Gustavo Matos (PSOE): "Clavijo y CC se acercan en asuntos como la inmigración al discurso ultraderechista de Vox"

El diputado socialista Gustavo Matos, en la Cámara regional

Abogado, exjefe de la oposición socialista en el Ayuntamiento de La Laguna, ex director general de Comercio en el Gobierno canario y ahora diputado por la isla de Tenerife, Gustavo Matos admite que le gustaría optar a revalidar su actual escaño en el Parlamento regional, porque augura "un potente cambio político en Canarias" tras las próximas elecciones.

Asier Antona (PP): "No solo veo la posibilidad de pactar con el PSOE, sino que también la apoyo sin líneas rojas"

Asier Antona (PP): "No solo veo la posibilidad de pactar con el PSOE, sino que también la apoyo sin líneas rojas"

Matos no se cree la predilección expresada por el líder del PP canario, Asier Antona, por un pacto con el PSOE en la próxima legislatura y además opina que sería difícil por las diferencias programáticas. Del caso Grúas, afea a CC por su intento de "incendiar las instituciones de la Justicia para hacer creer a la opinión pública que se trata de un complot político, cuando no es así". 

De su municipio, La Laguna, afirma que, si por él fuera, CC ya estaría fuera del gobierno local, pero ya no ve moción de censura por la proximidad de las elecciones. Confiesa que, cuando en 2011 fue candidato a alcalde en Aguere y luego renunció al acta de concejal para irse al Gobierno canario como director general, lo hizo "por las presiones" que el PSOE recibió de CC y por que le pidieron esa renuncia dirigentes regionales y federales de su partido.

Sobre el ascenso de la ultraderecha en España, ve "alucinante la cantidad de fascistas que hay en España", y defiende que el Código Penal castigue la apología del franquismo, igual que ya lo hace con la del terrorismo.

El líder del PP canario, Asier Antona, ha dicho que apoya de forma decidida un pacto con el PSOE en la próxima legislatura para sacar del poder a CC.

La realidad es que el PP lleva apoyando a CC desde que echó al PSOE del Gobierno. Esa es una ocurrencia de Asier Antona porque en los grandes temas del Parlamento canario, desde que CC rompió el pacto de gobierno con el PSOE, CC siempre ha pactado con el PP, como ha ocurrido con la Ley del Suelo o los presupuestos autonómicos. El PP aquí tiene un discurso en un momento dado y luego otro. A nadie se le escapa que es un socio estable del PP. El resto, pues son titulares para redes sociales y medios. Así que no me lo creo. Y si Antona quiere un acercamiento con el PSOE lo veo muy difícil porque sus políticas son totalmente distintas de las nuestras en fiscalidad, vivienda...

CC, con sus 18 diputados y el 17% de los votos en las elecciones de 2015, resiste con el 100% del poder en el Gobierno canario tras romper el pacto con el PSOE hace dos años exactamente. ¿Cómo se explica?

Porque hay un pacto parlamentario no escrito con el PP y con la ASG. El PP es corresponsable de todo lo que hace Clavijo; es una estrategia cínica porque mantienen un discurso como si fueran la oposición, pero están gobernando juntos realmente. A Clavijo no le gusta nada el Gobierno de Pedro Sánchez. Esta CC de Clavijo se siente más a gusto con la derecha, y por eso está siendo más duro con el PSOE que lo que fue con el PP cuando gobernaba en España, a pesar de los recortes que hizo Rajoy a Canarias.

¿Con Paulino Rivero no era así?

No, con él era una CC más progresista, y aquel gobierno entre CC y PSOE fue bueno en un momento muy difícil por la crisis, y fue un ejecutivo que giró a la izquierda en Canarias por primera vez en 20 años. Es obvio que ahora CC y PP están navegando juntos con la vista puesta en el próximo año, en las elecciones. Espero que el PSOE con su resultado electoral evite un gobierno de derechas en Canarias.

¿Espera grandes cambios en el arco parlamentario autonómico con el nuevo sistema electoral que se va aplicar en Canarias?

Va a ser un sistema más justo. Mi impresión es que habrá un cambio político muy potente en 2019. Hay una tendencia en las encuestas que dice que CC, PP y ASG ya no sumarán mayoría absoluta y esto abrirá alternativas con otros pactos. Estamos ante el último presidente de CC.

¿Y en ese pacto CC-PP que usted cree que se intenta para 2019, estará Casimiro Curbelo y su ASG?

Creo que no, pues Casimiro se considera una persona de izquierdas y estoy seguro de que no va a impedir un gobierno progresista en Canarias. Aunque el PSOE no necesita a Casimiro para ganar en Canarias. Tras las próximas elecciones, la ASG ya no será tan imprescindible como en la actual.

Con el caso Grúas, Clavijo se expone a que sea imputado a pocos meses de las elecciones, como pasó con el caso Corredor en 2014...

Fui el primero que advirtió, en 2005, sobre el riesgo de situaciones de irregularidad en el servicio de grúas del Ayuntamiento de La Laguna, cuando el concesionario, que era una persona física, traspasó la concesión a una persona jurídica. Está recogido en una acta de un pleno municipal. Y se ha comprobado que tenía razón, como con el caso Alcampo, donde luego hubo condenados penalmente.

Es usted abogado. ¿Qué le parece las críticas de CC y Clavijo a la actuación de la Fiscalía del TSJC en este asunto y la devolución del caso al juzgado lagunero por la pérdida del aforamiento de Clavijo tras entrar en vigor el nuevo Estatuto de Autonomía?

En este asunto a CC no le ha temblado el pulso para incendiar las instituciones de la Justicia con tal de salvar al soldado Clavijo. El presidente tiene todo el derecho a defenderse en plenitud como cualquier otro ciudadano en los tribunales, pero ha emprendido la estrategia de deslegitimar a la Justicia para que parezca que esto es una especie de complot político contra él. Y no lo es.

Alega Clavijo en su defensa una y otra vez que esta causa penal es una denuncia política contra él.

Todo lo que ha habido aquí son decisiones judiciales. Esto no es un proceso político, por más que la denuncia la hayan presentado partidos políticos. La Audiencia Provincial y la Fiscalía del juzgado de instrucción han visto indicios de actividades delictivas. Pero CC y Clavijo han dado una imagen muy irresponsable, pues han estado revolviendo todo para que no lo juzgue el mismo juzgado que juzgue al concejal Antonio Pérez Godiño y al alcalde José Alberto Díaz. Han trasladado la idea de que tendrá privilegios si lo juzga el TSJC porque le será más favorable.

Pero llama la atención que hubiera un informe previo, no tenido en cuenta por el fiscal jefe, de su segundo en el TSJC que proponía que no se le imputara...

Los tribunales toman decisiones conforme a lo que consideran ajustado a derecho. Lo de ese informe y los tiempos en la Justicia es nadar a la desesperada porque eso es normal en el día a día judicial con cualquier ciudadano. CC da a entender que aquí ha habido algo especial, y no es así.

Si Clavijo es imputado, ¿pasará algo en el Parlamento?

Si ese momento llega, creo que todos los grupos deberemos tomar una decisión. Y Clavijo deberá volver a comparecer si eso ocurre, ya que cuando no estaba imputado él mismo abrió la puerta del caso Grúas al Parlamento.

La firma el Convenio de Carreteras entre Canarias y el Estado se vuelve a retrasar y en CC han montado en cólera por eso contra el PSOE.

Ese convenio se va a firmar. Se debió haber firmado antes, pero el PP no dejó hechos los deberes, y ahora el Gobierno socialista lo está intentando arreglar. Me gustaría enfatizar que, si a CC le preocuparan tanto las carreteras y el asfalto como la pobreza, ya esta no existiría en Canarias; sin embargo, estamos a la cola de España y de la UE. Y si pusiera CC el mismo empeño y la misma prioridad en su agenda política que demuestra con las carreteras en la sanidad y la educación públicas, tampoco estaríamos a la cola. Por supuesto que las obras de carreteras son importantes, y hay que acabar proyectos que están sin terminar, pero los caos circulatorios que hay en Tenerife son responsabilidad de CC. Cuando ese convenio se firme y el dinero esté disponible, nos encontraremos con que no hay proyectos redactados para que el Gobierno canario puede adjudicar las ejecuciones.

Usted es un destacado miembro del PSOE de La Laguna, donde llegó a ser candidato a la alcaldía. ¿Qué le parece la decisión de su partido de abandonar, a última hora del mandato, el Gobierno municipal que mantenía con CC, pero sin buscar una moción de censura?

Estamos a pocos meses de las elecciones, y los que desean que haya un cambio en La Laguna sin CC tienen que entender que no puede haber alternativa sin el PSOE. Debió producirse una moción de censura antes, pero no se hizo. Ya es tarde. Había hasta no hace mucho una comisión gestora y hay concejales no adscritos que complican sumar la mayoría. Y una censura no es un fin en sí mismo sino un medio. Ya estamos más cerca de que los ciudadanos sean los que decidan en las urnas.

A partir de las próximas elecciones, ¿qué debe hacer el PSOE para su municipio?

Yo soy partidario de abrir una nueva etapa en La Laguna sin CC. Y eso no lo deberían complicar los demás con ataques permanentes al PSOE, pues no han tendido un solo puente. Así es complicado crear un caldo de cultivo y un ambiente propicio para que en 2019 podamos ponernos de acuerdo en la izquierda. Nos deberían tratar con más respeto.

Usted se fue de La Laguna al Gobierno canario que presidía Paulino Rivero (CC) para no pactar con Clavijo.

Me fui por presiones de CC y porque ATI lo puso sobre la mesa. José Miguel Pérez me pidió que dejara el Ayuntamiento de La Laguna porque se lo pidió CC. Hubo incluso una reunión en Ferraz, en la que me llamaron porque me estaba retrasando en tomar la decisión. Me citaron en un despacho Antonio Hernando y Gaspar Zarrías, y me pidieron que me fuera de La Laguna para facilitar el acuerdo de gobierno regional. Y lo hice. Ahora lo curioso es que algunos que defendieron ese pacto con CC en La Laguna para no poner en riesgo el Gobierno regional con el PSOE luego se hayan convertido en los principales detractores de CC.

Sobre su futuro político inmediato: ¿le gustaría repetir como parlamentario?

Sí. Esta es mi primera legislatura en el Parlamento canario, y la próxima es de cambio, por lo que me gustaría contribuir desde el PSOE a pilotar ese cambio. Pero dependerá de mi partido. La lista regional, bajo la filosofía del PSOE, la encabezará el candidato a la presidencia del Gobierno canario, así que queda por decidir la lista por la circunscripción insular.

¿Qué le parece que la alcaldesa de Güímar, del PP, llamara dictador a Pedro Sánchez y quiera llevarse el monumento a Franco de Santa Cruz a su pueblo?

Creo que su aspiración es ser tertuliana de Sálvame, y se ha convertido en un personaje que le gusta estar en los medios y no por su gestión. Pero Güímar no se merece tenerla de alcaldesa y no merece ser noticia por sus ocurrencias descabelladas. Y además, viendo como frivoliza cierta parte de la derecha con el tema de la dictadura franquista, nos lleva a la reflexión de que ya no se puede retrasar más sacar los restos de un dictador fascista, de un genocida y de un golpista de un sitio público donde se le rinde culto, y esto si se quiere que la democracia española tenga el mismo nivel de madurez que las democracias con las que nos queremos comparar.

La derecha se queja de que se está reinterpretando el pasado por la izquierda.

Ha llegado el momento de analizar con objetividad el pasado, y una parte de la derecha tiene problemas en aceptar que Franco fue un dictador y un asesino. Qué bueno hubiera sido para España si en lugar de un gobierno del PSOE a Franco lo hubiera sacado del Valle de los Caídos un gobierno de derechas. Es irresponsable que una alcaldesa entre en el juego populista y peligroso de tratar de deslegitimar a un Gobierno que toma decisiones legítimas en democracia. A mí me preocupa que en mi país le derecha más moderada se tire al libreto de la ultraderecha, y una parte de la derecha española siga sin asumir que Franco dio un golpe de Estado contra un gobierno democrático. No se puede poner al mismo nivel a los golpistas que a las autoridades democráticas.

¿Se es muy tolerante en España con las apologías de la dictadura?

La democracia es un sistema político cuya fortaleza es al mismo tiempo su propia debilidad, porque en ella caben los fascistas, pero los demócratas no en una dictadura. Pero creo que hay que cuidar la democracia incluso desde el punto de vista penal. Si está penada la exaltación del terrorismo, cosa que me parece brillante y un éxito para proteger la democracia, lo mismo debe hacerse con la exaltación de la dictadura. Porque estamos viendo la cantidad de fascistas que sigue habiendo en este país, algo alucinante. Se debe estudiar que se castigue desde el punto de vista penal con mayor contundencia la exaltación del régimen franquista, para proteger el sistema democrático.

El PP, Cs y Vox consideran que la Ley de Memoria Histórica y exhumar los restos de Franco es reabrir heridas ya cerradas.

Pero si ellos creen eso significa que a la derecha no le gusta que saquen a Franco del Valle de los Caídos, y esa es una lectura perversa, porque esto le debería parecer bien a todo el mundo, incluso a la derecha. No me veo a la derecha alemana pidiendo que haya un mausoleo de Hitler.

Sin embargo, acaba de aprobarse en el Parlamento canario la Ley de Memoria Histórica autonómica que sí ha apoyado el PP, y de la que se ha desmarcado Podemos. Curioso.

Me parece un éxito el consenso que se ha logrado en esta ley canaria, y un éxito que el PP la haya apoyado. Pienso que Podemos tenía que haber hecho un esfuerzo por votar a favor para que saliera por unanimidad, aunque no le resultara del todo satisfactoria, porque en una ley de este tipo todos nos dejamos por el camino algunas cuestiones en pro del acuerdo. Hoy vemos como cuando la izquierda se divide y no se moviliza, la ultraderecha y la derecha terminan haciendo equipo

Es una ley que hace un reconocimiento a las víctimas canarias del franquismo.

En efecto. Y en este punto yo quisiera hacer mención a los canarios republicanos represaliados que acabaron en campos de concentración nazis, de los que a veces nos olvidamos. Convendría aprovechar la aprobación de esta ley para rescatar un poco su memoria, pues su historia es desconocida.

¿Qué le preocupa a usted más de las recientes elecciones en Andalucía: el hundimiento del PSOE en votos o el ascenso inesperado de Vox?

Vox es el ala dura del PP, pero sin maquillaje. Lo apoyan exvotantes del ala ultra del PP que se han quitado el maquillaje y han encontrado un partido que se ha ido cocinando con el conflicto territorial con Cataluña. Obviamente, me preocupa este ascenso de Vox pero no creo que haya una radicalización de la sociedad, sino que ya estaban radicalizados pero votaban al PP. Yo no digo que tengamos que menospreciar este fenómeno, pero me preocupa más que los votantes de izquierda en Andalucía se hayan quedado en casa. La izquierda se ha desmovilizado porque fueron unas elecciones con muy baja participación, y eso beneficia a partidos pequeños.

¿Tiene alguna responsabilidad en esos malos resultados Pedro Sánchez?

No creo que haya que buscarla en el Gobierno de España, sino en otro sitio, pues es un ejecutivo marcadamente progresista, más a la portuguesa, por lo que echarle la culpa de lo ocurrido en el PSOE de Andalucía no tiene ningún sentido.

El presidente del PP canario, Asier Antona, ha venido a decir que él no cuenta con Vox, porque lo tacha de extrema derecha y lo equipara a Podemos.

Si eso que dice el PP es cierto, que no quiere el apoyo de Vox, la prueba de fuego será lo que ocurra en Andalucía: si finalmente el PP es investido con votos de Vox obviamente no habrá dicho la verdad en Canarias. 

¿La irrupción de Vox en el Parlamento andaluz con tanta fuerza cree que podría ocurrir en Canarias?

Veremos qué continuidad pueda tener el fenómeno de Vox. No creo que en Canarias puedan encontrar tanto espacio en la derecha para crecer como en Andalucía, porque aquí tenemos en ese lado del espectro ideológico a PP, Ciudadanos y Coalición, que ya están jugando a lo mismo.

¿Mete a todos esos partidos, incluyendo a  CC, en el mismo saco que Vox?

En la derecha sí, claro, y además desde las pasadas elecciones generales CC se muestra con unos mimbres cercanos a la ultraderecha, un discurso populista respecto a asuntos como el de los menores inmigrantes (a raíz de lo ocurrido en Lanzarote), en que ha hecho un discurso xenófobo; y también en el asunto territorial... Yo no veo ahora a Fernando Clavijo diferenciarse mucho de los líderes de otros partidos de derechas, por ejemplo, cuestionando todos la legitimidad de Pedro Sánchez para estar en la Moncloa.

Etiquetas

Descubre nuestras apps