eldiario.es

9

CATALUNYA

El CAP que vio marchar a sus pediatras

En los últimos meses el CAP La Florida, en L'Hospitalet de Llobregat, ha visto como los tres pediatras del equipo de Florida Norte han marchado después de que cambios en la gestión del centro hayan producido desavenencias

Aunque el centro ya ha cubierto las tres plazas de pediatría que quedaron vacías, padres, madres y vecinos han recogido firmas de apoyo a los tres pediatras que han dejado el CAP

Diferents pares i mares recullen signatures a les portes del CAP La Florida.

Padres y madres recogen firmas a las puertas del CAP. Cedida

"Un día fuimos al médico y el pediatra de nuestro hijo, el doctor Parreño, ya no estaba", explica Marta Richard. Habla del CAP La Florida, donde el mes de noviembre dos de los tres pediatras que trabajaban en el Equipo de Atención Primaria Florida Nord decidieron irse. Más tarde se sumó el tercero. Los efectos sobre la atención a niños y niñas provocados por los cambios de gestión y el hecho de contar con una enfermera menos han causado la marcha de los pediatras y han indignado familias y profesionales.

El primero en irse fue el doctor Fernando Parreño, que lo hizo el pasado 1 de noviembre después de cinco años trabajando como pediatra en este CAP y después de que los últimos dos años estuvieran marcados por desavenencias con la dirección y la forma en la que se habían gestionado los cambios en pediatría. En una larga carta de despedida dirigida a sus compañeros donde explicaba los motivos de su marcha el doctor aseguraba: "No es porque me haya salido un trabajo más conveniente, no. No es porque en pediatría de Florida Norte hayamos trabajado con una enfermera de menos, no. No es que no creemos en la formación de unidades de pediatría, no. Me voy para que los niños de mi cupo han sufrido mucho tiempo una discriminación en cuanto al acceso a la salud, intolerable cuando se trata de atención médica ".

Peores estándares de calidad asistencial

En 2013, coincidiendo con un cambio en el equipo directivo, se decidió no renovar el contrato de una de las enfermeras. Pasaban de tener una enfermera por pediatra a contar con una menos. Entonces el equipo pediátrico se manifestó en contra de prescindir de esta plaza y tras varias quejas sin éxito priorizaron la vacunación y la revisión de niños pequeños ante las revisiones de niños mayores, ya que el CAP La Florida es uno de los que tienen más revisiones por enfermera. "Los profesionales tienen unas capacidades limitadas", recuerda Parreño y matiza que a pesar de contar con una enfermera menos se hizo lo posible por mantener la calidad asistencial.

La idea desde dirección y gerencia, más adelante, fue unificar en un solo equipo los pediatras y las enfermeras que trabajaban en Florida Norte y Sur, creando una única Unidad Pediátrica que comenzó a funcionar como tal a finales de 2014. Según explica el doctor Parreño a Catalunya Plural, sin embargo, la creación de la Unidad Pediátrica -que se presentó como una solución desde dirección- no tuvo los buenos resultados anunciados.

Jordi Monedero, director del SAP Delta del Llobregat, del que depende el CAP, explica a este diario que el cambio fue lento por culpa de la demora en las obras del centro que debían permitir la unificación física de los equipos y también por el retraso de varios meses en poder instaurar el cambio informático necesario para gestionar la reestructuración. "Desde dirección ha habido momentos que no hemos sabido gestionar bien", reconoce en declaraciones a este diario. El director del SAP confiesa que ha sido un proceso complicado y entiende que los profesionales se hayan cansado de esperar pero asegura que ahora se ha llegado a un acuerdo con el actual equipo pediátrico.

"Fue un alboroto, los estándares de calidad asistencial bajaron mucho y se produjo una diferencia de trato y de acceso a algunos pacientes", explica Parreño, que era entonces el único pediatra que no tenía un enfermero o enfermera fijo asignado sino que iban rotando. El sistema planteado por dirección creaba diferencias en cuanto al acceso a las revisiones de los niños del doctor Parreño, explica él mismo. Por su parte, Monedero reconoce que ha habido dificultades y trabas para adaptarse a los cambios pero también destaca que la calidad asistencial se ha mantenido.

Los cambios que tuvieron lugar en el CAP Florida no son exclusivos de este centro, recuerda Parreño, ya que hay otros en los que tampoco se cuenta con una plaza de enfermería por cada una de pediatría así como también hay otros centros que, como el de Florida, tienen un ratio de pacientes por pediatra por encima de lo recomendado. El equipo de pediatría del CAP La Florida atendió el 2015 5.400 niños, según datos facilitados por el SAP Delta del Llobregat.

Los padres y madres se movilizan

Cuando la doctora Mari Àngels Vaca, que hacía más de veinte años que trabajaba en el centro como pediatra también decidió dejar su puesto de trabajo, los padres y madres de los niños que atendía el centro se empezaron a organizar con el apoyo de la Asociación de Vecinos y decidieron escribir una carta de reclamación al ICS.

"Creemos que la atención sanitaria se está deteriorando en este centro. Hay mucha población para atender con muchos problemas. Las visitas y las pruebas tardan cada vez más y muchos profesionales se van. No podemos tener un buen seguimiento médico y esto repercute nuestra salud y la de nuestros niños, que son lo primero", dice la carta a la que ha tenido acceso este diario. Marta Richard asegura que, de momento, no han obtenido ninguna respuesta por parte del ICS.
El 15 de enero la tercera pediatra del equipo de Florida Norte también decidió irse. Durante las vacaciones de Navidad, los diferentes padres y madres de niños del equipo pediátrico de Florida Norte comenzaron a recoger firmas de apoyo a los profesionales que habían decidido dejar el centro por las desavenencias con la gestión. Hasta ahora y en sólo tres días (el 28 de diciembre, el 4 de enero y el 20 de enero) han conseguido recoger 350 firmas.

Precisamente este jueves las diferentes familias se reunirán con Jordi Monedero, que se puso en contacto con las familias para citarse después de que medios locales se hicieran eco de la recogida de firmas y que Richard le enviara un correo. Según esta madre, aprovecharán la reunión para expresarle su desacuerdo con la gestión que se ha hecho en el centro con el equipo pediátrico y para reivindicar que se vuelva a escuchar quien está atendiendo a la gente para evitar así un "desmantelamiento de la sanidad", según dice. Por ahora el centro ya ha cubierto las tres plazas de pediatría que quedaron vacías.

"Haces denuncias al ICS por cosas que crees que tienes que hacer por ética, por tus pacientes, y nadie hace nada", dice en tono de decepción Fernando Parreño. "Después hablan de que hay que motivar a los profesionales. ¿Cómo motivar esta gente si no la escuchas?", se pregunta. De momento, Parreño compatibiliza su trabajo en una consulta privada con un training pediátrico para Médicos sin Fronteras.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha