La portada de mañana
Acceder
El sueldo de los profesores de Religión que paga el Estado bate su récord
Dos años de la causa que empezó con “rumorología” y terminó buscando niñeras
OPINIÓN | 'Echar leña al fuego', por Marco Schwarzt

El movimiento la España Vaciada reclama dos hospitales más en Cuenca: “¿Somos pocos? Sí, pero eso no nos resta derechos”

Carmen Bachiller

0

Cuenca es la quinta provincia más extensa de España, con más de 17.000 kilómetros cuadrados, pero cuenta con un único hospital en su capital provincial. “Queremos que se construya un hospital en Motilla del Palancar y otro en Tarancón”. 

Es una de las propuestas de la Asociación Cuenca Ahora, un colectivo ciudadano que forma parte del movimiento de la España Vaciada. El objetivo es mejorar la vida de los habitantes de las zonas rurales y frenar la despoblación. 

José Antonio Olmeda es vecino de Graja de Iniesta, un municipio que hoy tiene 354 habitantes frente a los más de 900 con los que contaba antes de que se iniciase el éxodo. Farmacéutico de profesión, Olmeda abrió un establecimiento en su pueblo y ha sido testigo del constante proceso de éxodo demográfico “He visto como familias enteras tuvieron que marchar a determinados territorios: Barcelona, Madrid, la Comunidad Valenciana o el País Vasco. Algunos emigraron al extranjero”. 

“Esta es una de nuestras propuestas para acercar los medios sanitarios a las zonas rurales”. Cuenca Ahora comparte el modelo de desarrollo auspiciado por el movimiento de la España Vaciada. En total hay 101 medidas que durante los últimos meses están dando a conocer en la provincia.

Explica que la propuesta permitiría que todos los municipios pudiesen estar a 30 minutos o menos de un centro hospitalario. “Se vertebraría la provincia y se evitaría el desequilibrio territorial, añadiendo un tercer hospital en Tarancón. Tarde o temprano algún responsable de la Administración entenderá que es de justicia”. 

Olmeda fue portavoz de la mesa de 'Sanidad y Bienestar Social' durante la elaboración del modelo de desarrollo propuesto por la España Vaciada de la que formaban parte, entre otras muchas personas, más de 20 sanitarios procedentes de distintos puntos de España. Ahora toca trasladarlas a los ciudadanos que todavía viven en las zonas rurales.

Hasta la fecha Cuenca Ahora ha celebrado ya seis actos divulgativos. En Quintanar del Rey, Huete, Alarcón, Cardenete, Mota del Cuervo y Cuenca. “Seguiremos. Hay 238 municipios en la provincia y queremos seguir explicando el modelo de desarrollo para la España vaciada. La gente nos está animando a continuar porque ven reflejados sus problemas y deficiencias en el medio rural”, dice Olmeda.

“La Sanidad pública debe estar descentralizada”

Olmeda dice saber de lo que habla. Fue delegado provincial de Sanidad en los gobiernos de José María Barreda. También ocupó el cargo de gerente en el único hospital de Cuenca que tiene su sede en la capital provincial. Deja caer que en Cuenca Ahora “estaremos encantados si algún político hace suya esta propuesta”.

En La Manchuela conquense hay 33 municipios y 2.600 km2 de superficie. Y muchas de estas poblaciones tienen el hospital a más de una hora. “Eso en el siglo XXI no tiene sentido cuando hay más de 44.000 habitantes en esta comarca que podrían tener un hospital a menos de 30 minutos. Por ejemplo, para Quintanar de Rey, como está tan lejos de Cuenca, la referencia es el Hospital de Albacete”. 

El ex delegado de Sanidad recuerda que en Castilla-La Mancha la construcción de hospitales comarcales no es una novedad: Villarrobledo, Almansa, Hellín, Tomelloso… “¿Somos pocos? Sí, pero eso no nos resta derechos. La Sanidad pública debe estar descentralizada”. 

Sostiene que el en caso de esta comarca conquense “tener un hospital cerca es garantía de salud, pero es que, en algunos casos, tener un hospital cerca es un seguro de vida. Le pongo el ejemplo de una persona con un infarto, a más de una hora de un hospital… O el caso de las embarazadas”.

Olmeda se detiene también en otro detalle cuando reclama más hospitales. “Hablamos también de ordenación del territorio”. Y es que, explica, en el eje de la A-3 Madrid-Valencia que atraviesa y divide en dos la provincia de Cuenca no hay ningún hospital. Para acceder a alguno hay que salir de la provincia y llegar hasta Requena (Valencia) o a Arganda (Madrid).

 “Es increíble”, señala José Antonio Olmeda que es miembro de la Asociación Cuenca Ahora, teniendo en cuenta que por esta autovía pasar a diario miles de vehículos en un flujo que aumenta considerablemente en los periodos vacacionales y fines de semana. “A eso se suma la gran cantidad de accidentes que se registran”.

“La equidad de la que presume la Sanidad española empieza por la accesibilidad”

El denominador común en la España vaciada es la baja densidad de población que además está muy dispersa y envejecida. “Hay un alto porcentaje de enfermos crónicos con pluripatologías y mayores de 65 años”.

Por eso en el ámbito socio-sanitario las propuestas generales son claras: igualdad de derechos en el ámbito socio-sanitario y que el hecho de vivir en el medio rural no sea obstáculo para beneficiarse de servicios sanitarios y sociales de la misma calidad. 

Quienes viven en zonas despobladas, como Cuenca, piden instaurar una historia clínica universal, potenciar la Atención Primaria y dotar de más recursos humanos a la Medicina Familiar, la Enfermería y la Podología, así como de personal administrativo.

“La equidad de la que presume la Sanidad española empieza por la accesibilidad”, subraya Olmeda. “Las UVI deben estar a menos de 30 minutos o que en los consultorios haya consultas programadas presenciales al menos una vez a la semana”. 

Después destaca la importancia de disponer de una historia clínica universal. “La presencia de diecisiete sistemas sanitarios autonómicos no deben ser un obstáculo para que un médico de distinta comunidad autónoma tenga acceso. Alguna vez habrá que resolverlo”. 

También ven necesario abordar de forma urgente un cambio de modelo sanitario para reforzar el papel de la Atención Primaria como verdadero eje vertebrador del sistema socio-sanitario. “En el medio rural debe disponer de los mismos estándares de calidad y aumentar los recursos humanos y materiales”. En su opinión, hay un “deterioro general” de la Atención Primaria a la que, dice, “hay que blindar”. 

 Mejorar las condiciones laborales del personal sanitario para atraer su talento a las zonas rurales y a la España Vaciada, especialmente en aquellas poblaciones de difícil cobertura es otro de los retos, recuerda este farmacéutico ya jubilado. “Los centros de salud y consultorios deben contar con personal suficiente para cubrir las guardias y asegurar sustituciones por vacaciones o bajas”, asevera, para recordar que las zonas rurales sufren “picos” de población en verano que requieren más recursos. 

“Reivindicamos también una cobertura informática adecuada en las zonas rurales y la mejora de los equipos. También para las farmacias”. Después el movimiento de la España Vaciada apuesta por mayor presencia de transporte sanitario aéreo con helicópteros medicalizados y sistema de vuelo nocturno incorporado. 

También habla de su propio gremio. “Las farmacias rurales son un bien imprescindible en los pueblos donde se atiende a una población mayoritariamente envejecida”. Recuerda que “el farmacéutico rural es el único sanitario presente durante toda la jornada y por eso estos establecimientos se convierten en auténticos centros socio-sanitarios”. 

Su labor, abunda, “va más allá de dispensar medicamentos” y aunque estas farmacias rurales cuentan con un fondo de compensación para garantizar su viabilidad, cree que “debe ser actualizado”.

Cuenca es la quinta provincia más extensa de España, con más de 17.000 kilómetros cuadrados, pero cuenta con un único hospital en su capital provincial. “Queremos que se construya un hospital en Motilla del Palancar y otro en Tarancón”. 

Es una de las propuestas de la Asociación Cuenca Ahora, un colectivo ciudadano que forma parte del movimiento de la España Vaciada. El objetivo es mejorar la vida de los habitantes de las zonas rurales y frenar la despoblación. 

José Antonio Olmeda es vecino de Graja de Iniesta, un municipio que hoy tiene 354 habitantes frente a los más de 900 con los que contaba antes de que se iniciase el éxodo. Farmacéutico de profesión, Olmeda abrió un establecimiento en su pueblo y ha sido testigo del constante proceso de éxodo demográfico “He visto como familias enteras tuvieron que marchar a determinados territorios: Barcelona, Madrid, la Comunidad Valenciana o el País Vasco. Algunos emigraron al extranjero”. 

“Esta es una de nuestras propuestas para acercar los medios sanitarios a las zonas rurales”. Cuenca Ahora comparte el modelo de desarrollo auspiciado por el movimiento de la España Vaciada. En total hay 101 medidas que durante los últimos meses están dando a conocer en la provincia.

Explica que la propuesta permitiría que todos los municipios pudiesen estar a 30 minutos o menos de un centro hospitalario. “Se vertebraría la provincia y se evitaría el desequilibrio territorial, añadiendo un tercer hospital en Tarancón. Tarde o temprano algún responsable de la Administración entenderá que es de justicia”. 

Olmeda fue portavoz de la mesa de 'Sanidad y Bienestar Social' durante la elaboración del modelo de desarrollo propuesto por la España Vaciada de la que formaban parte, entre otras muchas personas, más de 20 sanitarios procedentes de distintos puntos de España. Ahora toca trasladarlas a los ciudadanos que todavía viven en las zonas rurales.

Hasta la fecha Cuenca Ahora ha celebrado ya seis actos divulgativos. En Quintanar del Rey, Huete, Alarcón, Cardenete, Mota del Cuervo y Cuenca. “Seguiremos. Hay 238 municipios en la provincia y queremos seguir explicando el modelo de desarrollo para la España vaciada. La gente nos está animando a continuar porque ven reflejados sus problemas y deficiencias en el medio rural”, dice Olmeda.

“La Sanidad pública debe estar descentralizada”

Olmeda dice saber de lo que habla. Fue delegado provincial de Sanidad en los gobiernos de José María Barreda. También ocupó el cargo de gerente en el único hospital de Cuenca que tiene su sede en la capital provincial. Deja caer que en Cuenca Ahora “estaremos encantados si algún político hace suya esta propuesta”.

En La Manchuela conquense hay 33 municipios y 2.600 km2 de superficie. Y muchas de estas poblaciones tienen el hospital a más de una hora. “Eso en el siglo XXI no tiene sentido cuando hay más de 44.000 habitantes en esta comarca que podrían tener un hospital a menos de 30 minutos. Por ejemplo, para Quintanar de Rey, como está tan lejos de Cuenca, la referencia es el Hospital de Albacete”. 

El ex delegado de Sanidad recuerda que en Castilla-La Mancha la construcción de hospitales comarcales no es una novedad: Villarrobledo, Almansa, Hellín, Tomelloso… “¿Somos pocos? Sí, pero eso no nos resta derechos. La Sanidad pública debe estar descentralizada”. 

Sostiene que el en caso de esta comarca conquense “tener un hospital cerca es garantía de salud, pero es que, en algunos casos, tener un hospital cerca es un seguro de vida. Le pongo el ejemplo de una persona con un infarto, a más de una hora de un hospital… O el caso de las embarazadas”.

Olmeda se detiene también en otro detalle cuando reclama más hospitales. “Hablamos también de ordenación del territorio”. Y es que, explica, en el eje de la A-3 Madrid-Valencia que atraviesa y divide en dos la provincia de Cuenca no hay ningún hospital. Para acceder a alguno hay que salir de la provincia y llegar hasta Requena (Valencia) o a Arganda (Madrid).

 “Es increíble”, señala José Antonio Olmeda que es miembro de la Asociación Cuenca Ahora, teniendo en cuenta que por esta autovía pasar a diario miles de vehículos en un flujo que aumenta considerablemente en los periodos vacacionales y fines de semana. “A eso se suma la gran cantidad de accidentes que se registran”.

“La equidad de la que presume la Sanidad española empieza por la accesibilidad”

El denominador común en la España vaciada es la baja densidad de población que además está muy dispersa y envejecida. “Hay un alto porcentaje de enfermos crónicos con pluripatologías y mayores de 65 años”.

Por eso en el ámbito socio-sanitario las propuestas generales son claras: igualdad de derechos en el ámbito socio-sanitario y que el hecho de vivir en el medio rural no sea obstáculo para beneficiarse de servicios sanitarios y sociales de la misma calidad. 

Quienes viven en zonas despobladas, como Cuenca, piden instaurar una historia clínica universal, potenciar la Atención Primaria y dotar de más recursos humanos a la Medicina Familiar, la Enfermería y la Podología, así como de personal administrativo.

“La equidad de la que presume la Sanidad española empieza por la accesibilidad”, subraya Olmeda. “Las UVI deben estar a menos de 30 minutos o que en los consultorios haya consultas programadas presenciales al menos una vez a la semana”. 

Después destaca la importancia de disponer de una historia clínica universal. “La presencia de diecisiete sistemas sanitarios autonómicos no deben ser un obstáculo para que un médico de distinta comunidad autónoma tenga acceso. Alguna vez habrá que resolverlo”. 

También ven necesario abordar de forma urgente un cambio de modelo sanitario para reforzar el papel de la Atención Primaria como verdadero eje vertebrador del sistema socio-sanitario. “En el medio rural debe disponer de los mismos estándares de calidad y aumentar los recursos humanos y materiales”. En su opinión, hay un “deterioro general” de la Atención Primaria a la que, dice, “hay que blindar”. 

 Mejorar las condiciones laborales del personal sanitario para atraer su talento a las zonas rurales y a la España Vaciada, especialmente en aquellas poblaciones de difícil cobertura es otro de los retos, recuerda este farmacéutico ya jubilado. “Los centros de salud y consultorios deben contar con personal suficiente para cubrir las guardias y asegurar sustituciones por vacaciones o bajas”, asevera, para recordar que las zonas rurales sufren “picos” de población en verano que requieren más recursos. 

“Reivindicamos también una cobertura informática adecuada en las zonas rurales y la mejora de los equipos. También para las farmacias”. Después el movimiento de la España Vaciada apuesta por mayor presencia de transporte sanitario aéreo con helicópteros medicalizados y sistema de vuelo nocturno incorporado. 

También habla de su propio gremio. “Las farmacias rurales son un bien imprescindible en los pueblos donde se atiende a una población mayoritariamente envejecida”. Recuerda que “el farmacéutico rural es el único sanitario presente durante toda la jornada y por eso estos establecimientos se convierten en auténticos centros socio-sanitarios”. 

Su labor, abunda, “va más allá de dispensar medicamentos” y aunque estas farmacias rurales cuentan con un fondo de compensación para garantizar su viabilidad, cree que “debe ser actualizado”.

Cuenca es la quinta provincia más extensa de España, con más de 17.000 kilómetros cuadrados, pero cuenta con un único hospital en su capital provincial. “Queremos que se construya un hospital en Motilla del Palancar y otro en Tarancón”. 

Es una de las propuestas de la Asociación Cuenca Ahora, un colectivo ciudadano que forma parte del movimiento de la España Vaciada. El objetivo es mejorar la vida de los habitantes de las zonas rurales y frenar la despoblación.