elDiario.es Cantabria Blogs y opinión

Sobre este blog

Primera Página es la sección de opinión de eldiario.es Cantabria. En este espacio caben las opiniones y noticias de todos los ángulos y prismas de una sociedad compleja e interesante. Opinión, bien diferenciada de la información, para conocer las claves de un presente que está en continuo cambio.

Sobre el decir

El presidente de EE.UU., Donald Trump, durante uno de sus discursos.

¿Cómo se construye lo que se dice? ¿Uno piensa antes de expresarse y después se expresa o se construye el mensaje en el momento mismo en el se habla o escribe? Hay personas que piensan tanto lo que quieren decir que cuando lo dicen parece que sus palabras están como fosilizadas. En el otro extremo, los que construyen sus mensajes en el momento mismo en el que los verbalizan son algo parecido a un géiser descontrolado e impredecible.

Los que piensan antes de hablar gozan de prestigio porque han observado lo que les rodea y han construido un discurso que es íntimo primero y público después. Los que construyen lo que dicen en el momento mismo de decir gozan, a su vez, de su propio prestigio: el de la espontaneidad y la rapidez. La reflexión aporta la hondura mientras que la espontaneidad quizá esté más vinculada a esa intuición que abre de repente puertas inesperadas. Hoy en día, es una impresión personal, creo que al que piensa mucho las cosas se le considera poco verdadero mientras que al que dice lo primero que se le pasa por la cabeza se le considera más honesto, como si el pensar nos diera tiempo para poder adaptar lo que decimos no a lo que verdaderamente pensamos si no a lo que más nos conviene. Por eso, tal vez, en los interrogatorios se intenta que el sospechoso no piense porque se supone que en ese decir sin tener tiempo de pensar acabará diciendo la verdad.

Pues yo, puestos a elegir, si fuese sospechoso de algo reclamaría mi derecho a pensar en lo que quiero decir, no para alejarme de la verdad sino para acercarme a ella con más precisión. Si tengo que elegir me quedo con el que piensa primero, con el que se esfuerza por ser preciso y trata de entenderse a sí mismo e intenta comprender al otro (algo difícil de hacer cuando se habla sin pensar). Pero una vez dejada clara mi postura tengo que decir que los que se arrancan a hablar sin haber pensado son capaces, en ocasiones, de abrir sendas inesperadas y valiosas en lugares menos transitados aunque, claro, también tienen muchas más posibilidades de acabar diciendo tonterías.

En cualquier caso, creo que hay formas intermedias de construir los discursos y que quizá sean estas las más provechosas (y frecuentes). Me explico: a veces uno empieza a decir empujado por una reflexión previa y, a medida que va diciendo, incorpora novedades a lo que previamente había pensado, son novedades que aparecen sobre la marcha, mientras se habla o escribe porque el pensamiento también se construye de forma oral, en voz alta, o de forma escrita. En otras ocasiones (este artículo es un ejemplo) uno comienza a escribir o a hablar sin tener claro de qué va a hablar y el discurso, simplemente, va apareciendo pero, para apuntalarlo, se recurre a una base de datos de pensamientos previos, a una mochila que uno abre para encontrar los ingredientes que necesita.

¿Y por qué escribo de todo esto? Quizá porque un minuto antes de comenzar a escribir este artículo he visto hablar a Donald Trump y, fascinado y atemorizado a un mismo tiempo, he tratado de imaginar cómo y qué momento se construyen los mensajes dentro de su cabeza.

Sobre este blog

Primera Página es la sección de opinión de eldiario.es Cantabria. En este espacio caben las opiniones y noticias de todos los ángulos y prismas de una sociedad compleja e interesante. Opinión, bien diferenciada de la información, para conocer las claves de un presente que está en continuo cambio.

    Autores

Etiquetas
Publicado el
10 de febrero de 2017 - 07:00 h

Descubre nuestras apps

stats