eldiario.es

9

ConsumoClaro ConsumoClaro

Diez tortillas ricas y sencillas que puedes hacer durante el confinamiento

Nada hay más socorrido y sencillo que una tortilla bien hecha, pero la combinación de ingredientes puede convertirla en una exquisitez rápida y económica

Foto:  Skeeze / Pixabay

Foto: Skeeze / Pixabay

No te tienes por qué conformar con la tortilla a la francesa o con quesito en porciones de toda la vida. Verás que con lo que tienes en la nevera puedes cocinar maravillas. Para empezar, en cuanto a los ingredientes, la media para hacer una tortilla tipo francesa para dos personas (así que solo tienes que multiplicar las cantidades según los comensales) son tres huevos, una pizca de sal y opcional la pimienta para darle un punch de sabor.

También tienes la posibilidad de agregar a la mezcla un chorro de crema de leche, nata o leche para que quede más esponjosa, que es un toque especial que no le solemos dar en España, pero el chef Branly Coy nos recomienda añadir a sus propuestas. En cada una de ellas te especificaremos si hay que variar algo sobre esta fórmula general.

La misma consiste en batir bien los huevos, sazonarlos y reservarlos para añadirle después los ingredientes concretos. Cuando los tengas todos bien amalgamados en el bol, calientas la sartén con una cucharada de aceite de oliva y viertes la mezcla. Cocinas a fuego medio y, cuando esté cuajada por un lado, pones un plato encima para darle la vuelta y echarla por el lado crudo a la sartén hasta que cuaje, al punto más o menos jugoso que desees.

1. Tortilla con aceitunas, tomate, pimiento y cebolla

Cortamos las aceitunas, preferiblemente negras sin hueso en laminitas, el pimiento y la cebolla en taquitos y el tomate rodajas finas. Echas una cucharadita de aceite en la sartén antiadherente y, cuando esté bien caliente, sofríes los vegetales hasta el punto que desees de blando a crujiente. Los retiras de la sartén y los revuelves bien con los huevos y ahí ya puedes aplicar la receta básica.

2. Tortilla de sobrasada con miel

Tan sencillo como freír un poco la sobrasada en su propia grasa de modo que no se deshagan los grumos del todo, convirtiéndose en aceite, retirar la carne al bol y tirar un poco de esa grasa antes de echar la mezcla de sobrasada y huevos bien batida. Aquí te puedes ahorrar la sal y la pimienta porque la propia sobrasada ya está muy especiada, como te contamos en este artículo, y saldría demasiado salada. Tanto es así, que, cuando termines la receta inicial, recomendamos echarle un chorrillo ligero de miel para ensalzar el contraste de sabores dulce-salado.

3. Tortilla caprese

Cortas tomates cherry, que son más dulces, por la mitad, y los sofríes con un diente de ajo durante unos dos minutos. Los echas en el bol con los huevos, la sal y la pimienta, las lonchitas finas de mozzarela o de parmesano y unas hojas de albahaca al gusto. Y ya, a cocinar la tortilla en la sartén untada con aceite.

4. Tortilla con cebolla caramelizada y gorgonzola

Igual tienes la cebolla caramelizada de bote, pero siempre es más natural y saludable la casera. Picas en juliana una cebolla blanca grande y la echas en una cacerola con una cucharada de mantequilla y revuelves periódicamente a fuego medio. Sabrás que está lista cuando obtenga un color dorado, agregas un poco de pimienta (evita la sal) y reservas. Seguidamente, a los huevos batidos les vas agregando el gorgonzola desmenuzado y la cebolla caramelizada, lo mezclas todo bien y a la sartén con su poquito de aceite, que ya el queso tiene su grasa y su sal.

5. Tortilla con acelgas, piñones y zanahoria

Ralla una zanahoria en juliana de modo que aporte una textura más durita a las acelgas, que han de hervir durante no más de un minuto. Rehogas todo con los piñones, remueves bien con los huevos batidos con sal y pimienta y, si quieres, puedes echarle algún queso rallado para que se funda al añadir toda la amalgama en la sartén, aportándole más sabor a la insípida pero sanísima acelga (puedes cambiarla por espinacas, también). 

Foto: Engin Akyurt

Foto: Engin Akyurt

6. Tortilla con pollo sazonado

Marinas durante media hora la pechuga de pollo cortada a tiritas con un sobre de sazonador de pollo o bien con las alternativas de marinados que te dábamos en este otro artículo. Cuando lo tengas bien saborizado, lo rehogas en la sartén con un chorrito de aceite hasta que se dore y lo viertes sobre el huevo. Mezclas bien y vuelves a echar la enjundia en la sartén por ambos lados. Esta, mejor no cuajarla mucho o echarle esa crema de leche o nata para que quede más jugosa.

7. Tortilla con bacon, tomate y queso

Envuelve entre dos servilletas de papel de cocina dos lonchas de bacon y mételo tal cual en el microondas durante un minuto al máximo, para que suelte la grasa y quede crujiente sin necesidad de freír. Al sacarlo, córtalo en tiritas y rodajea el tomate fresco normal. Los echas ambos en el bol con los huevos (sin sal ni pimienta), añades el queso que te apetezca y remueves antes de verter en la sartén. Cuando esté dorada y emplatada, colocas sobre la tortilla unas rodajas de aguacate y, a este sí, puedes espolvorearle una pizca de sal.

8. Tortilla con gambas y ajoaceite

En un mortero, machaca dos dientes de ajo, dos cucharadas de perejil, aceite de oliva, sal y vinagre blanco o el jugo de un limón. Hervimos con sal 200 gramos de gambas congeladas durante dos minutos máximo y, una vez escurridas, las rehogamos en la sartén con un poco de aceite hasta que doren. Apagamos el fuego y echamos el ajoaceite en el último momento para que no se fría el perejil porque le daría sabor amargo. Se echa todo al bol con los huevos sin sal ni pimienta, que se pasaría de salado. Y así, a la sartén.

9. Tortilla de berenjena y calabacín, con queso emmental o gouda

Primero de todo, corta en rebanadas finitas una berenjena y mételas en agua con sal para quitarles el amargor y que no se ennegrezcan. Vas sacando las que te quepan en la sartén y dorándolas, reservas mientras rehogas los calabacines y los mezclas ambos con el huevo con sal, pimienta y orégano. Añades el queso que prefieras rallado y aplicas la receta básica, que se derrita el queso bien, y listo.

10. Tortilla con chorizo con requesón

Cortar el chorizo en rodajitas y pasarlo por la sartén para que suelte un poco de grasa, lo echas en el huevo sin sal ni pimienta y viertes esa mezcla en la sartén. Cuando esté dorándose por un lado, le espolvoreas el requesón antes de darle la vuelta al otro lado, para que matice la potencia del chorizo y queden tropezones. 

DINOS QUÉ TEMAS TE INTERESAN

En ConsumoClaro estamos centrados en informarte de aquello que te interesa y, por tanto, queremos abrir un canal para que puedas comunicarte con nosotros y orientarnos sobre tus preferencias. Si quieres que investiguemos o hablemos de algún tema en especial, puedes escribirnos a redaccion@consumoclaro.es

Si no te quieres perder ninguno de nuestros artículos, suscríbete a nuestros boletines

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha