Dos programas para liderar una ULPGC que reclama más títulos y mejoras en infraestructuras

Estudiantes de la ULPGC realizando un examen la pasada semana. (ULPGC)

Jennifer Jiménez

Las Palmas de Gran Canaria —

0

La Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC) celebra a sus 32 años de vida sus quintas elecciones al Rectorado. El proceso se llevará a cabo el jueves 25 de febrero y en esta carrera compiten el ya rector Rafael Robaina Romero, y el que ha sido portavoz del Comité Científico que asesora al Gobierno de Canarias en esta pandemia, Luís Serra Majem. Están llamados a votar cerca de 19.000 estudiantes, más de 800 miembros del profesorado que son doctores con vinculación permanente y otros 850 docentes más, donde se encuentran los investigadores no permanentes y el profesorado asociado de Ciencias de la Salud. También 835 personas que pertenecen al personal de administración y servicios.  

El Consejo de Estudiantes ha aunado en un documento propuestas de las distintas facultades. Reclaman principalmente un aumento de títulos, en especial en posgrado, y mejorar en infraestructuras. Por ejemplo, piden un nuevo centro para Ciencias del Profesorado, donde el alumnado ha realizado varias veces críticas por el gran número de estudiantes que hay en unos espacios que han quedado obsoletos. En especial, han sido críticos durante los exámenes de enero, que coincidieron con la declaración de alerta tres por pandemia en Gran Canaria. 

El alumnado propone mantener el diálogo y la negociación frecuente con el Consejo Social para la modificación de las Normas de Progreso y Permanencia de manera que se “garantice la aplicación de los criterios de forma justa, proporcional y acorde a la situación de cada estudiante”. Además quieren fomentar el diálogo con el rector y que se aumente el presupuesto del Consejo de Estudiantes hasta los 15.000 euros y para el que solicitan un nuevo centro. “Procurar contestar por escrito a todos los escritos de quejas, propuestas o sugerencias que realicen los estudiantes, con especial hincapié en las delegaciones de estudiantes y consejo de estudiante”, es otra de las propuestas recogidas. 

El documento de compromisos elaborado por los estudiantes también señala la necesidad de que se exija al Gobierno de Canarias la financiación de las titulaciones no presenciales de la Universidad y bajar las tasas para los estudiantes de estas titulaciones. Aumentar la oferta idiomática está entre las prioridades, así como realizar “una importante renovación de la plantilla docente de la Universidad”. Otras mejoras pasan por establecer una sala 24 horas que se encuentre a disposición de estudiantes y un espacio en todos los centros para que el estudiantado tenga acceso a una zona de comedor con microondas sin tener que consumir en las cafeterías de la universidad. 

Incentivar las becas de formación entre la comunidad universitaria, elaborar un protocolo de acoso en las aulas, crear una Comisión Delegada de Igualdad y fomentar la inclusión de la perspectiva de apoyo a la discapacidad en todas las titulaciones, son otras reivindicaciones. En materia de transporte también reclaman convenios con el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria y los cabildos de Gran Canaria, Fuerteventura y Lanzarote para mejorar la frecuencia y horarios del transporte público, en especial la conexión entre los Campus Universitarios.

Dos propuestas para la ULPGC

El equipo del actual rector, Rafael Robaina, está compuesto por otros cinco hombres y seis mujeres. Su estructura se compone de nueve vicerrectorados entre los que se encuentra uno para la Docencia y el Profesorado, otro para la Investigación, Ciencia e Innovación, otro para el estudiantado y el deporte. Así mismo, se compondrá de un Vicerrectorado para la Digitalización, Sostenibilidad y Estrategia institucional; un Vicerrectorado para la Comunicación, la Proyección Social y la Cultura Universitaria; Vicerrectorado para la Empresa, la Empleabilidad y la Transferencia del Conocimiento; Vicerrectorado para los Programas de Estudio y la Calidad; Vicerrectorado para la Internacionalización; Vicerrectorado para la Igualdad, Diversidad e Inclusión; además de la Secretaría General y la Gerencia. 

La candidatura “afianzar el presente, liderar el futuro” hace hincapié en los Objetivos de Desarrollo Sostenible, en el que pretende que la universidad sea fundamental, y en “vencer las inequidades” fortaleciendo el sistema de becas y en el desarrollo de políticas de igualdad. La digitalización es otro de los empeños así como la internacionalización y también en materia medioambiental pretende desarrollar el proyecto campus cero, con propuestas como la mejora de las instalaciones de recogida y almacenamiento temporal de residuos o fomentar el transporte público.

Así mismo, el nuevo centro para la facultad de Ciencias de la Educación se incluye en este programa. Robaina señala que la renta media de la universidad es superior a la de Canarias y considera que esto no lo puede permitir una universidad pública, ya que existen problemas para que los jóvenes accedan a estos estudios. La pandemia también ha dejado al descubierto las desigualdades sociales y, por ello, insiste en establecer vías de comunicación con la Consejería de Derechos Sociales y crear un Observatorio del Estudiante. La formación permanente será otra de las áreas a potenciar.  

Defiende que por primera vez, la universidad tiene un plan de infraestructuras por más de 34 millones que es la hoja de ruta para mejorar todas esas infraestructuras en los campus con carácter general y bien distribuido, actuando en todos y haciendo mejoras. Además, sobre el próximo cuatrimestre y la gestión de la enseñanza en pandemia se insiste en que “los entornos académicos son seguros, nuestra esencia es la presencialidad donde se pueda”. Admite que otro de los principales retos es la renovación de la plantilla.

Lluís Serra se presenta con la candidatura “Ahora es el momento”, en la que aboga por un cambio. Defiende que la universidad debe recuperar el liderazgo social por el que nació. Su organización se compone de siete vicerrectorados: de Investigación y Transferencia, de Grados y nuevas titulaciones, de Profesorado e Innovación Educativa o de Internacionalización y Movilidad. También se compondrá de un vicerrectorado de Proyección Social y Comunicación, de Estudiantes y empleabilidad, y otro de Cultura, Deportes y Activación Social de los campus. 

El catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública recoge entre las prioridades de su programa el impulso de un campus “compartido y sostenible”, que se planifique la universidad “con perspectiva de futuro” y se incremente la colaboración con la Universidad de La Laguna. Fortalecer las estructuras del personal de administración y servicios es otra de las claves junto a diseñar un mapa de titulaciones de acuerdo con las necesidades de la sociedad canaria, así como “valorar”, “ilusionar” y renovar al personal docente e investigador y realizar una renovación de plantilla. Disminuir la carga burocrática que tienen los docentes es otra de sus máximas. Considera que hay que hacer los títulos mucho más atractivos. “Tenemos que ser mucho más ágiles. Hay que saber palpar las necesidades que tiene la sociedad y dar respuesta a través de este tipo de programa de grados y de máster, mucho más creativos”, afirma. 

Si es rector, la lucha contra la pandemia no va a depender únicamente de Riesgos Laborales sino de una dirección de Salud Pública y Bienestar Social. Sobre la facultad de Educación señala que hay que sacar algún grado de ese edificio, mejorar las aulas y sobre todo hay que sacar de la responsabilidad de los alumnos el hecho de que estén reivindicando si tienen profesor o no o si tienen aula o no. El equipo cree que es importante además que haya una mentoría de los alumnos, que estén acompañados durante su formación y que ese acompañamiento incluya una planificación adecuada de sus prácticas en empresas de distinta índole. Otra de sus grandes prioridades es recuperar la cultura en los campus.

Los rectores de la ULPGC desde su fundación

Desde 1989, cuando se creó la ULPGC, se han celebrado elecciones por la comunidad universitaria en cuatro ocasiones, ya que hasta el año 2001 el Rector de esta universidad era elegido por el Claustro Universitario. A lo largo de estos 31 años, la ULPGC ha estado dirigida por cuatro Rectores. 

En los años 1990 y 1994, el Claustro Universitario eligió al catedrático de Física Aplicada Francisco Rubio Royo, primer Rector de la ULPGC y único también de la extinta Universidad Politécnica de Canarias. Manuel Lobo Cabrera, catedrático de Historia Moderna, fue elegido en 1998 por el Claustro Universitario y en 2002, en virtud del cambio legislativo incluido en la Ley Orgánica de Universidades, fue la comunidad universitaria en votación colectiva quien lo reeligió para el Rectorado. 

En 2007 y 2012 fue elegido Rector el catedrático de Biología Celular José Regidor García y en 2017, tras un periodo de interinidad en el que fue Rectora accidental la catedrática de Filología Latina Trinidad Arcos Pereira, fue elegido el actual Rector Rafael Robaina Romero, catedrático de Fisiología y Biotecnología, que ahora compite con el catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública, Lluís Serra.

Lee aquí la entrevista de Lluís Serra: “La ULPGC debe recuperar el rol de motor social por el que nació”.

Lee aquí la entrevista a Rafael Robaina: “Abriremos un espacio de discusión con Asuntos Sociales para combatir la desigualdad

Etiquetas
stats