eldiario.es

9

Cuando el nuevo norte es el de siempre: especulación y desigualdad

El futuro siempre luce más bonito en un render.

“Como si fuera una maldición —o una premonición—, la especulación acompañó a la nueva capital desde el primer momento”. La casualidad ha querido que la aprobación de la Operación Chamartín, ahora conocida como Madrid Nuevo Norte, me pille leyendo Barcelona – Madrid. Decadencia y auge (ED Libros, 2019), de Josep Maria Martí Font. El libro, que es como una extensión de otro del mismo autor, La España de las ciudades (ED Libros, 2017), pero con una mirada más en detalle a las dos grandes urbes nacionales, relata los porqués de la caída de Barcelona y el auge de Madrid. Como cuenta Martí Font, Madrid creció en época de Franco engullendo pueblos y convirtiéndolos en barrios con la intención de ponerla como ciudad hegemónica de la Península. Con la Transición y, sobre todo, con el primer gobierno socialista, la pugna entre ambas localidades se igualó. Con Aznar, volvió el desequilibrio.

“Aznar diseñó el Madrid actual con la idea de que fuera la Miami europea; una capital de cómo mínimo diez millones de habitantes”. Para ello, explica el autor, se crearon las infraestructuras convenientes —como la red radial de alta velocidad, que no sólo conecta lugares lejanos sino que absorbe poblaciones cercanas (Toledo, Segovia, Guadalajara, Cuenca, Ciudad Real) para extender la mancha urbana, y la ampliación de Barajas y su pretensión de ser hub internacional, sobre todo para conexiones americanas—, se culminó la privatización de grandes empresas públicas como Telefónica, Repsol y Endesa y se hizo del ladrillo el eje de la productividad española. Todo ello alimentaba unos capitales instalados en el centro, bien cerca del poder que tan bien les complacía, y perfectamente conectados para recibir inversiones de todo el mundo y redistribuirlas, si eso y comisiones aparte, por el resto de un país cada vez más dependiente de su capital. Pero el desequilibrio territorial consecuente no sólo lo padecía el estado, la propia ciudad veía cómo ese crecimiento se quedaba cada vez en menos manos y la desigualdad crecía. Madrid es hoy la segunda gran ciudad con más desigualdad social de Europa y la capital más segregada del continente, una urbe rota en dos por una diagonal de suroeste a noreste que deja la riqueza para la parte de arriba.

El Madrid Nuevo Norte ahora aprobado por unanimidad por todos los grupos del Ayuntamiento y aplaudido por la mayoría de los medios de comunicación es un ciclo de esteroides para esta situación. Por mucho que se repita que la operación responde a la necesidad de “cerrar una herida urbana” —la abierta por las vías de la estación—, el plan es, desde el principio, un negocio inmobiliario. La cosa nace en 1993 con González de presidente y Borrell como ministro de Fomento y responsable por eso de Renfe, que adjudica a Argentaria (ahora BBVA) suelo público, previamente expropiado, para un desarrollo urbanístico. La operación va engordando pero también va siendo frenada por diversas circunstancias hasta que, justo cuando llega al poder de la ciudad la confluencia municipalista que prometió preocuparse por vigilar el desequilibrio territorial y los movimientos especulativos, se acelera.

Seguir leyendo »

Por qué es necesario limitar la capacidad de puertos y aeropuertos: si el turismo fuera un país sería el tercero más contaminante del mundo

Los combustibles de los aviones no están gravados con ningún tipo de impuesto.

Hay que poner límites a la capacidad de los aeropuertos y de los puertos. Lo dijo el viernes la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, tras su visita al Rainbow Warrior de Greenpeace, y aseguró que va a tratar de incluirlo en la declaración de emergencia climática de la ciudad que está preparando. El uso de la perífrasis verbal en la oración anterior demuestra mi poca confianza en que se consiga realmente reducir el tráfico del puerto y el aeropuerto de Barcelona, dos infraestructuras en vías de ampliación. Pero la noticia es que por fin alguien al mando ha afirmado lo evidente: no se pueden abordar los problemas que genera el sector turístico sin abrir el melón de la gestión de la capacidad de carga. Y para ocuparse realmente de tal cosa, es evidente que no basta con poner tornos en la plaza de San Marcos de Venecia o cupos para entrar al Parque Güell: hay que ir a por las grandes infraestructuras.

Los movimientos de viajeros suben cada año. En 2018 fueron 1.400 millones de llegadas internacionales, el 6% más que el año anterior, que fue el penúltimo de una serie de récords. El turismo es el negocio que más aumenta, supone más del 10% del PIB mundial y en torno al 9% del empleo, es el cuarto sector en importancia detrás del comercio, las finanzas y el petróleo y el gas. Por todo esto, no resulta fácil imaginar que las palabras de Ada Colau vayan a ser realidad próximamente. La tendencia no es a limitar sino a crecer. Europa ha decidido volcar su economía en el sector servicios y muy especialmente en esta área: de los 1.400 millones de llegadas, 713 fueron en nuestro continente. Los demás también quieren su parte del pastel. Todos suben en más del 6% menos América (que lo hace sólo un 3%). ¿Y qué ocurre con todo este crecimiento? Que provoca un aumento de los costes sociales y medioambientales.

He dejado escrito en Exceso de equipaje (Debate, 2018), mi libro sobre el tema, que, si el turismo fuera un país, sería el cuarto más contaminante del mundo. No es cierto. Los datos para afirmar tal cosa los saqué de la propia Organización Mundial del Turismo (OMT), organismo de la ONU que es, sobre todo, promotor del sector, y que le atribuye el 5% de las emisiones de gases de efecto invernadero. Ahora hay estudios que suben el porcentaje al 8% y, según esta cifra, estaríamos hablando del tercer país más contaminante del planeta, por detrás de China y EE. UU y por delante de la India.

Seguir leyendo »

Madrid Central y el conflicto como forma de gobierno

Una ilustración de Iván Solbes que explica muy bien por qué Madrid Central debe ser un asunto de consenso. (www.ivansolbes.com)

Una ilustración de Iván Solbes que explica muy bien por qué Madrid Central debe ser un asunto de consenso. (www.ivansolbes.com) Iva Solbes www.ivansolbes.com

Pues ya está. El nuevo gobierno de la ciudad ha aprobado la moratoria de las multas en Madrid Central hasta el 30 de septiembre. El ruido está hecho. Por lo que cuentan quienes han hablado de cerca con el alcalde, no parece que esté en sus planes eliminar la restricción de tráfico; básicamente, porque "no pueden". Pero cualquiera sabe. También pensábamos que Trump no iba a ser tan bruto como para cumplir todo lo prometido y en un mes ya había hecho reales buena parte de los delirios que habían salido de su cuenta de Twitter. La comparación no es casual.

Convertir asuntos como la salud, la contaminación y el cambio climático en muros para la división ideológica es una irresponsabilidad gravísima y, al mismo tiempo, una tendencia mundial. No, Madrid Central no consiste en proteger un distrito para hacerlo mejor que otros. Es una medida que quiere evitar el tráfico de paso (el que usa las calles como carreteras) y, por tanto, reducir el uso del vehículo privado, mejorar la calidad del aire y la vida en general. En toda la ciudad.

Seguir leyendo »

Nacho Padilla: “No hay asunción más clasista que entender que a ciertas personas o sectores no hay que ofrecerles calidad gráfica”

Nacho Padilla, director creativo del Ayuntamiento de Madrid en la etapa de Carmena.

Director Creativo del Ayuntamiento de Madrid. Hace unos años pronunciar esto habría sonado a risa floja, a chiste malo, a paradoja. Hoy es una de las cosas que vamos a echar de menos con el cambio de gobierno. La semana pasada se despidió del Palacio de Cibeles Nacho Padilla, el hombre que demuestra la excepción: a veces, en la política de gobierno y de partidos, sí llega la persona justa al sitio indicado. Padilla ha trabajado durante muchos años en el mundo de la publicidad, como director creativo en varias agencias multinacionales, pero también ha lucido siempre una sensibilidad hacia los asuntos del bien común. De hecho, su última actividad era una agencia pequeña dedicada exclusivamente a contar proyectos con valor social. En 2016 llega al Ayuntamiento con ese cargo que hasta entonces era imposible y, como señala él mismo, con sólo tres exigencias por parte de Manuela Carmena y Rita Maestre, sus jefas finales: “Profesionalidad, transparencia, rendición de cuentas”.

a

Su trabajo ha sido reconocido sobre todo por la parte más visible: la calidad y el cuidado de las imágenes que contaban las cosas de la ciudad. La comunicación del Ayuntamiento de Madrid en ese tiempo no ha sido mejor porque haya sido más bonita que la de antes o la de otras ciudades, ha sido mejor porque ha sido más eficaz y lo ha sido porque ha ayudado a construir un relato compartido. Los madrileños se han reconocido en la imagen que ha proyectado su administración y eso ha generado más sentido de pertenencia en una ciudad en la que no sobra. Pero, aparte del trabajo de dirección y coordinación de diseñadores, creativos y agencias, hay algo que se debe poner en valor. Padilla, junto a Sara Mouriño, responsable de publicidad, y el resto del equipo de la dirección general de comunicación han puesto orden en la contratación de proveedores a través de un acuerdo marco y han racionalizado y justificado públicamente la inversión en publicidad institucional.

Seguir leyendo »

La vuelta del pesimismo a las ciudades: llega la política de la farsa y la furia

La foto de Ortega Smith y Martínez-Almeida es la foto del pesimismo que ha llegado.

Hace cuatro años por estas fechas se empezó a vivir un clima de optimismo urbano en el mundo que no sólo tenía que ver con los resultados de las municipales de aquí, aunque sí tenía bastante relación. En España llegaron los ayuntamientos del cambio a Madrid, Barcelona, Valencia, Cádiz, Zaragoza, Santiago, A Coruña y Ferrol. Detrás de esas confluencias hubo un trabajo largo y espeso en torno a un movimiento municipalista que venía de la concepción no partidista y muy participativa de la política surgida del 15M. Fuera de España, todo esto fue visto con admiración por los sectores más activistas y con sorpresa y expectación por el resto. No me lo invento, he comprobado cómo Carmena y Colau eran tratadas casi como estrellas del rock en grandes cumbres como la de alcaldes de Bogotá y Hábitat III en Quito, ambas en 2016. La otra estrella de esas reuniones era Anne Hidalgo, la alcaldesa socialista de París y otro icono de la ola de optimismo de la que hablo. Sadiq Khan en Londres es otro ejemplo; incluso Bill de Blasio en Nueva York, aunque pueda estar en las antípodas del municipalismo de aquí. De hecho, lo que unía a todos estos alcaldes y alcaldesas y a la expectación sobre ellos no era tanto la ideología sino la forma de enfrentar a los retos urbanos.

Las ciudades son generadoras pero también sufridoras de los grandes problemas del mundo: la desigualdad, la emergencia climática, los problemas de vivienda... También pueden ser, por eso, creadoras y canalizadoras de las soluciones. Durante estos años, hemos visto cómo estos asuntos llenaban el discurso de los gobernantes municipales —algunos por convicción, muchos por simple imitación— y, por tanto, de la conversación. En poco tiempo, todos hemos aprendido a hablar más y mejor de movilidad, espacio público, gentrificación, turistificación, resiliencia, participación, etc. La cultura y el interés sobre lo urbano han crecido junto a ese optimismo en el que, de alguna manera, se ponía en las ciudades la esperanza como resistencia progresista frente a otros poderes en los que iba abriéndose paso el autoritarismo.

Posiblemente, ha habido más ruido que nueces. Precisamente en estos años han avanzado más rápido que nunca los traumas urbanos, azuzados por la voracidad de unos capitales cada vez más concentrados y poderosos, que operan por el mundo como si fuese su jardín y que han pasado por encima de casi todas las buenas intenciones de alcaldes y alcaldesas. Siendo realistas, no ha habido un giro copernicano, no ha habido tanto cambio. Puede que hubiera hecho falta más tiempo, seguro que se necesitaba más valentía. En cualquier caso, ha sido buena y era muy necesaria esta ola de optimismo y de conversación ciudadana. Y, sí, estoy escribiendo en pasado.

Seguir leyendo »

Viva Las Vegas, vivo en Las Vegas

En la ciudad espectacular todo es excitante.

Las Vegas es una ciudad diseñada para el ocio. La capital mundial del entretenimiento, como se dice a sí misma, lo es desde que en 1931 se legalizó el juego en su Estado. En seguida vinieron los grandes hoteles y los casinos. La historia del lugar está muy contada en libros, películas y canciones: inversiones millonarias, pelotazos inmobiliarios, rentabilidades extremas, corrupción, mafia, rat pack y tal. Por mucho que uno sepa, sigue siendo impresionante toparse de noche con el reflejo de las luces de todo ese dispendio en el cielo que cae a plomo sobre el desierto de Nevada. También lo es aterrizar de día y ser asaltado en la ventanilla del avión por imitaciones de París, Venecia o Nueva York. Las Vegas es una ciudad turística inventada que se ha hecho a base de copiar la realidad y convertirla casi en parodia, siempre con el juego como eje de su modelo de negocio. Así ha sido hasta ahora.

El otro día leía una crónica de Mónica Montero en El País Semanal en la que contaba que Las Vegas se ha reinventado en vista de que lo del juego ya no funciona como antes. Y se ha convertido en la capital mundial de los DJ estrella, algo así como un una Ibiza en el desierto, un festival permanente. También ha invertido en profundizar en su versión del deporte espectacular y atraer grandes franquicias para contar con una oferta de temporada. Los Oakland Raiders de fútbol americano van a ser de allí y se buscan más equipos de la NBA y otras ligas profesionales. La lectura del texto me generó bastante confusión. No tanto por Las Vegas, que entiendo que tiene un modelo de ciudad basado en el turismo y el consumo, sino por el resto de las urbes del mundo. Quiero decir, ¿sigue Las Vegas siendo un reflejo exagerado de las ciudades globales o, al contrario, éstas son las que imitan a la capital mundial del entretenimiento?

No hace falta irse muy lejos en el tiempo ni en el espacio para pillar dos ejemplos que pueden ayudar a hallar la respuesta. El pasado fin de semana, Madrid acogió la final de la Champions y Barcelona, el Primavera Sound. No voy a entrar en ninguno de los dos eventos, a los que ya la actualidad ha dejado viejos; tan sólo sirven de muestra del posicionamiento de ambas ciudades, y de tantas otras, como lugares en los que ocurren cosas excitantes: celebraciones deportivas —incluidas las de los equipos locales, para los que todo son facilidades—, festivales musicales con subvención, eventos internacionales de lo que sea que brille mucho. Se trata de atraer gentes y miradas de todo el mundo, de mantener la marca constantemente lustrosa y luminosa, como si fuese un neón del Strip.

Seguir leyendo »

Algunos libros para leer la ciudad

Una de las imágenes de 'Microgeografías de Madrid', de Belén Bermejo.

'Safari en la pobreza', de Darren McGarvey (Capitán Swing).

'Safari en la pobreza', de Darren McGarvey (Capitán Swing).

 

Crónica desde el lado olvidado de la ciudad
El libro empieza por la cárcel y no es casualidad. Como esos autores de suspense tan seguros de su trama que no temen contar primero el final para luego explicar cómo se llegó ahí, Darren McGarvey arranca su Safari en la pobreza por uno de los términos posibles cuando naces y creces en el lado olvidado de la ciudad. Él es de Pollock, al sur de Glasgow, una de esas reservas de pobreza que rompe la armonía de la urbe presumida. Es una brecha física, que se demuestra en la configuración del barrio y en la dificultad de acercarse desde él a un centro que es mucho más que geográfico, pero también lo es moral, emocional e intelectual. McGarvey es rapero y su nombre artístico es Loki, como el del hermano de Thor al que nunca dejaron ser bueno (quizá aquí haya también mensaje). Y es activista y educador social. Y fue alcohólico, hijo de una madre también adicta. Lo cuenta en el libro, como cuenta los problemas con las bandas, la violencia y la ira constante en su entorno, el vacío asistencial, los problemas de vivienda o la llegada de la regeneración para romper definitivamente los lazos comunitarios. Lo hace sin dogmas y sin excusas, repartiendo responsabilidades por doquier pero recordando las de cada uno, empezando por las suyas. No hay idealización de la pobreza ni del barrio, lo cual hace el trago todavía más amargo. Por eso es recomendable, porque lo que pasa en Pollock es lo que pasa en Villaverde, en Ciutat Meridiana, en Otxarkoaga y en muchos otros lugares y necesitamos que nos lo cuenten.
Safari en la pobreza, Darren McGarvey (traducción de Martin Schifino). Capitán Swing.

'Microgeografías de Madrid', de Belén Bermejo (Plan B).

'Microgeografías de Madrid', de Belén Bermejo (Plan B).

Seguir leyendo »

Lo que nos cuenta la muerte de Pujan Koirala sobre el modelo económico y social al que van nuestra ciudades

Protesta frente a la sede de Glovo en Barcelona por la muerte de Pujan Koirala.

"Por lo que sea, creo en las sincronías. Mientras muere un repartidor de Glovo, la derecha vuelve a Madrid de mano de la extrema derecha. Ambas cosas, que me producen tremenda pena y rabia, son notas de la misma melodía". Natalia Mirapeix es directora de arte, activista y buena amiga. El lunes, como muchos, expresaba en sus redes sus sentimientos y su visión sobre lo que había pasado el domingo. Como nadie, mostraba una realidad que va más allá de la amargura por saber qué lado político va a administrar el tablero y que tiene que ver con quién es el dueño de ese tablero y cuáles son las reglas que va a imponer, que está imponiendo.

Pujan Koirala es el nombre del rider de Glovo que murió el sábado en Barcelona. Un muchacho de 23 años de Nepal que, pasando por Alemania, había llegado aquí a buscarse la vida. Por lo que cuenta David López Frías en El Español, la perdió por un reparto de no más de cinco euros. Un viaje en nombre de un compañero, puesto que él no estaba dado de alta en el sistema. Tampoco tenía papeles. En este suceso se manifiestan la precariedad, la inseguridad y la explotación laboral, temas que revolotean siempre que se habla de empresas como Glovo, Deliveroo, Uber y demás representantes de la gig economy. Pero hay algo aún más gordo de fondo.

De hecho, llamarlo gig economy es una forma de despistarnos de su verdadero calado. La economía del bolo, del recado o la ñapa sería tal cosa si se efectuase realmente entre iguales. Esto va muchísimo más allá. Es una de esas perversiones del capitalismo que podría ser digna de elogio si esto fuera una obra de ficción distópica. Pero no, esto es la puñetera realidad y a lo que estamos asistiendo es a la institucionalización de la economía informal. Después de toda una vida oyendo a las administraciones manifestar su rechazo a las actividades económicas irregulares y viendo cómo iban persiguiendo la venta ambulante, la música callejera o el menudeo, nos encontramos con que ahora no sólo no la ponen freno, sino que hasta la fomentan. El despiste ante la coartada tecnológica no debería ser excusa.

Seguir leyendo »

Nostalgia de un mañana que nunca llegará

Carmena, en la rueda deprecas tras conocer los resultados.

No es fácil escribir del futuro y lo es mucho menos cuando se hace mirando con nostalgia a un mañana que nunca llegará. Si no cambia mucho la línea de coqueteos y pactos habida hasta ahora, en la ciudad de Madrid va a gobernar de nuevo la derecha y la experiencia de eso que se llamó nueva política se ha quedado en flor de una legislatura. Puede que nos pasemos cuatro años buscando los votos que marcaron la diferencia o puede que pensemos en que hubo una oportunidad histórica para hacer de verdad las cosas de otra manera y no se aprovechó. La responsabilidades pueden repartirse por todas partes. Por la exigencia y la militancia impaciente, pero también por las personas que, desde el gobierno, quizás no entendieron que para mantener la ilusión y la movilización necesaria para marcar la diferencia en un lugar que tiende a lo rancio, hacía falta ser más valiente y dialogante. Por lo que sea, hoy toca escribir de lo que viene.

Madrid es el motor económico de España, una de las grandes capitales de Europa por población y de las que más crece el empleo, una ciudad atractiva para los grandes capitales y para el turismo internacionales. De todo esto se ha presumido en esta legislatura, compartiendo ese afán competitivo tan actual, esas ganas de ser una ciudad global que gane no se sabe muy bien qué. Madrid, al mismo tiempo, es una de las capitales más desiguales de la OCDE, un lugar en el que la tasa de pobreza está por encima del 20% y la mitad de los hogares tienen dificultades para llegar a fin de mes y en el que, como señalaba el estupendo trabajo de datos de Ana Ordaz y Analía Plaza de hace unos días, se gana menos que hace cuatro años pero se paga un 40% más por el alquiler de un piso. Madrid, por todo lo expresado en este párrafo, necesita urgentemente medidas de contención para esa tendencia de hacer de las urbes tableros para inversores y visitantes que es fuente de desequilibrios cada vez más difíciles de revertir. Sin duda, esa contención no ha sido suficiente por parte del gobierno que nos deja. Tampoco se puede dudar de que el que viene no sólo no la va aplicar, sino que muy probablemente abrirá el grifo para que nos ahoguemos un poco más.

El principal problema de esta ciudad es la vivienda. Es un asunto mundial que aquí afecta especialmente porque la oferta social escasea especialmente. Aunque ha presumido mucho de ello en campaña, el gobierno de Carmena no ha destacado especialmente en este ámbito en el que, por otra parte, las competencias y recursos son fundamentalmente regionales. A pesar de que en su programa promete 15.000 viviendas de alquiler a precio tasado, no es de esperar que el PP haga nada decente en este tema y sólo podemos soñar que su política no sea tan indecente como la que practicó anteriormente, que consistió en malvender miles de propiedades públicas a fondos buitre. En cuanto a las viviendas de uso turístico, parte importante de problema, el frágil Plan Especial de Hospedaje que sacó en el último momento la concejalía de urbanismo tiene pinta de no resistir mucho tiempo, lo cual dejaría el decreto de la Comunidad como la norma imperante y, salvo intervención del Estado, nos veremos ante una práctica liberalización del sector.

Seguir leyendo »

"No hay que promover viajar menos, sino viajar mejor; teniendo en cuenta el impacto ecológico, económico y social"

Sito Veracruz, cofundador de Fairbnb.coop.

¿Necesita el mundo otra plataforma de alquiler de viviendas de uso turístico? Hace cosa de un mes, The New Yorker publicaba un reportaje sobre "la invasión de Airbnb en Barcelona". Por las mismas fechas, Terraferida denunciaba el "aumento histórico de las plazas turísticas en Baleares". Poco después, se anunciaba la entrada de la grandísima cadena hotelera Marriott en el negocio. Y, hace unas semanas, el urbanista Richard Shearmur daba este titular en La Vanguardia: "El 20% de los pisos de París ya se alquilan por días a turistas". La cuestión es que no sólo crece este negocio, sino que aumenta sin parar el número de movimientos internacionales en el mundo: 1.400 millones de visitas internacionales en 2018, un 6% más que el año anterior, que fue el penúltimo de una serie de récords históricos. El turismo es ahora mismo un gran invento para algunos y un problemón para muchos, una muestra de los nuevos y viejos modelos de la economía de mercado que está generando conflictos urbanos por doquier. Y es en este momento cuando sale a jugar por fin Fairbnb.coop, una cooperativa que propone una plataforma de alquileres vacacionales que "sólo contiene alojamientos legales y éticos y dona el 50% de la comisión de servicio a proyectos sociales locales elegidos por los vecinos y los viajeros".

Fairbnb.coop lleva cociéndose desde 2016, impulsada desde dos de las ciudades europeas más afectadas por la sobredosis de turismo, Ámsterdam y Venecia, y con un alicantino residente en la ciudad holandesa al frente. Sito Veracruz es un urbanista especialmente volcado en las aplicaciones de la tecnología para buscar soluciones a los asuntos urbanos. Es él quien responde desde allí las preguntas sobre esta plataforma que a finales de junio lanza una "fase beta 5" en otras cinco ciudades piloto europeas, Barcelona, Valencia, Ámsterdam, Venecia y Bolonia, y que está en plena campaña de crowdunding. Campañas, de hecho, porque son dos. Una en España, para "financiar una ruta de presentaciones en diferentes ciudades españolas que servirán como punto de partida de los nodos locales"; y otra internacional, para contribuir a desarrollar su tecnología.

¿Cuáles son los criterios que hacen justa esta propuesta frente a otras?

Seguir leyendo »