eldiario.es

Menú

Se duplican los delitos contra el medio ambiente en Castilla-La Mancha

Según la última Memoria de la Fiscalía, los procedimientos incoados por estos delitos pasaron de 24 a 58 en  el periodo de 2010 a 2014

Destaca que la utilización del veneno en el campo sigue siendo una “lacra para la conservación de la biodiversidad en nuestro entorno natural”

Para los fiscales, el principal problema relacionado con los recursos naturales de la región es el referido a la captación ilegal de aguas mediante pozos clandestinos

- PUBLICIDAD -
Agentes Medioambientales retiran cebos envenenados / Foto: JCCM

Agentes Medioambientales retiran cebos envenenados / Foto: JCCM

Ni por su actividad cinegética, ni por sus leyes de protección, Castilla-La Mancha está entre las regiones del país donde más delitos se producen contra el medio ambiente. Sin embargo, la tendencia de estos últimos durante los últimos años ha sido creciente a la luz de los datos de la Memoria de la Fiscalía de 2014: han pasado de 24 procedimientos incoados en 2010 a los 58 del año pasado, es decir, son más del doble. Este exhaustivo informe de los fiscales de la región destaca además que es la utilización de cebos envenenados el delito medioambiental más significativo en tierras castellano-manchegas, una circunstancia de la que también se han hecho eco en más de una ocasión los agentes medioambientales.

Al igual que en memorias fiscales de años anteriores, este último informe señala que, con carácter general, el principal problema de la región con los recursos naturales es el referido a la captación ilegal de aguas mediante los miles de pozos clandestinos que, particularmente en la provincia de Ciudad Real, dan riego a distintos cultivos, así como por medio de pozos autorizados que son explotados muy por encima del volumen de consumo permitido.

En el caso concreto de los delitos contra la flora y la fauna, la Memoria explica que subsisten determinadas prácticas, como el empleo de cebos envenenados y, en menor medida, de lazos y trampas para la captura de especies que se consideran dañinas y que, por su carácter indiscriminado, pueden llegar a afectar a especies protegidas, “haciéndose necesaria su completa erradicación”. Estos delitos pasado de 46 a 74 en cuatro años. “La utilización del veneno en el campo sigue siendo una lacra para la conservación de la biodiversidad en nuestro entorno natural”, agrega después.

Las cifras en cuanto a incendios forestales son algo más positivas. De los datos facilitados por las fiscalías de Castilla-La Mancha se concluye que en 2014 descendió ligeramente su número, rompiéndose así la tendencia iniciada en 2012 y volviendo a la de los años anteriores, durante los que, con la sola excepción de 2009, se observa una progresiva disminución tanto de los incendios declarados como de la superficie afectada por los mismos. En un año han pasado de 147 a 137.

Evolución de los delitos por procedimientos incoados en Castilla-La Mancha durante el periodo 2010-2014

Evolución de los delitos por procedimientos incoados en Castilla-La Mancha durante el periodo 2010-2014

En referencia a los delitos relativos a la ordenación del territorio y el urbanismo, añade que la incidencia sigue siendo “relativamente pequeña”, centrándose su mayor parte en construcciones aisladas destinadas a segunda vivienda promovidas por particulares que no son profesionales de la construcción y que además las realizan en suelo no urbanizable. La tendencia sigue a la baja: de 73 procedimientos en 2010 a 25 en el año 2014. Son más destacables los delitos contra el patrimonio histórico. La Fiscalía resalta la actividad de prospecciones no autorizadas por parte de particulares, denuncias que son llevadas a cabo por parte del SEPRONA. Han pasado de 13 a 22 en cuatro años.

En términos generales (todos los delitos contra el medio ambiente y el urbanismo), comparando los datos de 2014 con los correspondientes a 2013, se aprecia, en primer lugar, un moderado descenso del número total de diligencias de investigación incoadas, que pasan de 50 en 2013 a 45 en 2014.

Por lo que respecta a los delitos que han dado lugar a la incoación de las diligencias, destacan por su número los delitos contra el medio ambiente (16 diligencias, que equivalen al 35,55% del total) y, en menor medida, los delitos relativos a la ordenación del territorio y urbanismo y contra la flora y la fauna (13 y 11 diligencias, respectivamente, o el 28,88% y el 24,44%), de donde cabe concluir que nada menos que el 88,87% de las diligencias de investigación incoadas por las Fiscalías de la Comunidad en esta materia tuvieron por objeto esos tres tipos de infracciones.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha