eldiario.es

9

ConsumoClaro ConsumoClaro

MINUTO POLÍTICO Los temas de hoy

Siete productos alimentarios que no deben figurar en tu táper en verano

La ruptura de la cadena de frío es aún mayor en verano que en otras épocas del año, por lo que el riesgo de crecimiento de patógenos se dispara

Foto: Boca Dorada.

Foto: Boca Dorada.

El calor es el principal responsable de que se dispare el riesgo alimentario en verano, por lo que todo aquel alimento que se sitúe por un largo periodo fuera de una fuente de refrigeración que lo mantenga como mínimo a 4ºC, corre el peligro de auspiciar un crecimiento bacteriano en caso de que no haya habido la correcta higiene a la hora de manipularlo. En otras palabras: en verano no es recomendable que la comida pase demasiado rato fuera de la nevera.

En el caso de la comida de táper en verano, es más que probable esto suceda así, puesto que en el transporte hasta el lugar de trabajo seguramente pasará por temperaturas cercanasa los 30ºC como poco. Si el transporte es prolongado y sin aire acondicionado, corremos el peligro de que el alimento dentro del túper se exponga a un crecimiento bacteriano de patógenos que nos causen una toxiinfección.

Por lo tanto, y para no tentar la suerte, procuraremos evitar en nuestro táper aquellos productos alimentarios más proclives a permitir el desarrollo tanto de poblaciones de patógenos como de sus toxinas, que pueden hacernos el mismo daño. Entre estos están, los especialmente acuosos, los que comprenden yema de huevo, leche o carne cruda, así como cereales tratados con calor y agua. 

Foto: Jeffreyw

Foto: Jeffreyw

Los siete productos a evitar en el táper de verano

  1. Ensaladilla rusa casera: la razón de que debamos evitar la ensaladilla rusa no es otra que la presencia de yema de huevo crudo, no tratado con calor, en la mayonesa empleada. La yema es propicia al crecimiento de numerosas especies bacterianas, como Salmonella, que se dispara con el calor. Por lo tanto dentro del táper un ensaladilla casera que durante el trayecto al trabajo coja calor, y más cuando luego no tenemos nevera o nos olvidamos de ponerla, es una bomba de riesgo. La opción alternativa es usar huevina para hacer una ensaladilla sana y segura. En tal caso se podría llevar.

  2. Mayonesas caseras: estamos en las mismas que en la ensaladilla, ya que entra en juego la yema de huevo crudo. De nuevo la alternativa es hacer las mayonesas que acompañen a las patatas, al pescado, etc., con huevo pasteurizado o huevina. Si no, evitaremos la mayonesa en los alimentos del táper.

  3. Pasta y arroz: la pasta y el arroz hechos de un día para el otro y mantenidas largo rato fuera de la nevera, corren el peligro de estar contaminados con Bacillus cereus, una bacteria que produce una toxina que da lugar a diarreas, tal como te explicamos en los riesgos de abusar del sushi. En el táper durante largo rato y con calor pueden desarrollarse.

  4. Tortillas de patata poco hechas: de nuevo el huevo crudo, o no lo suficiente cocido, entra en juego. La babilla de la tortilla, si no se manipula con mucho escrúpulo de la sartén al táper, o si antes ya existía una contaminación previa y el núcleo de la tortilla no ha alcanzado la temperatura suficiente, es un caldo de cultivo ideal para salmonella y otros patógenos.

  5. Hamburguesas con jugo: la hamburguesa es un producto especialmente a evitar en el táper de verano por el riesgo de que quede poco hecha. El problema es que no sabemos ni quién ni cómo se ha manipulado la carne, que ha sido picada y mezclada con las manos, lo que hace que los patógenos puedan situarse en el interior del producto, protegidos del calor de la plancha. Después el túper puede ser la incubadora perfecta para bacterias como Listeria, Campylobacter, Yersinia, etc.

  6. Ensaladas: las ensaladas tienen un alto porcentaje de agua, lo que unido al hecho de que se manipulan con los dedos y muchas veces se cortan en las mismas tablas que antes de cortó carne o pollo, las hace un caldo de cultivo ideal para numerosos tipos de patógenos. En el táper, al calor del metro, el bus o el coche particular, los patógenos podrán crecer a gusto.

  7. Salsas con base de leche: las salsas de leche o yogur, así como la carbonara, son emulsiones que con el calor corren el riesgo de cortarse y soltar un juguillo cargado de nutrientes que permita el crecimiento de patógenos. Mejor si queremos usarlas para el pescado o algún otro producto, que sean industriales. 

Foto: Pixabay

Foto: Pixabay

DINOS QUÉ TEMAS TE INTERESAN

En ConsumoClaro estamos centrados en informarte de aquello que te interesa y, por tanto, queremos abrir un canal para que puedas comunicarte con nosotros y orientarnos sobre tus preferencias. Si quieres que investiguemos o hablemos de algún tema en especial, puedes escribirnos a redaccion@consumoclaro.es

Si no te quieres perder ninguno de nuestros artículos, suscríbete a nuestros boletines

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha