Una nueva investigación periodística constata que al menos una persona murió en suelo español durante la tragedia de Melilla

Una nueva investigación sobre la tragedia de Melilla, realizada por el consorcio de periodistas Lighthouse Reports, constata que hubo al menos un muerto en el lado español de la frontera. Imágenes inéditas, testimonios y declaraciones oficiales evidencian que algunos cuerpos cayeron más allá de la puerta del paso fronterizo que separa Marruecos y España, según el documental en el que participan medios europeos como Le Monde, Spiegel y El País. Interior sigue insistiendo en que ninguna persona falleció en suelo español.

Las imágenes oficiales y varios vídeos de los hechos evidencian que la avalancha que provocó la mayor parte de víctimas mortales se produjo en el lado marroquí de la frontera, justo en la puerta que divide Marruecos de España, pero varios cuerpos acabaron a ambos lados de la alambrada. Un agente marroquí y un testigo apuntan a que al menos uno de ellos había muerto.

Uno de los vídeos analizados en la investigación muestra varios cuerpos tirados en el lado español de la frontera, justo detrás de la puerta en la que se produjo la avalancha. Las imágenes reflejan a un agente marroquí arrastrando a una de esas personas. Otro de ellos llega a tocar el pulso a uno de los jóvenes inconscientes en el lado español y asegura que “está muerto”.

Según el testimonio de uno de los supervivientes de la tragedia recogido en la investigación, ese joven al que un gendarme marroquí tocó el pulso era Abdul Aziz Yacoub y es uno de los fallecidos de la tragedia. Su cuerpo, aparentemente sin vida, estaba tirado junto a la puerta del puesto fronterizo, en el lado español. Dos fuentes oficiales distintas confirman al grupo de periodistas que, una vez superada esa puerta, comienza el territorio español. Aunque en un primer momento fuentes de Interior insistieron en que se trataba de una zona operativa conjunta y esa área no pertenecía a España, ahora el Ministerio sí reconoce que se trata de suelo español, pero insiste en que todas las muertes ocurrieron en Marruecos.

Fuentes oficiales de Interior han tachado la investigación de “hipótesis y conjeturas” que “carecen de cualquier base probatoria seria”. El Ministerio sigue defendiendo que “la actuación de la Guardia Civil fue absolutamente proporcional, profesional y ajustada a derecho, el trabajo de la Guardia Civil no tuvo ninguna incidencia en los fallecimientos, y ninguna muerte tuvo lugar en territorio nacional”. A su juicio, se trata de “especulaciones periodísticas”.

La investigación

Los periodistas que forman parte de la investigación han realizado 40 entrevistas a supervivientes de la tragedia, han analizado 140 vídeos y han elaborado una reconstrucción 3D del puesto fronterizo de Barrio Chino.

Daniel Howden, director de Lighthouse Reports, ha acudido a Bruselas a presentar la investigación en el Parlamento Europeo, invitado por el eurodiputado Miguel Urbán para unas jornadas en las que se proyectará un documental con imágenes inéditas de la reconstrucción de aquel fatídico 24 de junio, Melilla massacre: the cover up of spain's role in border deaths: “Abordar una historia como esta y profundizar requiere una cantidad significativa de recursos. Básicamente, lo que hacemos es tomar muchas de las pruebas visuales de los teléfonos, las cámaras, de los móviles y los mensajes que se enviaron en esos días. Incluso tomas de drones o de helicópteros. Tomamos todos estos fragmentos y luego los ponemos junto con los testimonios que podemos recopilar con los relatos de los testigos, los relatos de los supervivientes”.

De esta manera, Howden explica que han podido “reconstruir un modelo tridimensional para luego colocar esos fragmentos de pruebas, crear una línea de tiempo y juntar estas pequeñas piezas de un rompecabezas increíblemente complejo y unirlas de maneras que puede ayudar a las personas a reubicar lo que vieron y posicionarlo de una manera que pueda tener sentido”.

“Hacer esto lleva una cantidad increíble de tiempo”, explica el reportero: “Nos ha llevado la mayor parte de cuatro meses. Empezamos a trabajar en esto casi inmediatamente después de los acontecimientos del 24 de junio. Lighthouse es una redacción de investigación sin ánimo de lucro, y hemos estado comandado una alianza con El País, con Le Monde y Spiegel”.

A la vista de su investigación, ¿se produjeron muertes en España, en contra de lo afirmado por el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska? “Sí, en el documental se podrá ver y escuchar a un alto oficial de la Guardia Civil hablando. Hay una cita particularmente memorable de este oficial que obviamente no puede ser identificado porque nos habla confidencialmente, quien dijo que las fronteras no se pueden trazar entre las personas. Y lo que quiso decir es que hubo numerosas personas que murieron y que algunas de esas personas habrán muerto con un pie en España y con el hombro en Marruecos. Tenemos testigos oculares de los supervivientes que han identificado a amigos que están claramente posicionados, cuyos cuerpos también estaban colocados en el lado español de la frontera. Entonces, tenemos una admisión de facto de la posibilidad de que personas hayan muerto en el lado español por parte de un alto funcionario. Y tenemos testigos oculares que identifican en el vídeo las identidades de personas específicas que murieron en el lado español”.

¿Cuál fue el papel desempeñado por las fuerzas policiales españolas? “Hay varias cosas a tener en cuenta sobre las fuerzas españolas”, explica el reportero: “Lo primero es que estaban las fuerzas de seguridad españolas justo al lado de todo lo que estaba pasando. Tenían una visión a quemarropa de absolutamente todo lo que pasaba. Hemos tenido oficiales de policía españoles que nos hablan y describen y dibujan la frontera con gran claridad. Muchas personas lograron cruzar, varias personas fueron aplastadas en una estampida para escapar de las fuerzas marroquíes. Y podemos ver claramente que las fuerzas marroquíes continúan atacando a las personas, a pesar de que están en un estado de angustia considerable y heridas muy graves, y siguen siendo golpeadas en ese estado. Y sabemos que varias personas que estaban tiradas a su alrededor ya habían muerto”.

“Ahora”, dice Howden, “las personas que lograron pasar fueron acordonadas por unidades españolas. Y tenemos imágenes nunca antes vistas de reporteros en la escena que muestran a miembros de Guardia Civil golpeando a personas que estaban en el lado español. Un tema mucho más serio, que creo que merece una mayor exploración, es que cientos de personas que habían pasado fueron empujadas de vuelta al lado marroquí. Cuando las fuerzas españolas pudieron ver claramente que las personas que iban sobre ellas estaban del lado marroquí y alrededor de la valla y dentro del territorio español que previamente habían evacuado, las personas estaban siendo golpeadas. Era evidente que era un lugar inseguro al que regresar. Y muchas de las personas que fueron empujadas de regreso a través de la frontera ese día fueron arrojadas como cadáveres y dejadas hasta tres horas al sol sin ningún tipo de tratamiento médico. Ahora, no tenemos autopsias que nos permitan ser definitivos sobre la causa de muerte en las 23 muertes conocidas. Pero lo que sí podemos decir es que no consta que se haya ofrecido ningún tratamiento médico, a pesar de que en el lado español había una ambulancia que estaba a 100 metros. Y en el lado marroquí había al menos varias ambulancias que, por lo que podemos ver en las pruebas de vídeo que tenemos y de las personas con las que hablamos, no hay señales de que estuvieran habituadas a hacer otra cosa que deshacerse de los muertos”.

Una nueva investigación sobre la tragedia de Melilla, realizada por el consorcio de periodistas Lighthouse Reports, constata que hubo al menos un muerto en el lado español de la frontera. Imágenes inéditas, testimonios y declaraciones oficiales evidencian que algunos cuerpos cayeron más allá de la puerta del paso fronterizo que separa Marruecos y España, según el documental en el que participan medios europeos como Le Monde, Spiegel y El País. Interior sigue insistiendo en que ninguna persona falleció en suelo español.

Las imágenes oficiales y varios vídeos de los hechos evidencian que la avalancha que provocó la mayor parte de víctimas mortales se produjo en el lado marroquí de la frontera, justo en la puerta que divide Marruecos de España, pero varios cuerpos acabaron a ambos lados de la alambrada. Un agente marroquí y un testigo apuntan a que al menos uno de ellos había muerto.

Uno de los vídeos analizados en la investigación muestra varios cuerpos tirados en el lado español de la frontera, justo detrás de la puerta en la que se produjo la avalancha. Las imágenes reflejan a un agente marroquí arrastrando a una de esas personas. Otro de ellos llega a tocar el pulso a uno de los jóvenes inconscientes en el lado español y asegura que “está muerto”.

Según el testimonio de uno de los supervivientes de la tragedia recogido en la investigación, ese joven al que un gendarme marroquí tocó el pulso era Abdul Aziz Yacoub y es uno de los fallecidos de la tragedia. Su cuerpo, aparentemente sin vida, estaba tirado junto a la puerta del puesto fronterizo, en el lado español. Dos fuentes oficiales distintas confirman al grupo de periodistas que, una vez superada esa puerta, comienza el territorio español. Aunque en un primer momento fuentes de Interior insistieron en que se trataba de una zona operativa conjunta y esa área no pertenecía a España, ahora el Ministerio sí reconoce que se trata de suelo español, pero insiste en que todas las muertes ocurrieron en Marruecos.

Fuentes oficiales de Interior han tachado la investigación de “hipótesis y conjeturas” que “carecen de cualquier base probatoria seria”. El Ministerio sigue defendiendo que “la actuación de la Guardia Civil fue absolutamente proporcional, profesional y ajustada a derecho, el trabajo de la Guardia Civil no tuvo ninguna incidencia en los fallecimientos, y ninguna muerte tuvo lugar en territorio nacional”. A su juicio, se trata de “especulaciones periodísticas”.

La investigación

Los periodistas que forman parte de la investigación han realizado 40 entrevistas a supervivientes de la tragedia, han analizado 140 vídeos y han elaborado una reconstrucción 3D del puesto fronterizo de Barrio Chino.

Daniel Howden, director de Lighthouse Reports, ha acudido a Bruselas a presentar la investigación en el Parlamento Europeo, invitado por el eurodiputado Miguel Urbán para unas jornadas en las que se proyectará un documental con imágenes inéditas de la reconstrucción de aquel fatídico 24 de junio, Melilla massacre: the cover up of spain's role in border deaths: “Abordar una historia como esta y profundizar requiere una cantidad significativa de recursos. Básicamente, lo que hacemos es tomar muchas de las pruebas visuales de los teléfonos, las cámaras, de los móviles y los mensajes que se enviaron en esos días. Incluso tomas de drones o de helicópteros. Tomamos todos estos fragmentos y luego los ponemos junto con los testimonios que podemos recopilar con los relatos de los testigos, los relatos de los supervivientes”.

De esta manera, Howden explica que han podido “reconstruir un modelo tridimensional para luego colocar esos fragmentos de pruebas, crear una línea de tiempo y juntar estas pequeñas piezas de un rompecabezas increíblemente complejo y unirlas de maneras que puede ayudar a las personas a reubicar lo que vieron y posicionarlo de una manera que pueda tener sentido”.

“Hacer esto lleva una cantidad increíble de tiempo”, explica el reportero: “Nos ha llevado la mayor parte de cuatro meses. Empezamos a trabajar en esto casi inmediatamente después de los acontecimientos del 24 de junio. Lighthouse es una redacción de investigación sin ánimo de lucro, y hemos estado comandado una alianza con El País, con Le Monde y Spiegel”.

A la vista de su investigación, ¿se produjeron muertes en España, en contra de lo afirmado por el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska? “Sí, en el documental se podrá ver y escuchar a un alto oficial de la Guardia Civil hablando. Hay una cita particularmente memorable de este oficial que obviamente no puede ser identificado porque nos habla confidencialmente, quien dijo que las fronteras no se pueden trazar entre las personas. Y lo que quiso decir es que hubo numerosas personas que murieron y que algunas de esas personas habrán muerto con un pie en España y con el hombro en Marruecos. Tenemos testigos oculares de los supervivientes que han identificado a amigos que están claramente posicionados, cuyos cuerpos también estaban colocados en el lado español de la frontera. Entonces, tenemos una admisión de facto de la posibilidad de que personas hayan muerto en el lado español por parte de un alto funcionario. Y tenemos testigos oculares que identifican en el vídeo las identidades de personas específicas que murieron en el lado español”.

¿Cuál fue el papel desempeñado por las fuerzas policiales españolas? “Hay varias cosas a tener en cuenta sobre las fuerzas españolas”, explica el reportero: “Lo primero es que estaban las fuerzas de seguridad españolas justo al lado de todo lo que estaba pasando. Tenían una visión a quemarropa de absolutamente todo lo que pasaba. Hemos tenido oficiales de policía españoles que nos hablan y describen y dibujan la frontera con gran claridad. Muchas personas lograron cruzar, varias personas fueron aplastadas en una estampida para escapar de las fuerzas marroquíes. Y podemos ver claramente que las fuerzas marroquíes continúan atacando a las personas, a pesar de que están en un estado de angustia considerable y heridas muy graves, y siguen siendo golpeadas en ese estado. Y sabemos que varias personas que estaban tiradas a su alrededor ya habían muerto”.

“Ahora”, dice Howden, “las personas que lograron pasar fueron acordonadas por unidades españolas. Y tenemos imágenes nunca antes vistas de reporteros en la escena que muestran a miembros de Guardia Civil golpeando a personas que estaban en el lado español. Un tema mucho más serio, que creo que merece una mayor exploración, es que cientos de personas que habían pasado fueron empujadas de vuelta al lado marroquí. Cuando las fuerzas españolas pudieron ver claramente que las personas que iban sobre ellas estaban del lado marroquí y alrededor de la valla y dentro del territorio español que previamente habían evacuado, las personas estaban siendo golpeadas. Era evidente que era un lugar inseguro al que regresar. Y muchas de las personas que fueron empujadas de regreso a través de la frontera ese día fueron arrojadas como cadáveres y dejadas hasta tres horas al sol sin ningún tipo de tratamiento médico. Ahora, no tenemos autopsias que nos permitan ser definitivos sobre la causa de muerte en las 23 muertes conocidas. Pero lo que sí podemos decir es que no consta que se haya ofrecido ningún tratamiento médico, a pesar de que en el lado español había una ambulancia que estaba a 100 metros. Y en el lado marroquí había al menos varias ambulancias que, por lo que podemos ver en las pruebas de vídeo que tenemos y de las personas con las que hablamos, no hay señales de que estuvieran habituadas a hacer otra cosa que deshacerse de los muertos”.

Una nueva investigación sobre la tragedia de Melilla, realizada por el consorcio de periodistas Lighthouse Reports, constata que hubo al menos un muerto en el lado español de la frontera. Imágenes inéditas, testimonios y declaraciones oficiales evidencian que algunos cuerpos cayeron más allá de la puerta del paso fronterizo que separa Marruecos y España, según el documental en el que participan medios europeos como Le Monde, Spiegel y El País. Interior sigue insistiendo en que ninguna persona falleció en suelo español.

Las imágenes oficiales y varios vídeos de los hechos evidencian que la avalancha que provocó la mayor parte de víctimas mortales se produjo en el lado marroquí de la frontera, justo en la puerta que divide Marruecos de España, pero varios cuerpos acabaron a ambos lados de la alambrada. Un agente marroquí y un testigo apuntan a que al menos uno de ellos había muerto.