La portada de mañana
Acceder
España hizo durante la Navidad un 29% menos de pruebas de COVID-19
Sánchez y Casado lanzan en Catalunya la campaña más incierta
Opinión - Lo de las vacunas no lo vamos a consentir, por Elisa Beni

Prácticas internacionales y Erasmus virtual: así funciona el intercambio con universidades latinoamericanas

Graduación de alumnos colombianos.

La Educación Superior en línea no solo está rompiendo barreras sociales sino que además se ha convertido en un factor para el progreso de las mismas universidades latinoamericanas, al impulsar su proceso de digitalización. 

La digitalización de la enseñanza superior es una necesidad a nivel global, y muy especialmente en Latinoamérica. El aumento de estudiantes previsto en esta región del mundo en las próximas dos décadas (pasará de los actuales 4.500 por cien mil habitantes a 8.674 en 2040, según Massification of Higher Education revisited) hace muy necesaria la educación superior a través de Internet, para que atienda la demanda que la universidad tradicional no podrá absorber.

Además, las universidades latinoamericanas deben recorrer todavía un amplio camino para mejorar sus tasas de retención del estudiante con nuevos formatos más atractivos y que eviten el abandono. Según el Banco Mundial, solo la mitad de los alumnos latinoamericanos logra obtener el título entre los 25 y 29 años. El resto se distribuye entre quienes tardan aún más tiempo o, simplemente, se quedan en el camino y nunca lo consiguen. 

Por parte de los profesores, también hay datos preocupantes. Un estudio del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) revela que tres de cuatro docentes latinoamericanos aún no están preparados para incorporar las nuevas tecnologías digitales a sus clases. 

La mayoría de las universidades carece de una estrategia clara de transformación digital de su modelo educativo. Pero la COVID ha convertido en imprescindible lo que antes se veía solo como necesario: nadie duda ya de que la digitalización de la Educación Superior no debe retrasarse, pues contribuye a la inclusión y la igualdad en las sociedades, sobre todo las de países emergentes.

Intercambio de buenas prácticas

En este contexto, la Universidad Internacional de La Rioja (UNIR), 100% digital desde sus inicios hace más de una década, ha puesto en marcha una serie de programas formativos para contribuir a la calidad, la internacionalización y la transformación digital de la educación superior en América Latina.

“La cooperación inter-universitaria es una fuente de enriquecimiento mutuo, porque permite intercambiar buenas prácticas sobre oferta académica, investigación, métodos docentes, procesos de gestión y cualquier tipo de actividad que mejore la vida universitaria”, afirma el rector de UNIR, José María Vázquez García-Peñuela. 

“UNIR nació con un firme compromiso por la cooperación académica, muy especialmente con la comunidad hispanohablante en América. Desde un inicio, hemos compartido nuestros conocimientos con instituciones a través de múltiples iniciativas, que han tenido un éxito notable y que se han intensificado en los últimos años”, afirma.

Erasmus virtual para América Latina

Un ejemplo de esta colaboración son iniciativas como el Programa de Movilidad Virtual Mejía Lequerica, un Erasmus virtual para América Latina, que agrupa a 15 universidades ecuatorianas. En una primera edición, 500 estudiantes cursaron gratuitamente asignaturas de UNIR sin necesidad de desplazamiento. Gracias a esta experiencia lograron familiarizarse con la educación superior online.

En la II edición de este programa  (celebrada en 2020), se sumaron otras ocho universidades de Ecuador, con lo que la oferta virtual llegó a más de 1.500 universitarios de pregrado.

UNIR México, por su parte, firmó un convenio de colaboración con la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) e ingresó en a la Red ECOS de la Secretaría de Educación, Ciencia, Tecnología e Innovación del gobierno de la Ciudad de México, para participar en un consorcio que, entre otros proyectos, impulsará la movilidad virtual de estudiantes y profesores.

Formación para la investigación

Los investigadores universitarios latinoamericanos han podido participar del Programa Internacional de Formación en Cultura de la Investigación, que capacita a docentes universitarios, investigadores y gestores de la investigación. El programa se puso en marcha en 2018, y ha  permitido que por las aulas virtuales de UNIR pasen más de 2.000 profesores universitarios de Ecuador, Colombia, México, República Dominicana, Guatemala, El Salvador, Paraguay, Perú o Panamá. 

El objetivo es optimizar el trabajo del investigador, ampliando conocimientos sobre herramientas como la bibliometría y la ofimática, o proporcionando canales para difundir mejor los resultados.  

El programa es una aportación fundamental para potenciar “la formación investigadora universitaria”, según Nadia Cherañuk, rectora de la Universidad Autónoma de Encarnación de Paraguay y vicepresidenta de la Red Internacional de Universidades (ACINNET).

Formación para dirigir la universidad

Otro capítulo de especial importante está relacionado con la formación de los gestores universitarios. Para ellos, UNIR puso en marcha el Programa de Dirección y Gestión de Universidades, que inició su andadura con un grupo de rectores, vicerrectores y secretarios generales de diversas universidades de Ecuador, con el objetivo de preparar responsables para que lideren con éxito el cambio que requiere la universidad global del siglo XXI. El pasado noviembre comenzó una nueva edición del Programa con rectores y altos directivos de universidades de Colombia, Ecuador, Perú y Paraguay. 

Profesores en línea en plena pandemia

En colaboración con la OEI, UNIR ha impulsado un programa de transformación digital que en plena pandemia ha formado a más de 5.000 docentes de más de veintitrés países de América Latina.

Mediante ayudas y becas, las ágoras digitales de UNIR han proporcionado herramientas para adquirir competencias digitales y aplicarlas al proceso de aprendizaje.

Ana Capilla, coordinadora de Educación Superior de la OEI, señala que la iniciativa es “una respuesta a la petición de ayuda de los gobiernos de los 23 países en los que opera este organismo para afrontar el desafío de la capacitación de docentes en línea”.

Etiquetas
Publicado el
16 de diciembre de 2020 - 05:00 h

Descubre nuestras apps

stats