eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Sílvia Claveria

Politóloga. En la actualidad está realizando el doctorado en la Universidad Pompeu Fabra. Se ha especializado en estudios de género, élites políticas y comportamiento electoral. Editora del Blog Cercle Gerrymandering.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 36

Tipos de acuerdo: ¿en solitario o en coalición?

Después del período electoral que ha habido llega el momento de realizar los pactos post electorales. Esta semana Sánchez va llevar a cabo la ronda de contactos con las diferentes formaciones políticas para poder constituir un gobierno. No está claro si se va a configurar un gobierno en minoría del PSOE o se va a acordar un gobierno de coalición con Unidas Podemos. En el Estado español aún no se ha producido ningún gobierno de coalición post electoral a nivel estatal, y parece que éste se resiste. Es una situación anómala, ya que en los sistemas multipartidistas, cuando el parlamento opera por mayoría, los gobiernos de coalición se han convertido en la norma. De hecho, España es el único país de las democracias estables de Europa que es virgen en esta cuestión (después de 1977). Hasta hace algunos años, esta excepcionalidad la compartía con Reino Unido y Grecia, pero estos ya han experimentado el gobierno en coalición. Hay diferentes elementos a tener en cuenta en esta área:

Existen diferentes tipos de coalición post-electoral: Según Ricker las únicas coaliciones lógicas que eficientemente deben existir son las "coaliciones mínimas ganadoras", que son aquellas en las que participan los partidos que son necesarias para que el gobierno tenga mayoría. Es decir, solo se incluyen en el gobierno aquellos partidos que darán la mayoría, y se excluyen al resto de partidos, para distribuir el poder lo mínimo posible. Sin embargo, la teoría lógica de Ricker se tambalea cuando también se encuentran las "coaliciones sobredimensionadas" que son aquellas que en las que el gobierno incluye a más partidos de los que serían necesarios para tener una mayoría. Se produce sobre todo cuando el partido que forma el gobierno tiene incertidumbre sobre la lealtad de alguno de los socios de gobierno. Por tanto, si se cae un partido, puede sobrevivir. También para enfrentar una amenaza que es primordial para todos los partidos que lo conforman. Por último, también reta a la teoría de Ricker los gobiernos de "coalición en minoría", que son la formación de gobierno por parte de diferentes partidos pero que no suman una mayoría en el parlamento. Éste último sería el caso de la posible coalición de PSOE-UP. Es decir, la corriente, que defienden Ricker y de otros, considera que los partidos solo maximizan el poder a corto plazo (office-seeking), sin embargo, la actuación de los partidos ha mostrado que ellos muchas veces priorizan la elaboración consensuada de las políticas públicas, y la obtención de poder a largo plazo (policy-driven), por eso es probable que se den coaliciones sobredimensionadas o en minoría.

Seguir leyendo »

¿Quo vadis, Unidas Podemos?

Uno de los elementos clave de las elecciones del pasado 26 de mayo era saber la implantación o la posible consolidación territorial del partido Unidas Podemos. El nivel de organización y estructura a nivel local y municipal resulta de vital importancia para que un partido pueda tener músculo para reponerse a los embates políticos y, en última instancia, poder sobrevivir.

Los resultados muestran un claro retroceso de este partido en Castilla y León, donde pasan de 10 escaños a 1, de 9 a 4 en Asturias, de 14 a 5 en Aragón, de 6 a 4 en Extremadura, de 3 a 0 en Castilla-La Mancha o de 7 a 2 en Navarra. Además, es significativo que allí donde UP han mantenido mejores resultados, son formaciones más alejadas de la dirección de UP como Adelante, o que incluso no forman parte de la estructura organizativa, como Compromís o En Comú-Podem.

Seguir leyendo »

Una nueva correlación de fuerzas

En las semanas previas, el resultado del 28A ha sido una incógnita. El número de indecisos muy alto, los escaños muy disputados, un voto muy volátil en el ala conservadora, el posible voto oculto a un partido de extrema derecha y una campaña electoral en una época inusual producía una enorme incertidumbre en los posibles escenarios que se podían encontrar. Aunque no ha habido grandes sorpresas, ni sorpassos en relación a las diferentes encuestas que se publicaban, la composición parlamentaria da un vuelco. El Partido socialista gana las elecciones, y el bloque de la derecha no obtiene mayoría para poder gobernar. Comentaré tres grandes aspectos de las elecciones:

En primer lugar, hay una diferente configuración del Congreso, pasando de un parlamento dominado por la derecha a uno liderado por la izquierda. En un escenario mucho más fragmentado, el partido socialista ha sido capaz de aglutinar 123 escaños, logrando mejores resultados que en las elecciones de 2011 -que había conseguido 110 diputados. UP obtiene 42 diputados, aunque pierde gran parte de sus escaños, es un resultado mucho mejor de lo que pronosticaban las encuestas, y mantienen la esperanza de poder influir en una configuración del gobierno. En cambio, aunque los votos hacia la derecha son similares a los del 2016, el sistema electoral penaliza la división de esta ala. El PP con 66 escaños, menos de la mitad de la representación de 2016, es el gran perdedor de la noche electoral. Vox tampoco sale vencedora, aunque obtiene 24, menos diputados de los esperados, no tiene la llave de la gobernabilidad. Y la formación de Rivera augmenta 25 escaños, y puede pisar los talones al primer partido de la oposición.

Seguir leyendo »

Francia: ¿qué sabemos sobre los conflictos entre un primer ministro y sus ministros?

Este lunes se publicaba que el jefe de Estado francés ha reclamado al primer ministro "formar un equipo de acuerdo con las directrices que se ha fijado para nuestro país". Las dimisiones de ministros en Francia constituyen una pequeña parte de las salidas del gobierno (el 4,6% desde la 5 República, la mayoría por finalización del mandato).

Seguir leyendo »