La portada de mañana
Acceder
Madrid, ante su mayor desafío con un gobierno partido
El mapa de los contagios por provincias sigue registrando fuertes incrementos
Opinión - Y Ayuso sigue en el cargo, ¿por qué?, por Rosa María Artal

El diálogo gusta

Manifestación contra la independencia de Catalunya

La mesa de diálogo entre el Gobierno central y la Generalitat echó a andar hace unos días. Ha habido un cambio drástico de estrategia territorial. En los últimos años, el PSOE se había orientado a tener una posición beligerante con Catalunya. Muchas veces ha priorizado una posición más centralista, dando por perdidos votos de ese territorio, con el objetivo de no perder votos del resto de España.

No son los únicos, el PP con la apuesta de Cayetana Álvarez de Toledo en Catalunya o Carlos Iturgaiz en el País Vasco han jugado la misma carta: sacrifican votos en estos territorios en favor de conservar o ganar votos en el resto. Actualmente PSOE y UP necesitan que ERC vote a favor de los presupuestos y, ante este escenario, ambas formaciones son mucho más partidarias de establecer una negociación con Catalunya.

Pero ¿este cambio de posición puede perjudicar el apoyo al gobierno central? ¿Qué opinan de este tema los ciudadanos? Los resultados de la encuesta realizada por el CEO (Centre d’Estudis d’Opinió) a finales de 2019 para toda España, con una muestra de más de 3600 entrevistados, ofrecen un panorama positivo a este escenario. La mayoría de ciudadanos del Estado priorizan el diálogo entre Catalunya y España para resolver el problema territorial.

Así, como se puede observar en la tabla 1, una mayoría consideraría necesario una política de diálogo dentro de la Constitución (51,4%), y hasta un 18% optaría por una política de diálogo sin límites. Estos datos son llamativos porque solo se refiere a la opinión de ciudadanos excluyendo a los catalanes. Estos últimos, sin embargo, preferirían un diálogo sin límites (46%) frente a aquellos que lo preferirían dentro de la constitución (35,1%).

Además, casi un 43% (excluyendo a los catalanes) considera que se debería reformar la Constitución Española (CE) para dar más autogobierno a las diferentes CCAA. En la tabla 2 se muestra que un 48% de ciudadanos que habían votado al PSOE en las elecciones de abril del 2019 serían partidarios de esta reforma. Un 69% de votantes de UP también optarían por esta iniciativa. Así, se vislumbra que los ciudadanos ubicados en el espectro ideológico de la izquierda son bastante proclives a realizar incluso cambios institucionales para tener una mayor descentralización.

Pero ¿qué aspectos suscitan mayores consensos para reformar esta norma? En la encuesta se pregunta por el grado de acuerdo para modificar la CE en función de diversos ámbitos. El primero que se consulta es si la CE debe reconocer el derecho a la autodeterminación. El segundo, si debe establecer que las lenguas oficiales de las CCAA también tengan un uso oficial y habitual en las instituciones centrales del estado y, por último, preguntan sobre la reforma de la CE en relación al modelo de financiación.

Así, examinan sobre si la CE debe establecer un sistema donde las CCAA recauden los impuestos principales y después transfieran una parte al gobierno central para la financiación de gastos comunes y la solidaridad interterritorial. Estos tres indicadores pueden ofrecernos una idea de hasta qué punto la ciudadanía tanto la catalana, como la del resto del estado prefieren una modificación de la CE para una acomodación territorial diferente, ya que son medidas que se pueden encontrar en otros países que cuentan con un modelo federal.

Tanto en la tabla 3 y 4 sorprende que más de un 40% de los ciudadanos estén de acuerdo en introducir el derecho de autogobierno en la CE, que es una reivindicación que actualmente está haciendo en ERC en la mesa del diálogo. También, los encuestados, se encuentren en una posición a favor de introducir otras lenguas en la administración territorial del estado, como también tienen en otros países con diferentes nacionalidades, por ejemplo, Canadá.

Menos sorprendente, pero igual de relevante es que más de un 70% de los catalanes también se encuentren a favor de esas dos medidas. Más consenso, sin embargo, produce la modificación del sistema de financiación. Así, un 61% está a favor de esta descentralización fiscal frente a un 27% que está en contra. No obstante, entre los catalanes, pese a tener un 70% de apoyo, no genera tantos apoyos como el derecho de autodeterminación o la inclusión de la lengua en las administraciones centrales.

Parece que los españoles apoyan la opción de diálogo para resolver las tensiones territoriales, y además estarían de acuerdo en reformar la Constitución Española para que el encaje territorial entre las diferentes CCAA y el estado central fuera mejor.

Etiquetas
Publicado el
3 de marzo de 2020 - 22:29 h

Descubre nuestras apps

stats