eldiario.es

9
Menú

Viajar Ahora Viajar Ahora

Tras la huella de los templarios en el Camino de Santiago

Impresionantes iglesias cargadas de símbolos mágicos, castillos y leyendas. El legado del Temple en España es de los más fecundos de Europa y la ruta jacobea concentra gran parte de esta herencia fascinante.

- PUBLICIDAD -
Ermita templaria de Santa María de Eunate, uno de los hitos mágicos del Camino de Santiago. VIAJAR AHORA

Ermita templaria de Santa María de Eunate, uno de los hitos mágicos del Camino de Santiago.

España es uno de los territorios de Europa con mayor presencia de rastros de la mítica Orden del Temple. Castillos, iglesias, ermitas, lápidas con misteriosas inscripciones e historias recorren campos y ciudades y nos dan muestra de la importancia que esta orden medieval tuvo en los diferentes reinos hispánicos. Y el antiguo Camino Francés, ramal principal de las rutas de peregrinación a Santiago, es un ejemplo de la presencia de los templarios en suelo español que, entre otros cometidos, fueron los encargados de proteger a los peregrinos que transitaban hacia Compostela en muchos tramos del Camino ya no sólo de las bandas de ladrones que transitaban por los campos y bosques, sino también de los abusos que sufrían por parte de las autoridades locales (como el cobro abusivo de Portazgos –impuestos al tránsito como los actuales peajes-, del que los peregrinos estaban exentos) o la guarda de puentes y pasos de montaña. Se calcula que durante los siglos XII y XIII unas 500.000 personas peregrinaban anualmente a Compostela (en 2016 278.000 personas hicieron el Camino).

Esta historia fascinante empezó poco después de la Primera Cruzada . El Reino cristiano de Jerusalén apenas contaba con 20 años de existencia cuando dos caballeros franceses (Hugo de Payns y Godofredo de Saint Adhemar) decidieron fundar una nueva orden religiosa y militar que tendría como principal función la defensa de las rutas de peregrinaje hacia la ciudad santa. La idea de estos dos señores fue secundada de inmediata por otros siete guerreros que fueron el germen de la Orden de los Pobres Caballeros de Cristo. La incapacidad del recién creado reino para defender los caminos y las fronteras agilizó los trámites y la orden fue oficialmente reconocida en 1119 otorgándosele los terrenos que ocupaba la mezquita de Al-Aqsa como cuartel general y sede. Esta mezquita se había construido sobre la explanada del antiguo Templo de Salomón (del que hoy sólo queda el famoso Muro de las Lamentaciones), razón por la que, desde el principio, se les apodó como Caballeros del Templo o, más comúnmente, Templarios. Una vez asentados en las vías de peregrinación a Jerusalén, los templarios se expandieron por el occidente cristiano. En la Península Ibérica encontraron solar fecundo debido a dos razones fundamentales: la existencia del Camino de Santiago y la guerra contra el Islam.

Pata de Oca en el Camino francés.

Pata de Oca en el Camino francés.

El Camino fue un campo fecundo para la orden; en el plano material (como gestores directos de buena parte del trazado o como policía protectora) y en el simbólico. El ejemplo más paradigmático es el aparentemente inocente ‘ juego de la oca’, que no es otra cosa que la representación simbólica del camino y las vicisitudes con las que puede encontrarse el peregrino con la muerte rondando, los puentes, la cárcel, el pozo (como representación de la tentación del pecado) o la propia posada, símbolo de la hospitalidad jacobea por antonomasia. Y la pata de oca como representación de ese camino que se manifiesta en marcas en el camino, bajo relieves en las iglesias o en esos crucifijos tan especiales de Puente La Reina o Eunate. Esta relación especial se materializó en un buen número de rastros que van desde simples marcas en piedras del camino o muros a grandes construcciones. Un legado lleno de símbolos esotéricos que ponen de manifiesto la riqueza de los ritos de aquella casta de monjes guerreros que, tras dos siglos de gloria, fueron proscritos por la iglesia que juraron defender . Lugares que esconden mensajes que hoy hemos olvidado; símbolos

Detalles islámicos en el Santo Sepulcro de Torres del Río.

Detalles islámicos en el Santo Sepulcro de Torres del Río.

Ermita de Santa María de Eunate (Muruzábal; Navarra) .- Carretera de Campanas, sn ; Tel: (+34) 628 872 835; Ver Horarios ; E-mail: info@santamariadeeunate.es Se la cataloga como el ejemplo paradigmático de la arquitectura templaria en tierras ibéricas. Hasta su situación es especial: se encuentra a pocos kilómetros del lugar dónde se juntan los caminos Navarro y Aragonés, dos de los ramales de la ruta francesa hacia Compostela. Misteriosa hasta en el nombre. Para unos cien puertas en euskera ( Ehun Nate), en alusión al los arcos del claustro exento que rodea a la iglesia –en realidad son 33 en alusión a la edad de Cristo- y que simboliza el camino de iniciación hacia la paz interior. Para otros Buena Puerta ( Ona Ate), en relación a los ritos de iniciación que hacían los templarios cuando ingresaban a la orden. Porque Eunate está llena de símbolos y mensajes ocultos que ponen de manifiesto la enorme riqueza esotérica y mágica de los edificios del Temple.

Baphomets en las arquerías de Eunate.

Baphomets en las arquerías de Eunate.

Planta octogonal y forma de faro; un homenaje al Santo Sepulcro de Jerusalén que, según la tradición servía de señal a los peregrinos gracias a las luminarias que se encendían en su lucernario. Una ermita a la vez funeraria –se han encontrado tumbas- y portal de iniciación dónde abunda la simbología templaria como el misterioso ‘Baphomet’, una síntesis de hombre y macho cabrío que no se sabe muy bien lo que simbolizaba: para algunos es un acrónimo griego que se relaciona con la vida, la luz y la sabiduría (bois, phos, metis) y para otros es un intento de unir cristianismo e islam a través de la unión de las primeras tres palabras de Bautista (Bap) y las cinco últimas de Mahoma (homet). ( Ver Guía de la Etapa 4 del Camino Francés Pamplona – Puente La Reina )

Crucifijo en forma de 'pata de oca' en Puente la Reina. TURISMO DE NAVARRA

Crucifijo en forma de 'pata de oca' en Puente la Reina. TURISMO DE NAVARRA

Desde Puente la Reina hacia tierras riojanas (Navarra) .- Esta pequeña ciudad fue uno de los epicentros de a actividad templaria en tierras de Navarra ya que, desde aquí, la orden controlaba un buen tramo de Camino y el acceso al propio Puente la Reina, una de las infraestructuras viales más importantes de la ruta. El monumento templario de la localidad es la Iglesia del Crucifijo, vinculada a un antiguo monasterio que perteneció al Temple hasta su expulsión en el siglo XIV. Más allá de la belleza arquitectónica del edificio, lo realmente importante de este lugar es el crucifijo de principios del gótico en forma de pata de oca, un símbolo claramente templario como ya habíamos comentado con anterioridad.

Ermita del Santo Sepulcro de Torres del Río.

Ermita del Santo Sepulcro de Torres del Río.

Eunate marca el inicio del tramo templario del Camino en Navarra que sigue más allá de Puente la Reina con varios hitos importantes. El más importante está en Torres del Río que tiene otra de las joyas templarias de España. La Ermita del Santo Sepulcro (Calle del Sepulcro, 4; Tel: (+34) 666 988 255 y (+34) 626 325 691), una joya del Románico que incorporó elementos de la tradición islámica del sur de la Península Ibérica poniendo de manifiesto esa obsesión templaria de unir los dos mundos. Al igual que pasa en Eunate, la planta del edificio es octogonal y prima la verticalidad. Dicen que también funcionaba como faro de peregrinos y ‘de muertos’ y en sus inmediaciones se han localizado varias tumbas. Es una maravilla que merece la pena verse con detenimiento. ( Ver Guía de la Etapa 7 del Camino Francés Los Arcos – Logroño )

Entrada a Castrojeriz.

Entrada a Castrojeriz.

Atravesando las tierras de Castilla y de León .- El Camino se interna en tierras de Castilla en demanda de la ciudad de Burgos. Pero antes, los peregrinos debían atravesar una zona de bosques muy peligrosa en los Montes de Oca, frecuentados por bandas de asaltantes que obligó a las autoridades a echar mano de los guerreros del Temple. Hasta llegar a tierras de Ponferrada, otro de los centros templarios importantes, los rastros de la orden en tierras castellanas se espacian. En Castrojeriz (Burgos) la Iglesia de San Juan perteneció a la orden y en Villalcazar de Sirga (Palencia) los arquitectos de la orden levantaron la Iglesia Fortaleza de Santa María La Blanca (Calle Costanilla, 9; Tel: (+34) 979 888 076), una impresionante construcción a medio camino entre el Románico y el Gótico que servía tanto para la liturgia como para defender a la pequeña población. En Terradillos de Los Templarios, la orden tuvo importantes lotes de tierras y ya lindando con tierras bercianas, en Rabanal del Camino (león), el Temple construyó la sencilla Iglesia de la Asunción.

Castillo de Ponferrada. Josef Grunig

Castillo de Ponferrada. Josef Grunig

Castillo Templario de Ponferrada (Ponferrada; León).- Dirección: Avda. del Castillo sn –Ponferrada-; Tel: (+34) 987 402 244; De martes a domingo de 10.00 a 14.00 y de 16.00 a 18.00. Es uno de los mejores castillos de España y ejemplo paradigmático de fortificación templaria. La Orden del Temple se instaló en la ciudad en 1178 con el cometido de defender la ruta jacobea en la comarca del Bierzo y, de paso, proteger el Río Sil, una de las entradas naturales a Galicia. Una antigua fortificación romana sirvió de base para la ampliación y modificación del Castillo hasta alcanzar los 8.000 metros cuadrados y un complejo sistema de muros defensivos único en Europa. ( Ver Guía de la Etapa 23 del Camino Francés Foncebadón – Ponferrada )

Castillo de Sarracín, en la Vega de Valcarce.

Castillo de Sarracín, en la Vega de Valcarce.

El Castillo de Sarracín (Vega de Valcarce; León) .- Esta fortaleza situada a la margen izquierda del Río Lobos fue, durante siglos, una pieza clave en la defensa de las fronteras de Galicia. La fortaleza se levantó sobre un antiguo castro céltico en el siglo IX poco después de la expulsión de los musulmanes de los territorios gallegos con la doble función de proteger la subida hacia el paso de Piedrafita, uno de los pocos pasos naturales entre León y Galicia, y favorecer el poblamiento de las comarcas que forman El Bierzo. Los templarios se instalaron en el castillo a principios del siglo XIII para evitar que los señores feudales del valle (instalados en el próximo Castillo de Autares) siguieran cobrando el impuesto de Portazgo a los peregrinos, una práctica que contravenía las ordenanzas del Rey de León Alfonso VI, que eximió del pago de este impuesto a los peregrinos en 1072. El castillo estaba en muy mal estado, pero por fortuna, se está trabajando para consolidar los muros y preparar la fortaleza para la visita. Desde aquí se inicia la ascensión hacia O Cebreiro, primer pueblo gallego del Camino francés ( Ver Guía de la Etapa 25 del Camino Francés Trabadelo-O Cebreiro ).

Fotos bajo licencia CC: Josef Grunig

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha