eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Vivir de la lluvia

Barrio de Montebello, a las afueras de Quibdó. (Salvador Campillo/Ayuda en Acción)

En Quibdó, la lluvia marca el estado natural de las cosas. Es muy habitual en esta región colombiana donde se registra uno de los mayores índices de precipitaciones del mundo. Sus habitantes están acostumbrados, conviven con ella a diario y la echan de menos, mucho, cuando falta. Sobre todo quienes viven en las áreas metropolitanas de la ciudad, donde  no existe sistema de alcantarillado ni de suministro de agua.

La gente vive de lo que recolecta en grandes tanques de cien litros de capacidad que colocan en los tejados de las casas. Con ese agua cocinan, friegan, se duchan y realizan el resto de tareas domésticas. La dificultad es mayor para aquellas familias que no pueden costearse esos recipientes. “Algunas solo tienen cubos que  les alcanza para dos o tres días, teniendo en cuenta todas las labores que tienen que hacer en la casa. Cuando se acaba, les toca ir a quebradas (riachuelos) que están contaminadas y sacar agua de allá. Y eso es un peligro alto para niños y adultos”, cuenta Jorge Olivo de Pies Descalzos, organización socia con la que trabajamos en Colombia.

Para los adultos beber agua directamente de la lluvia no es un problema grave porque con el paso de los años sus organismos se han acostumbrado, al contrario de lo que ocurre con los niños. “Son los que más lo sufren porque a muchos les  salen sarpullidos en la piel o enfermedades relacionadas con el estómago”, asegura Jorge. Para prevenirlo, hemos puesto en marcha en los barrios periféricos cursos de formación sobre cómo hacer un buen uso del agua y cómo potabilizarla para evitar riesgos. “Hay gente que hierve la que ha recogido en las tanquetas antes de emplearla para el consumo, pero no en todos los casos. Por ello, montamos talleres para mejorar las condiciones de consumo, en los que hacemos recomendaciones, como que echen dos gotas de cloro por cada litro de agua para el consumo humano o cuatro gotas por litro para tener una solución desinfectante que sirve para limpiar cubiertos, la cocina, para el aseo, etc.”. Pequeños aprendizajes que ayudan a combatir el riesgo de enfermedades.

Seguir leyendo »

De mujeres invisibles a mujeres visibles

Norma Mendoza, Estebana Isabel, María Salazar, Kamene Kavete, Maritza Figueroa o la propia Rosa Panta, son algunas de las cientos de mujeres con las que Ayuda en Acción trabaja diariamente para contribuir a mejorar sus condiciones de vida, para que sean mueres libres e independientes. Sus historias, ejemplo en sus comunidades para otras mujeres, pueden conocerse en la web de la campaña #mujeresinvisibles que Ayuda en Acción inició el pasado jueves 7 de marzo en el III Congreso Iberoamericano de redes sociales, iRedes. 

La recaudación de la campaña se llevará a cabo a través de la web de la misma y enviando un  SMS al 28014 con las palabras “MUJERES VISIBLES”. Los fondos estarán destinados al proyecto  Asociación de Mujeres Emprendedoras de MAPEL, una cooperativa de mujeres en Ecuador y a la Fundación Kirira, que lucha contra la mutilación genital femenina en Kenia. 

Seguir leyendo »

Día Internacional de la Mujer: Visibilizar los cuidados nos hará fuertes

Mujeres de Mapel

"Las mujeres constituimos más de la mitad de la humanidad. Damos la vida, trabajamos, amamos, creamos, militamos, nos distraemos. Nosotras garantizamos actualmente la mayoría de las tareas esenciales para la vida y la continuidad de esta humanidad. Sin embargo nuestra posición en la sociedad permanece subvaluada”

                                                                                                           Marcha Mundial de las Mujeres

“La consecución de la igualdad entre el hombre y la mujer implica que han de tener iguales derechos, oportunidades y responsabilidades que les permitan desarrollar sus talentos y capacidades para su propio desarrollo personal y para el beneficio de la sociedad. A este fin es esencial una reestructuración de las funciones y los roles asignados tradicionalmente a cada sexo dentro de la familia y dentro de la comunidad en su conjunto. Hay que reconocer la necesidad de un cambio en el rol tradicional del hombre y de la mujer. Para posibilitar  la participación igual de la mujer en todas las actividades de la sociedad, el hombre tiene que aceptar compartir las responsabilidades del hogar y de los hijos” (UN, 1975)

Seguir leyendo »