La portada de mañana
Acceder
El volcán de La Palma extiende su destrucción entre escenas de impotencia
Podcast - 'Un tema Al día': La escalera política de Isabel Díaz Ayuso
Opinión - El infierno, por Rosa María Artal

El Gobierno regularizará de forma extraordinaria a los dos ciudadanos senegaleses que intentaron ayudar a Samuel

El Gobierno va a regularizar a Ibrahima y Magatte, los dos ciudadanos senegaleses que intentaron socorrer a Samuel, el joven homosexual asesinado en una paliza mortal en A Coruña, según ha adelantado la Cadena Ser y ha confirmado elDiario.es. Los hombres intervinieron para tratar de frenar la agresión y ambos han colaborado con la Policía en la investigación, a pesar del riesgo que conlleva debido a su situación administrativa. Uno de ellos se interpuso entre la víctima y quienes le golpeaban. El otro trató de apoyar a los amigos del fallecido.

El Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones ha tomado la decisión de conceder un permiso de residencia por circunstancias "excepcionales" a ambos inmigrantes debido a su "compromiso ciudadano, una demostración de humanidad y civismo encomiables", según informa la Secretaría de Estado encargada de asuntos migratorios.

Según la misma fuente, desde que el Ministerio tiene conocimiento de las circunstancias de los hombres que socorrieron a Samuel, sus equipos han mantenido conversaciones con la Delegación del Gobierno en Galicia para estudiar la posibilidad de tramitar su regularización. "Ibrahima y Magatte intervinieron para intentar salvar la vida de Samuel. España tiene el deber moral de reconocer su compasión, su humanidad y sus valores cívicos. Vamos a hacerlo documentándoles para regularizar su situación administrativa", ha declarado Jesús Perea, secretario de Estado de Migraciones.

Este martes, el delegado del Gobierno en Galicia, José Miñones, ha anunciado encontrarse en conversaciones con la Secretaría de Estado de Migraciones la regularización extraordinaria de ambos ciudadanos, quienes viven sin papeles en España. "Esperamos que se pueda regularizar en breve la situación (de los dos inmigrantes), porque se conoce en la investigación de los hechos que fueron dos de las personas que intermediaron, además con un papel activo, en la violenta paliza. Y por lo tanto es un acto de reconocimiento y creemos que es de derecho", afirmó.

Aunque la Ley de Extranjería impone duros requisitos a quienes intentan obtener los papeles tras llegar de forma irregular a España, como haber vivido en el país de manera clandestina durante tres años y un contrato de trabajo indefinido, el reglamento incluye disposiciones que permiten "proceder a documentar por circunstancias excepcionales" a personas en situación irregular.

El pasado lunes, Ibrahima, uno de los hombres que socorrió a Samuel, conoció a los amigos del joven asesinado, con los que se fundió en un abrazo, como muestran unas imágenes difundidas en redes sociales. Entonces, allegados del fallecido solicitaron de forma pública su regularización.

El Gobierno va a regularizar a Ibrahima y Magatte, los dos ciudadanos senegaleses que intentaron socorrer a Samuel, el joven homosexual asesinado en una paliza mortal en A Coruña, según ha adelantado la Cadena Ser y ha confirmado elDiario.es. Los hombres intervinieron para tratar de frenar la agresión y ambos han colaborado con la Policía en la investigación, a pesar del riesgo que conlleva debido a su situación administrativa. Uno de ellos se interpuso entre la víctima y quienes le golpeaban. El otro trató de apoyar a los amigos del fallecido.

El Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones ha tomado la decisión de conceder un permiso de residencia por circunstancias "excepcionales" a ambos inmigrantes debido a su "compromiso ciudadano, una demostración de humanidad y civismo encomiables", según informa la Secretaría de Estado encargada de asuntos migratorios.

Según la misma fuente, desde que el Ministerio tiene conocimiento de las circunstancias de los hombres que socorrieron a Samuel, sus equipos han mantenido conversaciones con la Delegación del Gobierno en Galicia para estudiar la posibilidad de tramitar su regularización. "Ibrahima y Magatte intervinieron para intentar salvar la vida de Samuel. España tiene el deber moral de reconocer su compasión, su humanidad y sus valores cívicos. Vamos a hacerlo documentándoles para regularizar su situación administrativa", ha declarado Jesús Perea, secretario de Estado de Migraciones.

Este martes, el delegado del Gobierno en Galicia, José Miñones, ha anunciado encontrarse en conversaciones con la Secretaría de Estado de Migraciones la regularización extraordinaria de ambos ciudadanos, quienes viven sin papeles en España. "Esperamos que se pueda regularizar en breve la situación (de los dos inmigrantes), porque se conoce en la investigación de los hechos que fueron dos de las personas que intermediaron, además con un papel activo, en la violenta paliza. Y por lo tanto es un acto de reconocimiento y creemos que es de derecho", afirmó.

Aunque la Ley de Extranjería impone duros requisitos a quienes intentan obtener los papeles tras llegar de forma irregular a España, como haber vivido en el país de manera clandestina durante tres años y un contrato de trabajo indefinido, el reglamento incluye disposiciones que permiten "proceder a documentar por circunstancias excepcionales" a personas en situación irregular.

El pasado lunes, Ibrahima, uno de los hombres que socorrió a Samuel, conoció a los amigos del joven asesinado, con los que se fundió en un abrazo, como muestran unas imágenes difundidas en redes sociales. Entonces, allegados del fallecido solicitaron de forma pública su regularización.

El Gobierno va a regularizar a Ibrahima y Magatte, los dos ciudadanos senegaleses que intentaron socorrer a Samuel, el joven homosexual asesinado en una paliza mortal en A Coruña, según ha adelantado la Cadena Ser y ha confirmado elDiario.es. Los hombres intervinieron para tratar de frenar la agresión y ambos han colaborado con la Policía en la investigación, a pesar del riesgo que conlleva debido a su situación administrativa. Uno de ellos se interpuso entre la víctima y quienes le golpeaban. El otro trató de apoyar a los amigos del fallecido.

El Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones ha tomado la decisión de conceder un permiso de residencia por circunstancias "excepcionales" a ambos inmigrantes debido a su "compromiso ciudadano, una demostración de humanidad y civismo encomiables", según informa la Secretaría de Estado encargada de asuntos migratorios.

13 de julio de 2021 - 14:46 h