Ribó aprueba nuevas ayudas por valor de 2,6 millones a personas vulnerables afectadas por la crisis del coronavirus

Joan Ribó, en el balcón del Ayuntamiento de Valencia, abierto al público.

El Ayuntamiento de València tiene previsto aprobar en el pleno de este jueves una tercera modificación de crédito para hacer frente a las consecuencias en el ámbito social derivadas de la pandemia del coronavirus.

De esta forma, el Cosnistorio se convierte en uno de los ayuntamientos de España con mayor gasto social para hacer frente a la pandemia, según han informado fuentes municipales.

El alcalde de la ciudad, Joan Ribó, ya adelantó en su momento que los presupuestos sufrirían una variación considerable "para hacer frente a la emergencia social", y así lo demuestran los números: 7.720.000 euros en bienestar social, con una primera modificación de crédito de 2’5 millones, una segunda de 2’6 millones más, y esta tercera de otros 2.620.000 euros, que previsiblemente se aprobarán este jueves.

Las mismas fuentes han explicado que Ribó, había diseñado desde el inicio de la pandemia una planificación de las ayudas de emergencia social repartidas en tres grandes ámbitos: por un lado, los servicios sociales, que atienden a las familias más vulnerables o a las personas sin techo, por ejemplo, y que en este caso detraen para sí 1’7 millones.

En segundo lugar, se ha prestado una especial atención a las personas mayores, reforzando los programas de asistencia domiciliaria, los programas de servicio de menú diario en casa (Menjar a Casa) y la teleasistencia, que permiten atender cualquier urgencia mediante un sistema de comunicación directa con los mayores. En total, en esta tercera modificación de crédito se destina otros 620.000 euros más a este cometido.

Finalmente, la tercera pata de la reestructuración presupuestaria destinada al bienestar social se asienta sobre la población migrante más empobrecida. Casos como los de aquellas personas migrantes –tantas veces internas- que hasta ahora trabajaban muchas veces cuidando ancianos, en condiciones laborales precariasç y sin estar dadas de alta en la seguridad social, y que de repente, con esta crisis sanitaria se han quedado sin trabajo y sin hogar. Una nueva partida de 300.000 euros se destina a ayudas de emergencia de esta índole.

Desde el Consistorio han explicado que el alcalde de Compromís ha preferido ir haciendo modificaciones de crédito conforme avanzaba la pandemia para ir calibrando a cada momento la situación.

Además, ha hecho uso de los remanentes de tesorería de 2019 para hacer frente a la emergencia social. En este sentido, las actuaciones de emergencia social ante la COVID-19 suman un total de 7’7 millones de euros hasta ahora, de un tope permitido de 12 millones, es decir, el 20% de los 60 millones de ahorro que tiene el Ayuntamiento en los bancos.

Como ya informó eldiario.es, Ribó reniega de este tope: "El Gobierno de España nos permite usar a los Ayuntamientos un tope del 20% del remanente de tesorería de 2019. Este remanente es el superávit que hemos tenido fruto de la buena gestión de este Consistorio, que ha conseguido reducir a menos de la mitad la deuda heredada, paga a sus proveedores y cumple con la regla del gasto".

Según el alacale, "si València ha cumplido con sus obligaciones económicas y ha hecho bien sus deberes, ahora tiene derecho a usar no el 20% sino el 100% del remanente del año pasado para hacer frente a las consecuencias dramáticas de la COVID-19. Así lo he hecho llegar al Gobierno, y así espero que sea pronto, porque estando ya casi en junio, no tiene sentido que el ejecutivo central retenga la capacidad de gasto social que el Ayuntamiento podría tener gracias a su esfuerzo previo".

Etiquetas
Publicado el
27 de mayo de 2020 - 22:06 h

Descubre nuestras apps

stats