Entrevista Consejera de Movilidad, Transporte y Vivienda de Extremadura

Leire Iglesias: "No me preocupan los chistes por el tren, me preocupa que se cumpla con los extremeños"

La consejera extremeña de Movilidad, Transporte y Vivienda, Leire Iglesias

Esta semana se han cumplido cuatro años de la histórica movilización de que llevó a unos 15.000 extremeños a manifestarse en Madrid para reclamar un tren digno y una mejora de las infraestructuras ferroviarias. Ese día, miles de banderas con los colores de Extremadura llenaron el cielo azul que lucía en la capital de España. Allí estaban también el presidente de la Junta, Guillermo Fernández Vara, sus consejeros, todos los partidos políticos , un buen número de alcaldes y los agentes sociales y económicos.

De esta unión hoy no queda casi nada. Pero eso no quiere decir que la modernización del ferrocarril extremeño no sea una realidad cada vez más cercana, aunque para algunos grupos políticos y colectivos de la región no sea a la velocidad deseable en todos los sentidos.

Con motivo de ese aniversario, elDiario.es Extremadura ha entrevistado a la consejera de Movilidad, Transporte y Vivienda, Leire Iglesias, en el tren Cáceres-Madrid, donde ha viajado esta semana acompañada por la directora general de Transportes, Eva María Sánchez-Montero, para mantener una reunión con la Secretaría de Estado de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana y trabajar en la planificación de las infraestructuras extremeñas pendientes, una vez que está a punto de finalizar la millonaria inversión en el tren de esta comunidad.

El tren de Extremadura ha pasado de ser un drama con incidencias diarias para los que vivimos aquí a convertirse en motivo de mofa y chiste en toda España. Usted es desde 2019 la responsable de Movilidad y Transportes, ¿cómo le hace sentir?

Que no se produzcan esas incidencias y averías no es casualidad. Es que ha habido cambios, se han ido adoptando soluciones sobre los principales problemas que teníamos en nuestras infraestructuras, en los servicios y las máquinas. y en las máquinas y la maquinaria y servicios. Ha habido una renovación de la vía. Mire, yo recuerdo en esa manifestación de Madrid de hace cuatro años que había dos eslóganes: 'Tren digno" y 'No me rindo', y a continuación había titulares como '15% de traviesas de madera', que ya por ejemplo no quedan; el material rodante mas viejo de España, que ya no está; ningún kilometro de doble vía, que no esta en servicio aún pero que ya está prácticamente completo en todo el trayecto. Pues bien, buena parte de los cambios que se han producido para evitar esos imágenes han sido consecuencia de las inversiones que se han hecho en estos años. Los motivos de la mofa y la burla tienen que ver con eso porque no quiero pensar que el cachondeo sea una forma de reírse de los extremeños, si no mas bien la revés. La movilización en Madrid sirvió para hacer cómplice a la sociedad española de las reivindicaciones y necesidades que teníamos en Extremadura de mejorar nuestras infraestructuras ferroviarias y así se entendió.

¿Entonces ya no hay argumentos para esos chistes?

Aún hay argumentos para la reivindicación, que es lo importante. No me preocupan los chistes, me preocupa que se cumpla con los extremeños.

Los políticos han convertido en un mantra que Extremadura ha sido históricamente maltratada y la sociedad se ha apropiado de él. ¿Comparte esa apreciación¿ ¿Extremadura está ahora más o menos maltratada que hace unos años?

Más que maltratada, creo que todavía hay una deuda con Extremadura. En un momento dado se decide en este país un modelo de desarrollo por el que a unas regiones se las encasilla en un espacio y se apuesta por un proceso de industrialización en otras, pero después se nos pide a todas que compitamos en igualdad de condiciones. Quizá hay una deuda de con Extremadura que no se salda solo con transferencias del Estado en los presupuestos, sino que se salda también con un acompañamiento en las políticas que podamos impulsar desde esta región. Y no me refiero son solo las infraestructuras. Las infraestructuras son un paso, además hay otras deudas pendientes.

¿Y se están solventado esas deudas?

En esto momentos sentimos un acompañamiento del Gobierno de España en algunos proyectos. Ya veremos si se salda esa deuda.

En Extremadura se comenzó a hablar de AVE, de la alta velocidad, ahora del tren rápido... ¿Se están rebajando las expectativas?

Ni cambian los proyectos ni se rebajan la expectativas. El tren de alta velocidad entre Badajoz y Madrid tendrá que llegar en el trayecto completo y en plataforma de alta velocidad. Pero antes se pondrá en marcha el de alta velocidad entre Plasencia y Badajoz porque es una forma de no retrasar su puesta en servicio para que a medida que se vayan completando las inversiones, estas generen beneficios a la ciudadanía. Podríamos esperar a tenerlo entero, pero es mas razonable aprovechar las infraestructuras a medida que se terminen. Pero eso no quiere decir que haya renuncia a la alta velocidad entre Extremadura y Madrid.

¿Cuál es la situación real de las obras de la conexión con Madrid? ¿Será electrificada o no? 

Estamos a dos velocidades. Entre Plasencia y Badajoz esta prácticamente terminada la doble va y él año que viene se acometerá la electrificación, aunque las catenarias y las subestaciones ya están en marcha en muchas partes del trayecto. La inversión ya está hecha y falta que se pueda poner en funcionamiento con los elementos de seguridad y algunas cuestiones que permitan la circulación electrificado. Queda pendiente el tramo Plasencia y Navalmoral de la Mata, que ya esta en licitación o en obras prácticamente completo. A partir de Navalmoral, la conexión con Oropesa y Toledo lleva más retraso porque caducó la declaración de impacto ambiental y habido que volver a empezar con los estudios informativos.

La alta velocidad, el año que viene

Entonces, ¿cuándo se van a poder desplazar los viajeros extremeños en un tren de alta velocidad?

El año que viene. Las obras están prácticamente terminadas y entre Plasencia y Badajoz ya tendremos un tren circulando por la plataforma de alta velocidad. Será en primer lugar en velocidad alta, no en tren de alta velocidad. Y primero sin electrificar y luego electrificado. Se hará una primera puesta en servicio sin electrificar, con doble vía, pero que ya supone una mejora importante porque se reducirán los tiempos de viaje 50 minutos entre Badajoz y Madrid. Estamos hablando ya de que el uso de la nueva plataforma de alta velocidad, de grandes rectas, con trenes como los Talgo que pueden llegar a circular a 200km h nos va a permitir una mejora muy competitiva sobre el servicio actual.

Es la promesa que hizo el presidente del Gobierno en el Congreso del PSOE de Extremadura hace un mes

Sí, y yo también me la creo. Espero que el Gobierno de España cumpla el calendario. Cuando hacemos el recorrido y revisamos las obras no hay nada hoy que haga pensar que eso no se vaya a cumplir. Pero puede haber alguna incidencia porque las obras las tienen.

Sin duda, se acortarán los tiempos de viaje, pero qué aún no haya nada en Castilla-La Mancha. ¿Eso no es quedar a medias para Extremadura?

Exigimos en cualquier caso que estas obras se acometan. El problema, ya lo he dicho, es la caducidad del expediente informativo y ya se están dando pasos.

¿Qué fechas se manejan para que este concluido el trazado completo?

Eso de las previsiones es como una ruleta rusa. Estos días he estado pensando la cantidad de años que se llevan fijando fechas. Parece que cada presidente del Gobierno tenía que hacer el anuncio de la llegada inminente de algo que no termina de llegar nunca y con eso generar una tremenda frustración. Yo no quiero cometer ese error. Además, me he fijado con lo que ha pasado en otros territorios: ¿por qué el tren a Extremadura es más lento a su llegada que a otras comunidades autónomas? Si nos ponemos a mirar, el tren de Madrid a Asturias tarda 25 años en llegar en alta velocidad, de Madrid a Barcelona 17 años en completarse la estructura, a Granada 18 años… Prácticamente estos tiempo de hacer llegar la alta velocidad ha sido una ruleta rusa en las promesas con Extremadura y con otros territorios.

¿Entonces es que esos territorios comenzaron antes su reivindicación?

No, en algunos está llegando ahora.

Los medios y los políticos han puesto el foco sobre todo en la línea Badajoz-Madrid, pero ¿qué hay del resto de líneas ferroviarias? ¿Sigue habiendo traviesas de madera?

Ese también ha sido un cambio muy importante desde la manifestación del 18 de noviembre de 2017. Antes se estaban invirtiendo 75 millones de euros de media y solo en alta velocidad  y se ha pasado a inversiones de 1.200 millones de euros incluyendo al red convencional. Dentro de esa red hay un eje que es absolutamente estratégico, que es la línea de Mérida a Ciudad Real porque es la que nos va a servir a nosotros para conectar el Corredor Atlántico con el Corredor Mediterráneo. Esa es clave para pasajeros y fundamentalmente para mercancías. La ultima licitación pendiente ha sido reciente, la del tramo Brazatortas-Guadalmez, que es la que tenía la superestructura más antigua, el que mantiene la mayor parte de las traviesas de madera. Ya no existen traviesas de madera en el tramo extremeño y falta una parte de Castilla-La Mancha donde se ralentiza el tren y es donde se van a quitar ahora. Como le digo, es una conexión fundamental, de la que reclamaremos no solo que se complete la inversión prevista, también su electrificación. También están ahora en licitación algunos tramos de la conexión Mérida-Sevilla. Es decir, hemos recuperado la inversión ferroviaria completa en alta velocidad y en convencional, además en una que es muy estratégica y muy importante para el desarrollo de la región.

"El Pacto ha sido una herramienta válida"

Cuando se habla del tren, los empresarios también piensan en el transporte de mercancías. ¿Cuál es su situación?

Es clave. Por primera vez no solo tenemos el planteamiento de aprovechar esa red de mercancías vía ferroviaria, sino que hemos diseñado una estrategia logística regional en la que hemos dicho: ‘Oiga, Extremadura está muy bien ubicada’. Parecía que por no tener salida al mar estábamos excluidos de las mercancías, pero estamos en un punto físico que nos permite ser conexión entre Europa, África y América y acceder a los puertos del Atlántico, el Mediterráneo y cualquier otro. La plataforma logística de Badajoz ha sido un impulso para pensar en las posibilidades de explotar todas esas competencias de mercancías. En tres años tenemos tres terminales ferroviarias intermodales en construcción, una de ellas a punto de finalizar, en Badajoz, y dos a punto de iniciarse , en Mérida y en Navalmoral de la Mata. 

¿Sabe si se va a reanudar, y en ese caso cuándo, el tren Madrid-Lisboa por Extremadura?

Los portugueses están también haciendo la obra y vamos a poder enganchar desde Badajoz con la línea que nos lleve a Lisboa. De hecho podría pasar ya. Podríamos poner un servicio Talgo entre Madrid y Lisboa si hubiera una acuerdo entre las compañías y hace tiempo que están hablando de ello, pero no en alta velocidad. Nuestra aspiración es que ese servicio tenga cierta regularidad.

Escuchándola parece que los partidos de la oposición no tendrían que tener argumentos, pero son numerosas las críticas a la gestión de las inversiones en infraestructuras y al Pacto por el Ferrocarril -el mismo día que se realizó la entrevista, Cs anunció que abandonaba el Pacto y antes ya lo hizo Podemos y el PP-.

No soy quién para hablar en nombre de otros partidos y, además, no me gusta escuchar como ciudadana las reflexiones de los políticos del ‘y tu más’. Procuro huir de la crítica fácil al adversario político. Me preocupa más lo que estemos haciendo nosotros que lo que puedan decir que estamos haciendo. En ese sentido siempre está bien escuchar, no vaya a ser que tengan algo de razón. El Pacto ha servido y la prueba es que hay un cambio de actitud, de seguimiento, de control, de impulso y de negociación a la hora de ponernos en la misma mesa dos gobiernos, los agentes sociales, las organizaciones empresariales, los ayuntamientos y el ámbito político para resolver un problema. Ha servido para dar explicaciones, para obtener respuestas, para no conformarse… ¿Se puede reimpulsar el Pacto o darle más competencias a medida que se vayan cumpliendo inversiones y obras? Pues lógicamente el escenario del año que viene de reivindicaciones desde el pacto será distinto porque las inversiones ya no tendrán tanto que ver con lo que pase dentro de Extremadura, sino con lo que pase fuera. Pero como nos ha servido para sentarnos en la misma mesa de tú a tú para tomar las decisiones, considero que el Pacto por el Ferrocarril ha sido una herramienta válida o, al menos de momento, ha demostrado serlo.

Sobre los fondos europeos, ¿se verá Extremadura penalizada para captar recursos por sus infraestructuras?

Tenemos suficientes proyectos en cartera para hacerlos muy atractivos y con muchas posibilidades y mucho que ofrecer desde Extremadura, además de las inversiones ferroviarias y éstas se las garantizamos a cualquier empresario que va a llegar. Parte de los fondos europeos se van a utilizar para completar estas inversiones: cerca de 400 millones del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia los vamos a usar para terminar las conexiones pendientes en nuestra comunidad autónoma.

¿Han recuperado los extremeños todos los servicios que se suprimieron con motivo de la pandemia o se resiste alguno?

Todavía no. El nivel de ocupación y uso de los servicios se está recuperando aún. En diciembre vamos a ver que más del 90% estará recuperado.

Al mismo tiempo que se habla de alta velocidad, hay quien reclama que se ponga en foco en el tren convencional porque tendrá un coste asumible para el bolsillo de los extremeños y porque, dicen, supondría una apuesta por los pueblos y contra la despoblación. ¿Atienden los servicios ferroviarios las necesidades de los pueblos?

Se está invirtiendo en la línea convencional, pero donde existe. El tren no llega a los casi 400 municipios de Extremadura ni va a llegar nunca a la puerta de cada uno de ellos. Estamos trabajando en un plan de movilidad que nos permita hablar de intermodalidad e interoperabilidad de todos los servicios públicos de transporte que permita que cualquiera, viva donde viva, tenga accesible una conexión ferroviaria desde su casa para utilizar la media o la larga distancia. Esto de que el tren sea más ecológico o más barato, no es necesariamente así. Lo es si va lleno y si está electrificado. Si hacemos llegar convoyes de 160 pasajeros y máquinas diésel a lugares en los que usan los servicios cinco personas, estamos impregnando una huella de carbono bastante importante y siendo muy poco efectivos en el uso del transporte. Por eso estamos diseñando un plan para facilitar el transporte a demanda, con vehículos adaptados al nivel de peticiones que pueda haber en cada municipio y que te recoja un coche en la puerta de tu casa y te lleve a la estación de tren, en lugar de llevarte el tren a tu casa. Lo que piden algunos no es más barato, ni más ecológico ni más efectivo para garantizar la movilidad.

Etiquetas
Publicado el
21 de noviembre de 2021 - 21:59 h

Descubre nuestras apps

stats