eldiario.es

9
Menú

Vecinos de Yeste y Molinicos se suman a la lucha contra el fuego

Dos cuadrillas consiguieron hacer un cortafuegos para evitar que las llamas se extendieran y llegaran, desde uno de los flancos al valle de Tus

Hoy, el operativo ya no ha permitido que pasen más voluntarios a ayudar

Los vecinos están molestos y creen que su participación haría que las labores de extinción fueran más efectivas 

- PUBLICIDAD -
Puesto de mando avanzado ubicado en Yeste,  desde donde se gestionan las labores de extinción del incedio

Puesto de mando avanzado ubicado en Yeste, desde donde se gestionan las labores de extinción del incedio Juan Pedro Castillo

Llevan días viendo cómo su monte y sus casas peligran y quieren ayudar. Los vecinos de Yeste y Molinicos, en Albacete,  se han sumado a las labores de extinción, siempre garantizando que no corren ningún peligro, para ayudar en lo que pueden y evitar que el fuego siga propagándose.  Este lunes y tras varios días reivindicando que su ayuda podría ser fundamental se les dejó, finalmente, colaborar. Así lo ha asegurado de director de Agricultura y Medio Ambiente de Albacete, Manuel Miranda, que insiste en que la gente  a la que se deja ayudar lo hace "en zonas sin riesgo" y que generalmente es "en defensa de alguna aldea".

Si bien es cierto que dos cuadrillas consiguieron entrar con unos 10/12 chavales y llegaron a dos puntos cercanos al incendio, según confirma un vecino de la zona, Santiago Alarcón, y que consiguieron hacer un cortafuegos para evitar que las llamas llegaran a Tus. "Los otros, iban pegados a los militares ayudándoles a hacer el cortafuegos que ha evitado que el incendio pase de La Parrilla hacia la Tejeruela y Moropeche", añade. Desde la Junta insisten en que lo hicieron "por una decisión propia de ellos", pero el vecino asegura que casi tuvieron que "ir como fugitivos para poder ayudar".  Este parece ser el motivo por el cual hoy, desde el operativo de extinción, no  se les ha dejado participar.

Lo cierto es que los vecinos de la zona están molestos porque creen que con su ayuda las labores de extinción habrían sido más efectivas. Insisten en que son los que mejor conocen el terreno y saben donde hay nacimientos de agua y entradas y salidas de caminos que los que están a pie de campo apagando el fuego desconocen por completo. "El ejército no sabe si hay balsas de regadío, accesos...para eso somos imprescindibles", añade Alarcón.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha