Para la ministra de Medio Ambiente el ATI de Almaraz es simplemente una “piscina seca”

Almaraz interior

eldiarioex / Efe

La ministra española de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, ha declarado que el nuevo almacén de residuos nucleares de Almaraz, el ATI, es simplemente una piscina “completamente seca” y “estanca”, después de que técnicos de la Comisión Europea y de Portugal hayan visitado la central por el incidente internacional creado por su construcción

La visita de una delegación portuguesa el lunes a la central nuclear de Almaraz (Cáceres) responde a que "España quiere dar toda la transparencia" a las nuevas instalaciones.

"Desde el entender de todos los técnicos esto es un almacén, es decir, una piscina estanca" y "completamente seca" que "no tiene mayor impacto ambiental" que el de "una obra de ingeniería civil" con un "movimiento de tierras".

La ministra no aludió al contenido de esa “piscina”, que será combustible gastado, residuos, que permanecerán ahí activos durante miles de años.

Tejerina recordó que el Consejo de Seguridad Nuclear de España también dio su visto bueno al proyecto y ha llegado a decir que la situación "incluso mejora con respecto a la situación actual" de la central.

"España quiere dar toda la transparencia, toda la información necesaria tanto a la Comisión Europea (CE) como a nuestros vecinos y amigos portugueses. Desde ese punto de vista nos hemos comprometido a que Portugal pueda hacer un seguimiento", ha declarado a la prensa García Tejerina en Bruselas antes de participar en un Consejo de ministros de Medio Ambiente de la UE.

La pasada semana, sin embargo, Portugal retiró su denuncia ante la CE contra España por la futura construcción del Almacén de Residuos Nucleares (ATI) de Almaraz, a unos 100 kilómetros de la frontera lusa, una vez que Bruselas admitió la queja y las autoridades españolas accedieron a contar en este tema con las lusas.

Este compromiso contempla que las autoridades portuguesas sean informadas del desarrollo del proyecto y que puedan visitar las instalaciones, como ocurrió el lunes con una comitiva lusa en un acercamiento que Lisboa valoró por su "espíritu de apertura".

"Para España es una prioridad trabajar siempre de la mano de Portugal", añadió García Tejerina, quien aseguró que la obra cuenta con todos los avales medioambientales y nucleares y que en su opinión el proyecto no requería "un estudio medioambiental transfronterizo".

"Estamos ofreciendo todas las garantías y se está cumpliendo con todas las obligaciones y compromisos que como países vecinos y miembros de la UE nos otorgamos entre Estados".

Visita del lunes

La delegación de autoridades portuguesas que estuvo en la Central Nuclear de Almaraz registró un "espíritu de apertura" durante la visita y considera que podrá hacer una primera apreciación sobre la construcción del almacén de residuos nucleares dentro de dos semanas.

"La comitiva portuguesa que este lunes estuvo en las instalaciones de la central española de Almaraz registró un espíritu de apertura y fue destacable la activa presencia de la Comisión Europea en este encuentro", según un comunicado divulgado por el gabinete del ministro de Medioambiente luso, João Matos Fernandes.

La delegación lusa -liderada por el presidente de la Agencia Portuguesa del Medioambiente, Nuno Lacasta, e integrada por técnicos de varias áreas recogió información sobre el estudio de impacto ambiental y el proyecto del almacén de residuos nucleares.

"Los especialistas nacionales tuvieron la oportunidad de confirmar que todavía no se iniciaron los trabajos de construcción del almacén de residuos radiactivos y sólo se registró que se han talado árboles en la zona", señala el mismo comunicado.

Toda la información recogida durante la visita, así como documentación adicional que va a ser solicitada, será ahora analizada por los peritos.

La delegación portuguesa considera que en la semana del 13 de marzo "deberán estar reunidas las condiciones para que se produzca una primera apreciación" a partir de la documentación recogida.

La visita formaba parte del acuerdo anunciado la semana pasada entre los Gobiernos de España y Portugal para abordar la futura construcción del almacén de residuos nucleares de Almaraz.

Dicho acuerdo, calificado de "amistoso", preveía que Portugal retirase la queja que presentó ante Bruselas para solicitar un informe de impacto ambiental que tuviese en cuenta los efectos transfronterizos que tendría la construcción del almacén de la planta, situada a unos 100 kilómetros de la frontera.

Por su parte, España se comprometía a no hacer nada "irreversible" y a no autorizar el funcionamiento del almacén hasta que Lisboa estudie la información pertinente sobre la infraestructura.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats