Puigdemont no convocará elecciones si no tiene garantías de que el 155 no se aplica

El president, en el Palau

El president de la Generalitat, Carles Puigdemont, tiene la intención de disolver el Parlament y convocar elecciones anticipadas para una fecha cercana al 20 de diciembre, según explican a eldiario.es fuentes cercanas a la presidencia. Ahora bien, solo lo hará si tiene garantías de que, a cambio, el Gobierno de Mariano Rajoy paraliza la aprobación de las medidas del 155. Fuentes soberanistas aseguran que en estos momentos "está todo abierto". 

Qué opciones tiene el Govern de Carles Puigdemont y qué consecuencias tendrá

El jefe de la Generalitat ha anulado una comparecencia en el Palau de la Generalitat que había convocado este jueves a las 13.30h. para explicar su decisión. Los ejecutivos español y catalán negocian a contrarreloj un posible acuerdo para evitar unos la declaración de independencia y, los otros, la intervención de la autonomía catalana. 

Puigdemont habría tomado la determinación de convocar elecciones en las últimas reuniones mantenidas con el grupo de representantes del Govern, partidos y entidades soberanistas, este miércoles y jueves, para decidir qué hacer ante la activación del artículo 155.

Según explican fuentes conocedoras de esas reuniones, el president apostó este jueves por tratar de evitar la suspensión de la autonomía catalana, llamando a las urnas antes de que sea despojado de la competencia para hacerlo este viernes en el Senado. Una vez comunicada la decisión al Govern y el grupo de JxSí, sus socios de ERC aseguraron "no avalar" la convocatoria electoral y aseguraron con que saldrían del Govern si Puigdemont no rectificaba.

Junto a los republicanos, también se posicionaron contra las elecciones el partido Demòcrates de Catalunya, y varios diputados y cargos del PDeCAT, que han anunciado que dejarán su escaño y el partido. 

Aunque al principio de la semana Puigdemont había trasladado a los suyos su voluntad de declarar la independencia y poner en marcha el proceso constituyente, en la larga reunión mantenida este miércoles, de hasta siete horas, la decisión habría basculado hacia lo contrario. Pese a que esta decisión se da por tomada y comunicada, fuentes del Palau aseguran que se replanteará si el Gobierno de Rajoy da muestras de retirar las medidas del 155.

Las presiones para que el president evitase declarar la independencia han sido constantes en los últimos días. Sectores económicos y mediáticos se han pronunciado abiertamente contra la DUI, así como también varios consellers de su Govern y buena parte de su partido el PDeCAT. Pese a esto, según lo manifestado por miembros del Gobierno central, la convocatoria de elecciones podría no ser suficiente para paralizar la intervención de la Generalitat.

La CUP, socio parlamentario de Puigdemont, ha cargado con dureza contra el adelanto electoral. "No declarar la independencia sería una deslealtad", ha afirmado el diputado Carles Riera. Con la convocatoria de elecciones, ha añadido Riera, "el movimiento independentista tiene dos problemas para hacer efectiva la autodeterminación: el Estado y la propia Generalitat".

Las eventuales nuevas elecciones han desgarrado la unidad de Junts pel Sí y del PDeCAT. La Ejecutiva de ERC, reunida este jueves tras la decisión de Puigdemont, ha decidido salir del Govern si el president sigue adelante con su intención de convocar elecciones. 

Dos diputados del PDeCAT, además, han dimitido de su escaño y se han dado de baja del partido porque eran partidarios de la declaración de independencia y no de convocar elecciones.

Etiquetas
Publicado el
26 de octubre de 2017 - 12:24 h

Descubre nuestras apps

stats