Sobre este blog

El caballo de Nietzsche es el espacio en eldiario.es para los derechos animales, permanentemente vulnerados por razón de su especie. Somos la voz de quienes no la tienen y nos comprometemos con su defensa. Porque los animales no humanos no son objetos sino individuos que sienten, como el caballo al que Nietzsche se abrazó llorando.

Editamos Ruth Toledano y Concha López.

Cruelty Free International destapa imágenes de extrema crueldad animal en el laboratorio Vivotecnia de Madrid

Perro de raza beagle en el laboratorio de investigación por contrato Viotecnia de Madrid

22

Una investigación publicada en exclusiva por la ONG Cruelty Free International (CFI) muestra actos terribles de crueldad contra los animales en el laboratorio madrileño Vivotecnia, organización dedicada a la investigación por contrato (CRO) para farmacéuticas y biotecnológicas. La empresa realiza pruebas de toxicidad para la industria cosmética, química, agroquímica, biocidas y productos sanitarios. Según El País, el Ministerio de Ciencia e Innovación de España buscó asesoría en Vivotecnia para probar en macacos vacunas experimentales contra la COVID-19.

El vídeo de la investigación encubierta, obtenido por CFI, resulta casi insoportable de ver. Estamos hablando de animales torturados por aquellos que deberían protegerlos, perros de la raza beagle (usados por su docilidad), monos, cerdos de pocas semanas de vida, conejos, ratones y ratas.

"Como Hitler, ¡pasajeros al tren!"

Las imágenes muestran actos de crueldad gratuita y deliberada, y procedimientos llevados a cabo con indiscutible mala praxis. Las risas y los insultos son constantes. Conejos muriendo, perros sufriendo, cerdos o monos gritando ante la clara hostilidad, la impaciencia o, peor aún, las bromas del personal. Personal que sabe que estos animales son su responsabilidad y están a su completa merced.

"¡Muérete hijo de puta!, estoy hasta la polla de conejos y conejas"; "Me cago en el puto perro"; "¡Hijo de puta el mono!"; "Déjale que se rompa la columna (un conejo), no pasa nada"; "¡Cerda psicópata!"... "Aquí está el pito, los huevos deben de estar por aquí", dice alguien mientras dibuja un bigote en el cuerpo de un monito aterrorizado, al que sujetan con fuerza a una mesa. "Mira, con una mano", presume un empleado agitando en el aire a un pequeño cerdo que grita, presa del pánico. "¿No es más fácil y económico pegarle un cogotazo?", dice alguien riendo mientras ponen la inyección letal a un conejo. "Como Hitler, pasajeros al tren", bromea un empleado mientras lleva una caja llena de ratones a matar.

"Es inimaginable que esto pueda estar pasando hoy en día en Europa", señala la Dra. Katy Taylor, directora científica de CFI. “Estas imágenes muestran la cara oscura de la regulación de la experimentación animal. Hemos destapado una mezcla horrenda de sufrimiento y crueldad en la forma en que estos animales están siendo mantenidos, manejados y maltratados en pruebas de toxicidad, además de numerosas violaciones de la ley española y europea".

La empresa ha rechazado que exista una cultura de abuso de los animales utilizados en experimentos, como denuncia la investigación de la ONG, y han señalado en un comunicado a The Guardian que trabajan para "garantizar la calidad de nuestro trabajo, siempre teniendo en cuenta el bienestar animal”.

Lo que gritan los animales en los centros de experimentación

En su comunicación, Cruelty Free International reclama a la Comunidad de Madrid el cierre inmediato del laboratorio Vivotecnia, la cancelación de sus licencias y la puesta en marcha de una investigación independiente. Su petición en Change.org casi alcanza las 5.000 firmas.

Los actos que se ven en el vídeo no son un hecho aislado, sino algo inherente a la experimentación con animales, como hemos visto en repetidas ocasiones:

  • Tortura y crueldad deliberada
  • Burlas, humillaciones y abuso verbal de animales que están en una situación de extremo estrés y sufrimiento (incluidos aquellos que están agonizando, a quienes se está matando en ese mismo momento)
  • Matar animales en presencia de otros de su especie
  • Total falta de compasión
  • Mala praxis en la aplicación de técnicas que causan un dolor y sufrimiento mayor e innecesario (como, por ejemplo, abrir en canal a los animales aún con vida o sacarles sangre de los ojos sin anestesia o con una anestesia inadecuada)
  • Manipulación inapropiada. Conejos que sufren, por ejemplo, lesiones en la espina dorsal

No solo falta de ética, también violaciones de la ley

En su página web, Vivotecnia asegura que su objetivo es alcanzar los más altos estándares de bienestar animal, "no solamente desde el punto de la responsabilidad moral sobre los mismos, sino también porque no se podría lograr ciencia de calidad sin bienestar animal". En el comunicado enviado a The Guardian, su director ejecutivo, Andrés König, negó categóricamente que en Vivotecnia exista una cultura de abuso de los animales utilizados en experimentos . “Trabajamos en todo momento para garantizar la calidad de nuestro trabajo, siempre teniendo en cuenta el bienestar animal”, ha manifestado.

La empresa, que ha sido beneficiaria de subvenciones públicas, estaría sin embargo violando de forma sistemática tanto las leyes españolas (Real Decreto 53/2013 y Ley 32/2007) como las leyes europeas de protección de animales para fines científicos (Directiva 2010/63/EU).

"En este caso, y según las imágenes que hemos visto, no hay lugar a dudas: las conductas que tuvieron lugar en el laboratorio no respetan las normas de bienestar y son constitutivas de maltrato animal", señala el Dr. Carlos Contreras, abogado experto en Derecho Animal y miembro de INTERcids. "Vemos claramente cómo, incumpliendo la normativa existente se producen lesiones completamente evitables, con la intención de dañar gravemente la salud de los animales. Lo que vemos se acerca a la crueldad y al ensañamiento y se aleja mucho de la razón última de la experimentación con animales, según la Directiva, que es la protección de la salud humana, animal y del medio ambiente".

Este sufrimiento innecesario se detecta en varias áreas:

  • La conducta cruel de los empleados con los animales
  • Perros separados de sus compañeros de especie en recintos inadecuados sin ningún tipo de cama para descansar o de juguetes, así como ausencia de cualquier tipo de esparcimiento
  • Cerdos mantenidos en una habitación a oscuras sobre un suelo de listones, duro y sin ningún espacio para el descanso ni enriquecimiento ambiental
  • Empleo de técnicas de manipulación inapropiadas para coger o sujetar al los animales (de las orejas, la cola o la parte trasera del cuello, por ejemplo)
  • Los animales sufren continuamente más de lo necesario a causa de las prácticas usadas en procedimientos rutinarios, como la introducción de sondas orales o la toma de muestras de sangre 

La experimentación con animales en España

Según las estadísticas oficiales más recientes se llevaron a cabo 817.742 experimentos con animales en España en 2019. El 12% de ellos se realizaron para el testado de medicamentos humanos y veterinarios. Según estadísticas oficiales europeas, en 2017 España era el 4º país con el mayor uso de animales para experimentación en la Unión.

Sin embargo, la mayoría de las personas en nuestro país no quiere que se haga sufrir a los animales, tal y como muestran los resultados de una encuesta lleva a cabo por Savanta ComRes en junio de 2020: el 71% de los adultos consideraba que la Unión Europea debería empezar a establecer plazos para terminar con la experimentación animal.

Sobre este blog

El caballo de Nietzsche es el espacio en eldiario.es para los derechos animales, permanentemente vulnerados por razón de su especie. Somos la voz de quienes no la tienen y nos comprometemos con su defensa. Porque los animales no humanos no son objetos sino individuos que sienten, como el caballo al que Nietzsche se abrazó llorando.

Editamos Ruth Toledano y Concha López.

    Autores

Etiquetas
Publicado el
9 de abril de 2021 - 08:18 h

Descubre nuestras apps

stats