Aumentan los prostíbulos en las casas de campo, difíciles de localizar

Mujer en contexto de prostitución.

La pandemia ha provocado el aumento de pisos en las ciudades, pero también de casas en zonas rurales, donde se ejerce la prostitución, una cuestión que preocupa a las administraciones, según se ha puesto de manifiesto en un curso destinado a policías locales que se desarrollaba este lunes en Badajoz.

La directora general del Instituto de la Mujer de Extremadura (Imex), Estela Contreras, explicó a los periodistas que los cierres de clubes por la pandemia permitieron detectar una mayor movilidad de las mujeres víctimas que son trasladadas a pisos o a casas de campo.

En el caso de los espacios rurales, estas casas de campo son muy difíciles de detectar, debido a los entornos donde se ubican.

"Se sabe dónde están los clubes, pero los pisos, o los inmuebles de las zonas rurales no se detectan tan fácilmente”, ha manifestado Contreras, de ahí que sea “fundamental” la coordinación de administraciones, Fuerzas y Cuerpos de Seguridad y asociaciones del tercer sector.

Los agentes no pueden entrar fácilmente en una vivienda privada, de ahí el importante papel de las asociaciones que acceden a las víctimas para detectar esos inmuebles en ciudades o entornos rurales.

Según ha apuntado a este respecto, una plataforma ha detectado solo en Almendralejo 17 pisos donde se estaba prostituyendo a mujeres, aunque podrían ser muchos más en ese municipio.

“Preocupa la situación en toda Extremadura, porque esta realidad existe y hay que combatirla”, ha aseverado.

Por su parte, la directora general de Emergencias, Protección Civil e Interior, Nieves Villar, ha destacado la importancia de la formación a los agentes, pues son los más cercanos a los pequeños municipios y por tanto los responsables de la primera intervención ante este tipo de delitos.

El curso “Aproximación a la trata de personas con fines de explotación sexual en Extremadura” va dirigido a la Policía Local de municipios de la comunidad autónoma, donde se forma en relación a cómo afrontar estas situaciones, la atención a las mujeres y los recursos existentes.

Según se ha indicado, solo entidades como MZC o Apramp trabajan en la actualidad con 204 y 330 mujeres víctimas de trata, respectivamente, en un territorio donde las mafias aprovechan la cercanía con Portugal para trasladarlas al país vecino en el caso de presión policial.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats