eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Mitsubishi admite que ha falseado sus datos de emisiones desde 1991

Esta nueva confesión amplía lo admitido hace unos días por la compañía, cuando reconoció haber trucado las pruebas de emisiones desde el 2002

Mitsubishi Motors ha perdido más de la mitad de su valor en la Bolsa de Tokio e incluso se plantea su futuro

Mitsubishi falseó datos de eficiencia energética de 625.000 minivehículos

Mitsubishi falseó datos de eficiencia energética como mínimo de 625.000 minivehículos EFE

El escándalo de emisiones de Mitsubishi amenaza con adquirir las dimensiones del Dieselgate de Volkswagen. La compañía japonesa acaba de admitir que lleva incumpliendo la normativa del país usada para medir la eficiencia del combustible desde 1991, lo que amplía el foco a todas las unidades fabricadas por la marca desde hace 25 años. 

Con esta confesión se escribe un capítulo más de una historia que comenzó hace una semana, cuando Mitsubishi Motors reconoció que manipuló las emisiones de 625.000 motores con el objeto de “presentar datos de consumo mejores que los reales”. Después, y según informa Bloomberg, reconocieron no haber cumplido con la normativa japonesa desde 2002, fecha que acaban de modificar otra vez hasta 1991. 

En el comunicado inicial informaron con detalle de los vehículos afectados, que apuntan de lleno a Nissan, a los que vendieron miles de unidades y que cuenta con un importante mercado en España. Según la compañía, los manipulados fueron los eK Wagon y Ekspace, manufacturados por MMC, y los modelos Dayz y Dayz Roox, fabricados para Nissan Motors Corporation desde junio de 2013. Sus cuentas de 625.000 motores manipulados salen de la suma de las 157.000 unidades vendidas del eK Wagon y el Ek Space y las 468.000 unidades suministradas del Dayz y Dayz Roox a Nissan.

El engaño consistía en inflar más los neumáticos, ya que las ruedas con mayor presión hacen que los coches consuman menos combustible y emitan menos durante las pruebas de calificación medioambiental. Después, se vendían los vehículos afirmando que eran entre un 5% y un 10% más eficiente de lo que en realidad es.

A consecuencia del escándalo, el valor en la Bolsa de Tokio de Mitsubishi se ha desplomado abruptamente en más de la mitad e incluso se empieza a cuestionar su viabilidad futura. Durante la rueda de prensa en la que admitió el fraude, el actual presidente de la compañía, Tetsuro Aikawa, no pudo más que "pedir disculpas" tras los acontecimientos de los últimos días. 

Desde que se destapara el escándalo de Volkswagen, en todo el mundo se ha puesto el punto de mira en las emisiones de los vehículos con investigaciones en Francia, Reino Unido o Alemania. A éstas se suma ahora la confesión de Mitsubishi Motors. 

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha