eldiario.es

Menú

El Consell convoca a Ribera Salud para iniciar el traspaso a la gestión pública del hospital de Alzira

La empresa confirma que sus representantes asistirán al encuentro y advierten que están ultimando el recurso judicial contra el proceso.

La consellera Carmen Montón ha informado que los casi 2.000 trabajadores laborales pasarán a ser laborales indefinidos no fijos y los estatutarios lo seguirán siendo.

- PUBLICIDAD -
La consellera de Sanidad, Carmen Montón

La consellera de Sanidad, Carmen Montón

La primera cumbre entre la Conselleria de Sanidad y Ribera Salud para iniciar el proceso de  traspaso al sistema de salud público del hospital de Alzira tendrá lugar el próximo lunes 10 de abril.

La consellera, Carmen Montón, ha informado que ha convocado a representantes de la concesionaria, en concreto a su gerente y a su director económico, "destinado a coordinar y sentar las bases de este proceso que finalizará con la gestión pública directa del departamento de alzira a partir del 1 de abril de 2018".

Al respecto, fuentes de Ribera Salud han confirmado a eldiariocv.es que asistirán al encuentro, lo cual no quita para que sigan adelante con su idea de presentar un recurso judicial contra la reversión. Según han explicado, el documento se está ultimando y cuando esté finalizado, se llevará a los juzgados.

La compañía entiende que "la reversión es una decisión ajena al interés público" y "puramente ideológica".

Sin embargo, Sanidad considera que el contrato establece claramente que el contrato, adjudicado en 2003, vence a los 15 años, salvo que las dos partes acuerden una prórroga que podría llegar a los cinco años.

Sobre la situación de los trabajadores del centro hospitalario, Montón ha explicado que a falta de datos oficiales que debe facilitarles Ribera Salud, estiman que existen 352 funcionarios (personal estatutario) antes de que se externalizara la gestión, los cuales mantendrán su plaza y categoría.

Además, los alrededor de 1.939 trabajadores laborales en nómina del hospital pasarán a ser trabajadores indefinidos no fijos, los cuales también mantendrán las condiciones laborales de su convenio, puesto que se subrogarán a la Conselleria.

El personal eventual también mantendrá las mismas condiciones de su temporalidad, mientras que las plazas de nueva creación que se puedan sacar se cubrirá con la bolsa de trabajo de la Conselleria y a través de ofertas de empleo público.

También habrá concursos de traslado para dar la posibilidad de cubrir plazas a profesionales de la zona de la Ribera que estén trabajando en otros departamentos.

En cuanto a los cargos directivos, se asumirán los que sean subrogables, mientras el resto se analizará su situación caso por caso.

Montón ha lanzado un mensaje de tranquilidad al garantizar que se mantendrá toda la cartera de servicios y seguirán todos los profesionales, incluso si alguna especialidad cuenta con ratios inferiores al de los centros públicos se incrementará el personal.

Sobre la masa salarial que deberá asumir la Generalitat, Montón ha comentado que aún no tienen el dato exacto, pero que en cualquier caso, pese a estar externalizado, la Conselleria ya paga a Ribera Salud 192 millones al año por la cápita de las atenciones: "Ahí está incluido el beneficio empresarial, que desaparecerá una vez se revierta el centro".

Montón ha reafirmado su idea de sumar a la red pública, además del hospital de Alzira, el de Dènia si finalmente fructifican las negociaciones con DKV, accionista mayoritario del centro.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha