Los mejores restaurantes asturianos para disfrutar de su cocina en España

Cachopo, uno de los platos más recientes de la cocina asturiana

La cocina asturiana es, para muchos, una de las mejores del estado y algunas de esas fuentes amantes de la tradición gastronómica astur nos han desvelado unos cuantos restaurantes de varias ciudades españolas en las que los cachopos o la fabada (entre muchos otros platos) son la orden del día. 

Calidad y buen precio unidos en recetas de las antiguas generaciones para darle una alegría a tu paladar en celebraciones, vacaciones o, simplemente, cuando tengas ganas de regalarte un buen manjar. Eso sí, siempre viene bien completar la comida con arroz con leche o sidra, pero no olvides que la gastronomía asturiana tiene muchos más secretos entre sus fogones.

Aquí te traemos nuestras recomendaciones, pero si conoces otras, déjalas en comentarios.

En Madrid

Referente de la cocina asturiana en pleno centro madrileño, Casa Hortensia está capitaneada por la chef Adela Besteiro, reina de la fabada, de las delicias de merluza a la romana y de la tortilla asturiana. 

Entre las calles de la Moraleja encontrarás El Oso, singular por la variedad de sus salones y la calidad gourmet de sus productos. Sus especialidades: los buñuelos de bacalao con miel de caña o el Pixin de barriga negra.

El Luarqués y El Asturiano han intentado mantener la esencia de sus inicios sumándole la modernidad de sus nuevas incorporaciones. Cachopos, fabes, verdinas, arroces y entrantes -entre otros- se suman a postres como el tocino de cielo y sidras como la Alicia de Trabanco. 

Ñeru ganó en 2015 el premio a la mejor fabada de España, pero lleva desde 1974 como representativo “chigre” asturiano. Pote, callos o fabada para comer, pero si prefieres un día de barra, con cada caña o culín de sidra te servirán una buena tapa: tortilla, chorizo, queso de cabrales, etc.

En Barcelona

 Llamber, en el Born, es la fusión de la cocina asturiana y la catalana: anchoas, quesos de a ambas regiones, carrilleras de cerdo con buñuelos de boniato y zanahoria con Ras el hanout o una fabada en homenaje al restaurante asturiano El Llar de Viri.

Materia prima de calidad con sello astur, buen saber hacer en fogones y recetas de las antiguas guisanderas: esas son las claves de Sidrería El Furacu, quienes han encarnado la gastronomía asturiana en delicias como los escalopines al cabrales o las fabes con rabo.

K-Chopo ha ganado este año el premio al mejor cachopo en Cataluña y, aunque tiene otros platos asturianos, las variedades del que encarna su nombre son infinitas: joe burger, “que viva el queso”, de cecina y cabrales y un largo etcétera. 

En Andalucía

En Málaga, El Higuerón es el lugar perfecto para darse un banquete a base de fabes, quesos y solomillo asturiano, para luego cerrar la noche con sus originales cócteles. 

Restaurante Rincón Asturiano, en Benalmádena, ofrece como originalidad una ensalada del chef con productos autóctonos y los quesos más destacados de su comunidad: cabrales, peral y peralzola.

Sevilla acoge El Sella Triana, un restaurante para que los oriundos de Asturias se transporten a su tierra y los que no lo sean disfruten del sabor del pastel de cabracho o de las croquetas de cabrales con polvo de nuez.

En Zaragoza

Constancia es la base del El Portal Asturiano, donde se come igual de bien desde 1976, en reivindicación de una sencilla comida auténtica encabezada por el arroz con leche, anchoas de Lastres o paté de morcilla asturiana con cebolla caramelizada.  

La mayoría de los clientes de De Rechupete lo frecuentan por sus nueve tipos de cachopo, entre los que destaca el especial del Cachopo Fest zaragozano con cecina, carne especiada y salsa de quesos. 

Valhalla o Mafia de Arena son algunos de los nombres que el restaurante AlCachopo ha otorgado a sus 12 especialidades. Igual de original es el recinto, inspirado al entrar en un local de antigüedades que se convierte en cárcel al pasar al interior. 

En Valencia

En La Taska Sidrería te tentarán la empanada criolla de ternera gallega o el bacalao asturiano a la sidra. Si eres fiel al cachopo (acompañado de una buena sidra natural “Cortina”), el de jamón ibérico de guijuelo y queso Gamoneu fue finalista al mejor de España en 2018.

Sidrería el Molinón es un rincón asturiano a buen precio en pleno corazón valenciano donde escapar de la paella por un día. Menú del día o a la carta, la buena relación calidad-precio se deja notar en raciones como la de patatas al cabrales por 5,60 euros.

En Galicia

Escondido en el centro de Vigo está As Cangas, un bodegón sidrería que aúna la cocina asturiana y la gallega y donde el personal (y los chuletones) te harán sentir como en casa. 

También en Vigo, puedes comer patatas caseras o elegir medio cachopo de cada para compartir en El Asturiano, pero si quieres fabada estate atento al menú diario.

En Pontevedra, Xunca Blanca ofrece un tres por uno: alojamiento, comida para llevar y restaurante donde comer rape a la gallega, pote asturiano o sus conocidos postres “versos”. 

O’tumbin Ponte Dos Santos Restaurante sirve en Lugo los platos asturianos de toda la vida por 18 euros el menú si te escapas un fin de semana. Para elegir a la carta un acierto es la ternera estofada con patatas y guarnición, la merluza a la sidra o el helado de higos con crema de nueces casero. 

En Cantabria

Para llevar, tomar allí o servicio de catering, en la Sidrería El Pegollu (Santander), los cachopos son tan grandes que los puedes compartir entre tres mientras te sirves tú mismo la sidra con un escanciador. 

En Unquera, a 400 metros de Asturias, está el Restaurante  La Asturiana, especializado en mariscos y arroz con bogavante pero fiel a la comida astur en su carta. 

En Sidrería la Xiriga tienes carnes y cachopos de todo tipo, pero también tortos, una receta típica asturiana elaborada con harina de maíz y condimentada con picadillo o pantrucu entre otros ingredientes.

síguenos en Instagram

Si no te quieres perder ninguno de nuestros artículos, suscríbete a nuestros boletines

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats