El fondo de rescate bancario pierde otros 1.352 millones pese al aumento del valor de su participación en CaixaBank

El Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), la sociedad estatal que canalizó el rescate financiero, perdió durante el ejercicio de 2021 más de 1.300 millones de euros, pese a recortar en más de un 62% los números rojos que obtuvo en 2020. El organismo señala en una nota de prensa emitida este viernes, eso sí, que se ha producido un aumento del 122% a la valoración que daba a su participación en Bankia, hoy en CaixaBank tras la fusión cerrada el año pasado.

El FROB cerró 2021 con 1.352 millones de euros de pérdidas frente a los 3.639 millones de euros que obtuvo en 2020, el año de la pandemia. El pasado ejercicio achacó estas pérdidas al “deterioro consecuencia de los efectos contables de la fusión entre Bankia y CaixaBank en el Grupo BFA”, un impacto que sigue manteniendo para el pasado año. “Se trata de un impacto meramente contable con el que se dan por contabilizados todos los ajustes consecuencia de la fusión”, señala el FROB.

El organismo defiende que este resultado negativo “no es reflejo de la positiva evolución” que, desde el anuncio de la fusión de CaixaBank y Bankia, ha tenido el valor de mercado de la participación estatal en la entidad. El FROB lo cifra en 2.400 millones, un 122% más del que tenía antes de que se anunciara el acuerdo. Cabe señalar que, pese al importante aumento de valor que ha tenido esta participación, todavía queda lejos de vislumbrarse una recuperación del rescate de Bankia, que ronda todavía los 20.000 millones.

El balance del FROB a cierre de 2021, asciende a 5.183 millones de euros, con un patrimonio neto positivo de 2.849 millones de euros. Al cierre de 2020, FROB presentaba un patrimonio neto negativo por un total de 1.390 millones de euros. El FROB achaca el aumento de este patrimonio neto negativo a la diferencia de la valoración contable que le daba a la participación que tenía en Bankia, donde tenía el control, que la que tiene en CaixaBank. “Es importante destacar igualmente que este resultado contable del FROB carece de impacto alguno en el déficit o la deuda pública”, defiende la nota.

Durante el año 2021 se ha registrado por parte del FROB un impacto positivo en la cuenta de resultados por importe de 168 millones de euros, consecuencia del exceso de provisión fruto de la actualización de la estimación del coste de las garantías otorgadas por el FROB en los procesos de venta de entidades. El margen financiero en 2021, al igual que en ejercicios anteriores, ha sido negativo, por un importe de menos 69 millones de euros, ya que el activo del balance del FROB (principalmente la participación en BFA y la posición de tesorería del FROB) no ha generado suficientes ingresos para compensar el gasto financiero del pasivo del FROB, que se financia esencialmente mediante el préstamo recibido del Estado. A 31 de diciembre de 2021, este préstamo tenía un saldo de 1.865 millones de euros, tras la capitalización parcial, previa autorización del MEDE, realizada el 20 de diciembre de 2021

El Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), la sociedad estatal que canalizó el rescate financiero, perdió durante el ejercicio de 2021 más de 1.300 millones de euros, pese a recortar en más de un 62% los números rojos que obtuvo en 2020. El organismo señala en una nota de prensa emitida este viernes, eso sí, que se ha producido un aumento del 122% a la valoración que daba a su participación en Bankia, hoy en CaixaBank tras la fusión cerrada el año pasado.

El FROB cerró 2021 con 1.352 millones de euros de pérdidas frente a los 3.639 millones de euros que obtuvo en 2020, el año de la pandemia. El pasado ejercicio achacó estas pérdidas al “deterioro consecuencia de los efectos contables de la fusión entre Bankia y CaixaBank en el Grupo BFA”, un impacto que sigue manteniendo para el pasado año. “Se trata de un impacto meramente contable con el que se dan por contabilizados todos los ajustes consecuencia de la fusión”, señala el FROB.

El organismo defiende que este resultado negativo “no es reflejo de la positiva evolución” que, desde el anuncio de la fusión de CaixaBank y Bankia, ha tenido el valor de mercado de la participación estatal en la entidad. El FROB lo cifra en 2.400 millones, un 122% más del que tenía antes de que se anunciara el acuerdo. Cabe señalar que, pese al importante aumento de valor que ha tenido esta participación, todavía queda lejos de vislumbrarse una recuperación del rescate de Bankia, que ronda todavía los 20.000 millones.

El balance del FROB a cierre de 2021, asciende a 5.183 millones de euros, con un patrimonio neto positivo de 2.849 millones de euros. Al cierre de 2020, FROB presentaba un patrimonio neto negativo por un total de 1.390 millones de euros. El FROB achaca el aumento de este patrimonio neto negativo a la diferencia de la valoración contable que le daba a la participación que tenía en Bankia, donde tenía el control, que la que tiene en CaixaBank. “Es importante destacar igualmente que este resultado contable del FROB carece de impacto alguno en el déficit o la deuda pública”, defiende la nota.

Durante el año 2021 se ha registrado por parte del FROB un impacto positivo en la cuenta de resultados por importe de 168 millones de euros, consecuencia del exceso de provisión fruto de la actualización de la estimación del coste de las garantías otorgadas por el FROB en los procesos de venta de entidades. El margen financiero en 2021, al igual que en ejercicios anteriores, ha sido negativo, por un importe de menos 69 millones de euros, ya que el activo del balance del FROB (principalmente la participación en BFA y la posición de tesorería del FROB) no ha generado suficientes ingresos para compensar el gasto financiero del pasivo del FROB, que se financia esencialmente mediante el préstamo recibido del Estado. A 31 de diciembre de 2021, este préstamo tenía un saldo de 1.865 millones de euros, tras la capitalización parcial, previa autorización del MEDE, realizada el 20 de diciembre de 2021

El Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), la sociedad estatal que canalizó el rescate financiero, perdió durante el ejercicio de 2021 más de 1.300 millones de euros, pese a recortar en más de un 62% los números rojos que obtuvo en 2020. El organismo señala en una nota de prensa emitida este viernes, eso sí, que se ha producido un aumento del 122% a la valoración que daba a su participación en Bankia, hoy en CaixaBank tras la fusión cerrada el año pasado.

El FROB cerró 2021 con 1.352 millones de euros de pérdidas frente a los 3.639 millones de euros que obtuvo en 2020, el año de la pandemia. El pasado ejercicio achacó estas pérdidas al “deterioro consecuencia de los efectos contables de la fusión entre Bankia y CaixaBank en el Grupo BFA”, un impacto que sigue manteniendo para el pasado año. “Se trata de un impacto meramente contable con el que se dan por contabilizados todos los ajustes consecuencia de la fusión”, señala el FROB.