eldiario.es

Menú

Cultura

Los tesoros arqueológicos de Portugal viajan a Madrid

- PUBLICIDAD -
Los tesoros arqueológicos de Portugal viajan a Madrid"

Los tesoros arqueológicos de Portugal viajan a Madrid"

La historia de dos pueblos que vivieron unidos durante setecientos años, y que luego se dieron la espalda, es el relato de la exposición "Lusitania Romana. Origen de dos pueblos", en la que se pueden contemplar varios de los tesoros arqueológicos que se custodian en Portugal.

La muestra, que abre mañana sus puertas en el Museo Arqueológico Nacional, está organizada por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, la Direçao-Geral do Patrimonio Cultural (Portugal) y Acción Cultural Española (AC/E).

El recorrido por más de cinco siglos de historia se realiza a través de más de 200 piezas procedentes de trece instituciones portuguesas y tres españolas, con especial aportación del Museu Nacional de Arqueologia (MNA) de Lisboa y del Museo Nacional de Arte Romano (MNAR) de Mérida, que prestan para esta ocasión un centenar de sus mejores fondos.

Procedente de Mérida y de Lisboa, a la sede de Madrid se han sumado catorce nuevas piezas.

Entre los dieciséis tesoros nacionales de Portugal que se pueden contemplar destaca la "Estatua de guerrero lusitano", del siglo I, que por primera vez ha salido del Museo Nacional de Arqueología de Lisboa para exhibirse en Madrid.

Piezas imprescindibles son también un "Vaso de Tesoro de Chao de Lamas" (siglos II-I a.C); una "Espada de antenas" localizada en un contexto funerario, un "Reloj de Sol"; un "Ajuar médico", una escultura togada del siglo I; una vaso de ágata de este mismo siglo, una serie de vidrios, un surtidor de fuente(siglo II) y un "Mosaico de Musas" (siglo IV).

Destaca especialmente en el recorrido el "Sarcófago de las Estaciones" (siglo III), la "Cabeza de Galieno" (siglo III), unos brazos de estatua en bronce del siglo I y la "Decoración escultórica de Quinta das Longas" (sigloIV).

Los comisario José María Álvarez Martínez, del Museo Nacional de Arte Romano; Antonio Carvalho, del Museu Nacional de Arqueología de Lisboa; Carlos Fabiao, de la Universidad de Lisboa; y Trinidad Nogales, del Museo Nacioanl de Arte Romano; que llevan muchos años trabajando en este proyecto, han dividido el recorrido en diez apartados.

"La mirada del otro. Lusitania prerromana" introduce al visitantes en un lugar que para los autores clásicos, griegos y latinos, representaba el extremo del mundo conocido.

La conquista romana profundizó el conocimiento del territorio, de sus riquezas, de la abundancia de sus recursos minerales; se prestó atención a las gentes exóticas que habitaban el territorio.

Su jefe, Viriato, se convirtió en un héroe-filósofo en la tradición literaria. A medida que la romanización se consolida, se atenuan las diferencias entre Roma y su provincia más occidental.

En "El contacto" se recuerda como a lo largo de casi doscientos años tuvo lugar el proceso de conquista y ocupación del occidente de la península ibérica por los romanos, un enfrentamiento con el pueblo que durante más tiempo se opuso a Roma, los Lusitanos.

Se exhiben aquí monedas y efectos militares, desde falcatas o cascos, hasta objetos de adorno que complementaban la indumentaria del guerrero, como broches y fíbulas.

Octavio, designado Augusto a partir de 27 a.C., fue el artífice de la organización de las provincias y en su viaje a Galia e Hispania, entre 16 y 13 a. C., decidió crear una nueva provincia, Hispania Ulterior Lusitani, donde estableció cinco colonias. Para la mejor administración y control de tan extenso territorio se estableció una completa red de calzadas, diques o puentes monumentales.

A la fundación de Augusta Emerita se dedica el siguiente apartado. El objetivo de Augusto era centrar en esta nueva colonia toda la administración de un área geográfica que en su programa de reorganización del territorio hispano iba convertirse en una nueva provincia

Una gran maqueta recrea la colonia Augusta Emerita, con todas las obras de la ciudad desde el puente sobre el Guadiana, hasta las murallas fundacionales o el Foro colonial, con el templo actualmente conocido como de Diana, el circo, el hipódromo, el puente sobre el río Albarregas y los dos monumentales acueductos que atraviesan el valle.

"Vivir en sociedad" refleja la movilización social y cultural y de integración en una sociedad compleja. Lápidas, estelas y aras funerarias, además de una importante representación de retratos y de un interesante ajuar médico.

A la economía y las formas de producción, a la vida rural y a las manifestaciones religiosas están dedicados otros espacios de la exposición cuyo objetivo es mostrar una de las provincias menos conocidas pese a la importancia de su evolución y el significado político de su creación.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha