La portada de mañana
Acceder
Solo el 5% de contagiados en España tenía la pauta completa
Los últimos días de la nobleza de Franco
Opinión - Demoler la cruz, por Antonio Maestre

La policía municipal de Almendralejo impide al Campamento Dignidad mostrar una pancarta en el pleno

Protesta del Campamento Dignidad a las puertas del Ayuntamiento de Almendralejo / J.R.

Javier Romo

Estaba convocada una protesta con motivo de la celebración del pleno municipal del Ayuntamiento de Almendralejo, con la que el Campamento Dignidad quería denunciar  la situación de desempleo y precariedad de muchos vecinos. En una ciudad donde los activistas denuncian que hay un 30% de paro, "desahucios, cortes de luz, agua y gas, retrasos e impagos de la renta básica, pobreza...".

Tras repartir panfletos y pegar decenas de carteles, según fuentes del Campamento Dignidad, la Subdelegación del Gobierno declaró ilegal la concentración en la puerta del ayuntamiento. El motivo esgrimido según explicaron es que comunicaron con sólo ocho días de antelación la misma, en lugar de con diez días de antelación como establece la norma.

El Campamento Dignidad de Almendralejo, a través de su página de Facebook anunció que por motivos “burocráticos” la concentración de este lunes quedaba suspendida, aunque sí que animaba a las personas a acudir a las puestas del Consistorio para “entrar directamente al pleno municipal para protestar pacíficamente allí. Disculpen las molestias”, según anunciaban por las redes sociales.

Finalmente alrededor de treinta personas se dieron cita en la puerta del ayuntamiento, sin mostrar ninguna pancarta, debido a que sabían que la concentración en la calle no estaba autorizada. Al lugar acudieron efectivos de la Policía Nacional y de la Policía Municipal.

A las primeras personas que llegaron a la puerta del ayuntamiento con la intención de protestar en el pleno, antes de las 12 horas, la policía local les impidió el paso, alegando que tenían que pedir cita para poder asistir a los plenos. Sin embargo al pleno habían acudido ya varios ciudadanos sin cita para presenciarlo. Hay que recordar, que los plenos municipales son totalmente abiertos a la ciudadanía, por lo que no es necesario pedir ningún tipo de cita.

Al medio día, algunos de los que habían acudido a la puerta del ayuntamiento para mostrar su apoyo se fueron, pero una treintena de ellos decidió subir. Fueron identificados antes de entrar. Ya dentro del pleno uno de ellos decidió sacar la pancarta de una de las mochilas de otro activista. Inmediatamente tres policías lo rodearon, retirándole la pancarta y expulsándolo.

Varios activistas salieron del pleno en apoyo al retenido por la policía, denunciando los activistas que un policía llegó a amenazar con multas. Tras este incidente, decidieron subir de nuevo al pleno, junto a los demás activistas que se habían quedado allí esperando al desenlace.

Tras denegarles la Policía Municipal el acceso con pancartas, decidieron para “mostrar su rechazo a lo sucedido” y “como forma de protestar también por la situación  de Almendralejo, por la que habían hecho la convocatoria”, ponerse durante diez minutos en la misma sala del pleno municipal, de espaldas al alcalde del Partido Popular, García Lobato.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats