La portada de mañana
Acceder
ESPECIAL | Las trampas del sistema fiscal
La Abogacía del Estado deja de defender multas de Montoro
OPINIÓN | 'Bajona fiscal', por Antón Losada

El primer semestre deja un balance devastador con 394 muertes laborales, 60 más que el año pasado

Laura Olías

0

60 trabajadores muertos más en el primer semestre del año respecto al mismo periodo del anterior. 60 fallecidos más hasta sumar un total de 394 personas que perdieron la vida en accidentes de trabajo en la primera mitad del año en España, según las cifras provisionales del Ministerio de Trabajo. El devastador aumento de víctimas mortales, del 18%, se explica en parte por las 21 muertes del naufragio del pesquero gallego Vila de Pitanxo en aguas de Terranova. Pero no solo. Hay también un gran aumento en las víctimas de la construcción, por ejemplo.

Del total de 394 víctimas mortales, 320 personas fallecieron en accidentes durante su jornada de trabajo, un 15,5% que en el primer semestre del año pasado, y otras 74 lo hicieron por accidentes 'in itinere', como se conocer a los siniestros al ir o volver del puesto de trabajo, lo que también es considerado un accidente laboral. Este último dato se ha incrementado un 30% respecto a 2021.

Según los datos de Trabajo, 353 personas fallecidas eran asalariados, es decir que estaban empleadas por cuenta ajena, y otras 41 víctimas mortales trabajaban por cuenta propia, eran autónomas.

Por sexos, como es habitual, las muertes alcanzan en una inmensa mayoría a hombres (con 362 trabajadores) respecto a las 35 trabajadoras fallecidas.

Entre enero y junio, los accidentes con baja laboral aumentaron también en un 18% en relación al mismo periodo de 2021, hasta un total de 310.211 siniestros: 273.300 se produjeron en el centro de trabajo (un 20% más) y 36.911 'in itínere', con un aumento del 6,4%.

“Ayer martes fallecieron al menos tres trabajadores, un trabajador de la construcción por caída desde un andamio en Rentería, un conductor por accidente de su camión en Elgoibar y un empleado de una explotación ganadera de la localidad murciana de Fuente Álamo a causa de un golpe de calor. No podemos seguir así”, ha alertado este miércoles Mariano Sanz, secretario de Salud Laboral y Sostenibilidad Medioambiental de CCOO.

“Lo venimos advirtiendo desde hace muchos meses: la siniestralidad laboral está desbocada y eso es en buena parte producto del deterioro de los sistemas preventivos en las empresas y de la falta de puesta en marcha de políticas públicas activas en materia de seguridad y salud en el trabajo”, ha advertido Sanz.

UGT ha pedido este jueves abrir una mesa de diálogo social sobre siniestralidad laboral para “articular un Plan de choque” de forma inmediata, ha apuntado el sindicato en una nota. “No pueden faltar acciones para mejorar la gestión preventiva de los riesgos psicosociales de origen laboral, ya que la primera causa de muerte por accidente de trabajo son los infartos y derrames cerebrales”, apuntan.

Siniestralidad preocupante en la construcción

El Ministerio de Trabajo advierte en la propia estadística de que las 21 víctimas del Vila de Pitanxo marcan la estadística de muertes laborales, especialmente en determinados datos, como el aumento del 250% de las muertes laborales por “Ahogamiento en un líquido” y del 123,1% de víctimas en el sector agrario.

Pero, más allá de la tragedia en Terranova, el aumento de las víctimas mortales, los 60 fallecidos más hasta el total de casi 400 víctimas mortales, se explican también por el aumento de la siniestralidad en otros sectores.

Hay un total de 126 personas que fallecieron hasta junio en accidentes por “infartos, derrames cerebrales y otras causas estrictamente naturales”, 19 más que el año pasado. Otras 59 víctimas murieron por “quedar atrapado, ser aplastado, sufrir una amputación”, 15 trabajadores más, lo que supone un aumento del 34% respecto al mismo periodo en 2021.

Si atendemos a los sectores de actividad, mirando el índice de incidencia (que calcula las muertes por cada 100.000 trabajadores para evitar las fluctuaciones por aumento del empleo), la mortalidad aumentan en todos menos en el el sector servicios. Con un alza de las muertes del 3% en la industria, del 32% de la construcción y del 131% en el sector agrario (marcado por el hundimiento en Terranova, como se apuntaba).

En números absolutos, las víctimas laborales de la construcción alcanzan ya las 70 hasta junio, 19 personas más que en el primer semestre del año pasado.

“Hay que detener esta sangría”

CCOO ha difundido un comunicado en el que exige acciones al Gobierno para detener este incremento de las muertes laborales, que lamenta que no tiene “tanta repercusión pública” y ni “una reacción tan decidida para intentar contener su escalada” como otros problemas, como la escalada de la inflación.

“Estamos valorando la adopción de medidas más intensas para situar este grave problema entre las principales prioridades políticas y para exigir que se adopten todas las medidas necesarias que paren esta sangría”, ha indicado Mariano Sanz.

El sindicalista recuerda que los datos disponibles aún no contienen información de los posibles efectos de las olas del calor que han marcado este verano, ocasionando muertes como la de José Antonio González, el trabajador de la limpieza de Madrid que falleció por un golpe de calor en julio.

Desde UGT se propone crear una figura a nivel estatal, similar al delegado y delegada de prevención territorial. “Entre sus funciones se encontrarían hacer visitas a empresas y asesorar en materia de seguridad y salud en el trabajo en las pymes y micropymes donde no haya representación de las personas trabajadoras”, apunta la organización sindical.

60 trabajadores muertos más en el primer semestre del año respecto al mismo periodo del anterior. 60 fallecidos más hasta sumar un total de 394 personas que perdieron la vida en accidentes de trabajo en la primera mitad del año en España, según las cifras provisionales del Ministerio de Trabajo. El devastador aumento de víctimas mortales, del 18%, se explica en parte por las 21 muertes del naufragio del pesquero gallego Vila de Pitanxo en aguas de Terranova. Pero no solo. Hay también un gran aumento en las víctimas de la construcción, por ejemplo.

Del total de 394 víctimas mortales, 320 personas fallecieron en accidentes durante su jornada de trabajo, un 15,5% que en el primer semestre del año pasado, y otras 74 lo hicieron por accidentes 'in itinere', como se conocer a los siniestros al ir o volver del puesto de trabajo, lo que también es considerado un accidente laboral. Este último dato se ha incrementado un 30% respecto a 2021.

Según los datos de Trabajo, 353 personas fallecidas eran asalariados, es decir que estaban empleadas por cuenta ajena, y otras 41 víctimas mortales trabajaban por cuenta propia, eran autónomas.

Por sexos, como es habitual, las muertes alcanzan en una inmensa mayoría a hombres (con 362 trabajadores) respecto a las 35 trabajadoras fallecidas.

Entre enero y junio, los accidentes con baja laboral aumentaron también en un 18% en relación al mismo periodo de 2021, hasta un total de 310.211 siniestros: 273.300 se produjeron en el centro de trabajo (un 20% más) y 36.911 'in itínere', con un aumento del 6,4%.

“Ayer martes fallecieron al menos tres trabajadores, un trabajador de la construcción por caída desde un andamio en Rentería, un conductor por accidente de su camión en Elgoibar y un empleado de una explotación ganadera de la localidad murciana de Fuente Álamo a causa de un golpe de calor. No podemos seguir así”, ha alertado este miércoles Mariano Sanz, secretario de Salud Laboral y Sostenibilidad Medioambiental de CCOO.

“Lo venimos advirtiendo desde hace muchos meses: la siniestralidad laboral está desbocada y eso es en buena parte producto del deterioro de los sistemas preventivos en las empresas y de la falta de puesta en marcha de políticas públicas activas en materia de seguridad y salud en el trabajo”, ha advertido Sanz.

UGT ha pedido este jueves abrir una mesa de diálogo social sobre siniestralidad laboral para “articular un Plan de choque” de forma inmediata, ha apuntado el sindicato en una nota. “No pueden faltar acciones para mejorar la gestión preventiva de los riesgos psicosociales de origen laboral, ya que la primera causa de muerte por accidente de trabajo son los infartos y derrames cerebrales”, apuntan.

Siniestralidad preocupante en la construcción

El Ministerio de Trabajo advierte en la propia estadística de que las 21 víctimas del Vila de Pitanxo marcan la estadística de muertes laborales, especialmente en determinados datos, como el aumento del 250% de las muertes laborales por “Ahogamiento en un líquido” y del 123,1% de víctimas en el sector agrario.

Pero, más allá de la tragedia en Terranova, el aumento de las víctimas mortales, los 60 fallecidos más hasta el total de casi 400 víctimas mortales, se explican también por el aumento de la siniestralidad en otros sectores.

Hay un total de 126 personas que fallecieron hasta junio en accidentes por “infartos, derrames cerebrales y otras causas estrictamente naturales”, 19 más que el año pasado. Otras 59 víctimas murieron por “quedar atrapado, ser aplastado, sufrir una amputación”, 15 trabajadores más, lo que supone un aumento del 34% respecto al mismo periodo en 2021.

Si atendemos a los sectores de actividad, mirando el índice de incidencia (que calcula las muertes por cada 100.000 trabajadores para evitar las fluctuaciones por aumento del empleo), la mortalidad aumentan en todos menos en el el sector servicios. Con un alza de las muertes del 3% en la industria, del 32% de la construcción y del 131% en el sector agrario (marcado por el hundimiento en Terranova, como se apuntaba).

En números absolutos, las víctimas laborales de la construcción alcanzan ya las 70 hasta junio, 19 personas más que en el primer semestre del año pasado.

“Hay que detener esta sangría”

CCOO ha difundido un comunicado en el que exige acciones al Gobierno para detener este incremento de las muertes laborales, que lamenta que no tiene “tanta repercusión pública” y ni “una reacción tan decidida para intentar contener su escalada” como otros problemas, como la escalada de la inflación.

“Estamos valorando la adopción de medidas más intensas para situar este grave problema entre las principales prioridades políticas y para exigir que se adopten todas las medidas necesarias que paren esta sangría”, ha indicado Mariano Sanz.

El sindicalista recuerda que los datos disponibles aún no contienen información de los posibles efectos de las olas del calor que han marcado este verano, ocasionando muertes como la de José Antonio González, el trabajador de la limpieza de Madrid que falleció por un golpe de calor en julio.

Desde UGT se propone crear una figura a nivel estatal, similar al delegado y delegada de prevención territorial. “Entre sus funciones se encontrarían hacer visitas a empresas y asesorar en materia de seguridad y salud en el trabajo en las pymes y micropymes donde no haya representación de las personas trabajadoras”, apunta la organización sindical.

60 trabajadores muertos más en el primer semestre del año respecto al mismo periodo del anterior. 60 fallecidos más hasta sumar un total de 394 personas que perdieron la vida en accidentes de trabajo en la primera mitad del año en España, según las cifras provisionales del Ministerio de Trabajo. El devastador aumento de víctimas mortales, del 18%, se explica en parte por las 21 muertes del naufragio del pesquero gallego Vila de Pitanxo en aguas de Terranova. Pero no solo. Hay también un gran aumento en las víctimas de la construcción, por ejemplo.

Del total de 394 víctimas mortales, 320 personas fallecieron en accidentes durante su jornada de trabajo, un 15,5% que en el primer semestre del año pasado, y otras 74 lo hicieron por accidentes 'in itinere', como se conocer a los siniestros al ir o volver del puesto de trabajo, lo que también es considerado un accidente laboral. Este último dato se ha incrementado un 30% respecto a 2021.