Estos son los 10 mercados más bonitos de España

Mercat de Sant Antoni de Barcelona

No son solo mercados. Son templos de gastronomía, por los sabores y aromas que los inundan y por toda la historia que los ha construido. Son obras arquitectónicas neoclásicas o de la llamada Arquitectura del Hierro, el corazón de los cimientos de sus ciudades, puntos de interés turístico e incluso Patrimonio Cultural de sus regiones. 

Son el punto de abastecimiento de muchas de las capitales españolas, pero también el lugar de disfrute para nuestros paladares. Son centros de alimentación, de degustación, de ocio y de cultura. 

Y resulta que bajo la batuta de la Selección Española de Cocina, la chef María Alcázar está ayudando a promocionar los mercados de abastos de toda España. Para ella, “la auténtica belleza de estos mercados está en su historia, en sus artesanos, en sus comerciantes y en todas las personas que luchan día a día para que no decaigan”. Además, asegura, “en estos mercados es donde se materializa la cadena alimentaria, son las joyas de la gastronomía, nuestros templos del sabor”.

Según su criterio, algunas de estas joyas con encanto, en este caso todas madrileñas, son el Mercado de Antón Martín, el de Santa María de la Cabeza o el de los Mostenses. También el de la Cebada y el de las Maravillas, el mercado de San Fernando o el de Productores

Los 10 mercados más bonitos de España

Pero aquí, como España no es solo Madrid -ni Madrid es “España dentro de España”-, te traemos 10 maravillas de todo el territorio nacional que destacan por la belleza de su arquitectura y decoración, y mantienen su función como mercado de abastos, mercado gastronómico o centro cultural.

Aclaramos, de paso, que el orden de aparición no corresponde con el de belleza arquitectónica.

1. Mercat de Santa Caterina, Barcelona

El primer mercado cubierto de Barcelona fue construido en 1848, pero en 2005 pasó a lucir una ondulada y colorida cubierta de piezas cerámicas que simulan un bodegón vegetal. Santa Caterina mudó de convento a centro de provisiones y, aunque continúa siendo mercado de abastos, algunos restaurantes se han instalado en él para ofrecer platos como pollo al curry o salmón a la plancha mientras disfrutas de la alegre vida del Borne.

2. Mercado de San Miguel, Madrid

Los soportes típicos de la Arquitectura del Hierro, la crestería cerámica de la cubierta y los cristales a través de los que se ilumina la Plaza de San Miguel son los elementos principales del mercado más importante de la capital española.

Mercado de abastos como en sus inicios en 1916, pero ahora también gastronómico, acoge toda la variedad de sabores patrios: el fresco marisco gallego, los quesos manchegos y productos típicos de todas las comunidades autónomas en puestos y restaurantes como La casa del Bacalao o Carrasco lbéricos. 

3. Mercado de la Esperanza, Santander

Desde abril de 1904 ha sufrido varias remodelaciones, en todas las cuales ha mantenido el zócalo de piedra, la estructura metálica con columnas de estilo corintio y la segunda planta acristalada.

La quesada o las anchoas son los principales productos de los más de ochenta puestos que posee, aunque la tradición pesquera montañesa ha hecho que pescado y marisco ocupen, casi al completo, una de las dos plantas del mercado más concurrido de la capital cántabra. 

4. Mercat de Colom, en Valencia

El mercado de Colón se encuentra ubicado en la calle Jorge Juan número 19 de la ciudad de Valencia, (España). El edificio fue concebido y realizado por el arquitecto Francisco Mora Berenguer entre los años 1914 y 1916. Es uno de los mejores ejemplos de la arquitectura del modernismo valenciano de principios de siglo. Está declarado además como Monumento Nacional.

Actualmente está rehabilitado y dotado de comercios y establecimientos dedicados a la hostelería. Se destinó a cubrir las crecientes necesidades del Ensanche de Valencia, dominado por la clase burguesa.

5. Mercado de Abastos de Zamora

Hierro y ladrillo son los materiales que Segundo Viloria escogió a principios del siglo XX para permitir la mejora del control y comercialización de los alimentos. Sus vidrieras iluminan puestos que albergan algunos de los productos locales que abastecen la ciudad desde hace más de cien años.

Callos zamoranos, chorizo de robles o verduras de las huertas de pequeños agricultores se pueden adquirir en él. Ubicado en la Plaza Mercado, 8, se trasladará en unos meses al parque de la Marina hasta que termine su remodelación en 2024.

6. Mercado de Nuestra Señora de África, en Tenerife

Mojo picón, vinos canarios, barraquitos, papas arrugadas, frutas tropicales. En el Mercado de Nuestra Señora de África, popularmente conocido como La Recova, no solo puedes comprar estos y otros productos, sino que su oferta gourmet también te permite disfrutar in situ de ellos.

En este edificio histórico de estilo neoclásico, mas de doscientos comerciantes se distribuyen en tres patios y dos plantas que acogen también una zona de juegos y diferentes eventos a lo largo del año. 

7. La Ribera Gastro Plaza en Bilbao

Está ubicado en la orilla derecha de la ría del Nervión al lado del Casco Viejo. Tiene una superficie comercial de 10 000 m² lo que le hace ser el mayor mercado cubierto de Europa. En su interior recoge puestos de venta de diferentes productos destacando los alimenticios al fresco.

En 1928 se toma la decisión de la construcción del actual mercado, que permitió el aumento del número de puestos. El 22 de agosto de 1929 se inauguró el nuevo edificio realizado en hormigón armado y obra del arquitecto Pedro de Ispizua, realizado en estilo racionalista propio de la época. 

8. Mercado Público de la Unión, en Murcia

En sus inicios fue plaza de abastos del pueblo murciano de La Unión, pero desde 1907 es un edificio acristalado de estilo modernista. Probablemente sea por su fachada principal coronada por el reloj, o la fusión de referencias a estructuras góticas y románicas, por lo que fue declarado Bien de Interés Cultural y Patrimonio Histórico de España en 1975. Aunque ya no opera como mercado, acoge bajo su cúpula distintos actos culturales como el Festival Internacional del Cante de las Minas.

9. Mercat de Sant Antoni en Barcelona

El Mercado de San Antonio (oficialmente y en catalán, Mercat de Sant Antoni), es uno de los mercados más grandes e importantes de Barcelona. Lo constituyen tres mercados: el de frescos, es decir alimentos; el de ropa, también conocido como els Encants; y el Dominical que es de libros. ​

Está localizado en una de las manzanas del distrito del Ensanche de Barcelona, donde antiguamente se encontraba el Baluarte de San Antonio (en catalán Baluard de Sant Antoni), una de las principales entradas a la ciudad amurallada.

El edificio, inaugurado en 1882, fue diseñado por el arquitecto Antoni Rovira i Trías y la construcción fue ejecutada por la empresa La Maquinista Terrestre y Marítima. Fue el primer mercado que se hizo fuera de la ciudad antigua y su ubicación obedece al plan original de Ildefonso Cerdá.

10. Mercat Central de València

Desde su germen de 1839 hasta 1928, hubo que hacer toda una obra arquitectónica cuyas cúpulas, de hierro, cristal y cerámica lo convierten en “La Catedral de los Sentidos”, pura efervescencia tanto de compradores como de gastrónomos que se reparten y hasta hacen fila esperando a que se liberen sus bares, como el solicitadísimo Central bar by Ricard Camarena, Pizarro tasters, comidas El Palomo, tortillas La Moderna o Pucherito verde, sabor mediterráneo; para tomar o llevar la mayoría de ellos. (Plaça de la Ciutat de Bruges, s/n, 46001 València).

síguenos en Instagram

Si no te quieres perder ninguno de nuestros artículos, suscríbete a nuestros boletines

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats