movimiento independentista siempre ha apelado a la democracia y a la no-violencia, y nunca la ha justificado. Además, debe seguir vigente la presunción de inocencia de los acusados. De hecho, dado el secreto de sumario, las filtraciones que se publican resultan en muchas ocasiones contradictorias. Es prudente esperar a tener mucha más información para no caer en la trampa de asociar el movimiento independentista a la violencia, sobre todo dados los antecedentes producidos en los últimos años.

En la ley antiterrorista de 2/2015 se amplía el delito de lo que se considera terrorismo. Se define como tal si se subvierte el orden constitucional o se desestabiliza el funcionamiento de las instituciones políticas. Con esta modificación producida en el 2015, se englobarían como terroristas una amplitud de acciones que, de entrada, poco tendrían que ver. Por ejemplo, las acciones realizadas en la marcha de "Rodea el Congreso" serían consideradas delitos terroristas, ya que desestabilizaría el funcionamiento de las instituciones. También se tipifica el delito de desórdenes públicos, delito de sedición y el de rebelión como actos terroristas (aunque las cometan individualmente, si se cometen amparados por una organización). De esta manera, por ejemplo, cualquier acto organizado para cortar una carretera en el marco de una manifestación, estaría clasificado como tal. Esto es lo que les ocurrió a Tamara Carrasco y Adrià Carrasco, detenidos en 2018 por orden de la Audiencia Nacional, a los cuales se les acusaba de rebelión, terrorismo y desordenes públicos.

Seguir leyendo »

¿Qué podría pasar si se presentara Más Madrid?

De momento, las negociaciones para formar gobierno entre PSOE y UP no están dando fruto y, por tanto, parece que se convocarán elecciones. Las encuestas publicadas hasta la fecha indican que los resultados que se obtuvieron el pasado 28-A se mantienen, en especial para los partidos de izquierda. Sin embargo, como ya expliqué, estas encuestas pueden ser poco informativas ya que cuentan con pocos encuestados y como no hay una fecha concreta en el horizonte para la celebración de elecciones, pueden hacer difícil calibrar bien la intención de voto de los ciudadanos. Además, valorar el nivel de participación que se producirá puede resultar complicado, cosa que puede influir en los pronósticos.

En definitiva, el escenario electoral que se presenta es incierto. Sin embargo, se podría añadir alguna duda más, si cabe, si se presentaran a las elecciones nuevas formaciones políticas, como Más Madrid (MM). Hasta ahora, Íñigo Errejón ha negado esta posibilidad. Pero ¿qué podría pasar si, al final, este partido decidiera construir una candidatura para las elecciones generales?

Seguir leyendo »

La izquierda debe temer a las elecciones

Si no hay una investidura el 23 de septiembre, se disolverán las cámaras, y se convocará las elecciones para el 10 de noviembre. Por las informaciones publicadas, parece que el PSOE prefiere un gobierno en solitario y UP un gobierno de coalición. El PSOE parece que está intentando retrasar mucho el inicio de las negociaciones para así dejar a UP sin margen para hacer contraofertas, y se vean más obligados a aceptar acuerdos "a la baja". Tampoco han iniciado negociaciones con otras formaciones como el PNV, lo que indica que las intenciones de llegar a acuerdos no son muy altas.

En estas épocas de negociación, es difícil descifrar cuáles son las preferencias reales de cada formación política. Sin embargo, parece que el PSOE y, en menor medida, UP no tienen mucho miedo a volver a celebrar elecciones. Para ambos parece que puede ser su segunda preferencia. De hecho, si hacemos caso a las encuestas que se han publicado en los últimos días, el PSOE podría ganar apoyo, y UP no sufriría un embate muy pronunciado, pudiendo mantener muchos de los votos. Además, estas encuestas pronostican una mayoría absoluta del PSOE con UP, ya que descendería el apoyo de Cs y Vox.

Seguir leyendo »

¿El amor para el verano?: con quién nos emparejamos

El verano se ha asociado al amor en muchas ocasiones. El tiempo libre y el incremento de horas de sol deben de tener algún efecto en eso. Así lo ha recogido una amplia gama de cinematografía, desde Grease a Call Me By Your Name, pasando por Brockeback Mountain. También películas de amores rurales de Rohmer, o nuevos estrenos de amores urbanos. Pese a todos los peligros que conllevan las relaciones románticas, aún están muy presentes. Nos enamoramos y, a veces, conseguimos tener pareja… Pero ¿quién es él/ella/ellxs? No me gustaría romper la magia del enamoramiento, pero normalmente la formación de las parejas sigue algunos patrones establecidos que, además, tienen efectos en cómo nos organizamos como sociedad.

El nivel educativo juega un papel muy importante en la formación de las parejas heterosexuales —que son las que principalmente se han estudiado—. Las parejas de las generaciones anteriores se componían por un hombre con un nivel de estudios superior a la mujer. Los estudios mostraban que ellos se fijaban en mayor medida en el aspecto físico, y ellas en la vertiente socioeconómica. Sin embargo, a medida que pasan los años, en la mayor parte de países europeos se ha producido una expansión educativa para ellas. Las mujeres cada vez se gradúan más en la universidad que los hombres, cosa que produce una brecha educacional entre los géneros. Esta nueva situación y otros factores parece que han afectado a las preferencias, las cuales van confluyendo entre géneros. Ahora los hombres tienden a fijarse en el nivel educativo que tienen ellas y las mujeres no se concentran tanto en el nivel socioeconómico de ellos. Aunque algunos estudios aún muestran que ellas evitan mostrar demasiada ambición en las citas que tienen porque saben que las penalizan. Básicamente, observaron que las mujeres solteras que estudiaban un MBA (máster en administración), reducían el salario deseado cuando sabían que lo iban a ver sus compañeros de clase.

Seguir leyendo »

Los pelillos no deben ir al mar

La expresión "pelillos a la mar" se utiliza frecuentemente para olvidar o zanjar una discusión. Sin embargo, no está demasiado claro cuál es su origen: algunas fuentes apuntan a que proviene de una costumbre infantil para hacer las paces, donde los implicados se arrancaban algunos pelos y los lanzaban al aire. Otros, apuntan que la frase hecha proviene de La Ilíada de Homero, donde se relata que griegos y troyanos, como símbolo para resolver sus disputas, sacrificaron unos corderos y arrojaron el pelaje al viento en dirección al mar.

Sea como fuere, hace un par de semanas parece que los pelillos no fueron sinónimo de paz, sino de polémica. Un concejal del PP criticaba la posible adecuación de Irene Montero a la vicepresidenta del gobierno por no tener las axilas bien depiladas. No es la única. Las mujeres, sobre todo aquellas que acceden por primera vez a un puesto de poder, son criticadas por cuestiones de imagen o de roles de género. Recordemos que algunos medios de comunicación prescribieron a Leire Pajín una dieta porque consideraban que tenía algún kilo de más. También algunos personajes públicos han asociado a las separatistas de la CUP o de Bildu como mujeres feas. Asimismo, un exportavoz del gobierno calificaba a Inés Arrimadas de hembra joven como único mérito. Sobre Elsa Artadi, los medios de comunicación destacaron de su currículum que era una "novia a la fuga", cuando tiene un doctorado por Harvard. Félix de Azúa sugería que Ada Colau tendría que estar sirviendo en un puesto de pescado o hacer punto de cruz. Casi ninguno de estos comentarios es dirigido a hombres que se dedican a la política.

Seguir leyendo »

Aún hay partido, pero cambiando de estrategia

El 25 de julio se ha celebrado la segunda votación de investidura. El Congreso ha rechazado la designación de Pedro Sánchez como presidente del gobierno y se ha perdido una oportunidad para tener el primer gobierno de coalición de izquierdas. Sin embargo, aún se pueden convocar nuevos intentos antes del 23 de septiembre, que es la fecha límite para poder formar gobierno, antes de la convocatoria de nuevas elecciones.

Hasta ahora, las culpas de no haber llegado a un acuerdo pueden estar repartidas entre PSOE y Unidas Podemos (UP). Para que ambos partidos puedan llegar a un acuerdo, tendrán que cambiar la estrategia de negociación. En las negociaciones que se han producido, el PSOE desperdició mucho tiempo en intentar llegar al poder con un gobierno en solitario, cuando era sensato formar un gobierno de coalición con UP, dados los resultados de las elecciones. Después de pedir que Pablo Iglesias no entrara en el gobierno y que UP aceptara, pudieron empezar a negociar. Con lo cual, dejaba poco tiempo para llegar a un acuerdo de fondo. En este tiempo, principalmente, las dos formaciones se han centrado en cómo se repartían las diferentes áreas de actuación, es decir, como se repartían los ministerios, antes que establecer un programa de gobierno.

Seguir leyendo »

¿Qué le podría tocar a quién en un nuevo Gobierno?

Spoiler: No lo sé. De hecho, aún ni podemos saber si se va constituir el primer gobierno de coalición a nivel estatal. Pero, si fuera así, podemos utilizar lo que han hecho otros países para poder intuir por dónde irán los tiros en la distribución de las carteras dentro del posible gobierno.

Los ministerios son las recompensas más importantes que se pueden tener cuando se entra en un gobierno. Para los partidos significa poder desarrollar las políticas públicas que defienden y, además, poder colocar a una parte de los cuadros del partido, lo que da aire a la organización. Por tanto, cada uno de los partidos es normal que quiera maximizar su recompensa. Normalmente, cuando se configura un gobierno de coalición, va a haber dos tipos de negociaciones: tanto para cuantos ministerios pueden conseguir, como para cuales.

Seguir leyendo »

¿Quieres ciudadanos más tolerantes? Aprueba el matrimonio homosexual

Antes del 2001 no había ningún país de Europa que hubiera legalizado el matrimonio entre personas del mismo sexo, en cambio, en 2017, 14 de los 29 países ya lo habían aprobado. España fue el tercer país del mundo, tras los Países Bajos y Bélgica, en aceptar estas medidas. Estas leyes ampliaron los derechos de los ciudadanos homosexuales, aunque no se implantaron sin polémica. ¿Qué efectos ha tenido esta ley en las actitudes de los ciudadanos? Muchas veces no se sabe si va antes el huevo o la gallina. O, en otras palabras, no se sabe si las políticas públicas afectan actitudes de los ciudadanos o son las actitudes de los ciudadanos que promueven que se hagan políticas a ese respecto. Abou-Chadi y Finnigan intentan responder a esta pregunta en un artículo publicado el año pasado

Lo que encuentran estos investigadores es que la adopción de algunas políticas públicas afecta a las actitudes de la opinión pública. En el caso que nos ocupa, se muestra que la aprobación del matrimonio entre personas del mismo sexo, incrementa la tolerancia hacia las lesbianas y los gais. El grado de aceptación y reconocimiento depende de qué política se adopte y cómo se construya el grupo al que va dirigido la política. Dicho de otra manera, las políticas que igualan de una forma más efectiva a todos los ciudadanos producirán más tolerancia hacia esos colectivos. Así, en aquellos países donde se ha aprobado el matrimonio homosexual, se acepta mucho más a los gais y las lesbianas que aquellos países donde solo se ha adoptado la unión a través de las parejas de hecho. La explicación que dan los autores se centra en que las leyes de matrimonio homosexual mandan un mensaje inequívoco positivo de inclusión e igualdad entre todas las partes, y no refuerzan las visiones de ciudadanos de primera y de segunda. El efecto de la aprobación de las parejas de hecho no es tan fuerte porque refuerzas que los homosexuales son un grupo fuera del grupo normativo. Y se llega a producir un efecto negativo en aquellos países que lo han prohibido.

Seguir leyendo »

Tipos de acuerdo: ¿en solitario o en coalición?

Después del período electoral que ha habido llega el momento de realizar los pactos post electorales. Esta semana Sánchez va llevar a cabo la ronda de contactos con las diferentes formaciones políticas para poder constituir un gobierno. No está claro si se va a configurar un gobierno en minoría del PSOE o se va a acordar un gobierno de coalición con Unidas Podemos. En el Estado español aún no se ha producido ningún gobierno de coalición post electoral a nivel estatal, y parece que éste se resiste. Es una situación anómala, ya que en los sistemas multipartidistas, cuando el parlamento opera por mayoría, los gobiernos de coalición se han convertido en la norma. De hecho, España es el único país de las democracias estables de Europa que es virgen en esta cuestión (después de 1977). Hasta hace algunos años, esta excepcionalidad la compartía con Reino Unido y Grecia, pero estos ya han experimentado el gobierno en coalición. Hay diferentes elementos a tener en cuenta en esta área:

Existen diferentes tipos de coalición post-electoral: Según Ricker las únicas coaliciones lógicas que eficientemente deben existir son las "coaliciones mínimas ganadoras", que son aquellas en las que participan los partidos que son necesarias para que el gobierno tenga mayoría. Es decir, solo se incluyen en el gobierno aquellos partidos que darán la mayoría, y se excluyen al resto de partidos, para distribuir el poder lo mínimo posible. Sin embargo, la teoría lógica de Ricker se tambalea cuando también se encuentran las "coaliciones sobredimensionadas" que son aquellas que en las que el gobierno incluye a más partidos de los que serían necesarios para tener una mayoría. Se produce sobre todo cuando el partido que forma el gobierno tiene incertidumbre sobre la lealtad de alguno de los socios de gobierno. Por tanto, si se cae un partido, puede sobrevivir. También para enfrentar una amenaza que es primordial para todos los partidos que lo conforman. Por último, también reta a la teoría de Ricker los gobiernos de "coalición en minoría", que son la formación de gobierno por parte de diferentes partidos pero que no suman una mayoría en el parlamento. Éste último sería el caso de la posible coalición de PSOE-UP. Es decir, la corriente, que defienden Ricker y de otros, considera que los partidos solo maximizan el poder a corto plazo (office-seeking), sin embargo, la actuación de los partidos ha mostrado que ellos muchas veces priorizan la elaboración consensuada de las políticas públicas, y la obtención de poder a largo plazo (policy-driven), por eso es probable que se den coaliciones sobredimensionadas o en minoría.

Seguir leyendo »