El derribo de la Casa Gótica de Betanzos se queda sin castigo al carecer "de singular protección"

Puerta medieval en Betanzos

La demolición de la fachada de la Casa Gótica de Betanzos, de 600 años de antigüedad y uno de los símbolos del casco histórico de la villa, no tendrá consecuencias para su responsable, al menos de momento. Casi seis años después de que el propietario, José Luis Lousa, llevara a cabo el derribo y de que el Ayuntamiento iniciara un proceso judicial contra él, demandado el pago de una fuerte multa y la restauración completa del inmueble, el Juzgado de lo Penal nº 4 de A Coruña acaba de hacer pública la sentencia, que absuelve al propietario.

En el fallo se considera probado que el propietario “a pesar de conocer el valor arquitectónico" del inmueble, provocó "un grave daño al patrimonio histórico”, derribando y realizando posteriormente el desmonte de gran parte de la fachada "de manera sistemática". Además, declara que durante años y “sin licencia de ningún tipo”, realizó una serie de “manipulaciones que acabaron con la fachada principal desmontada, excepto la parte correspondiente al primer piso, manteniendo en pie tan solo la fachada lateral, apuntalada y en un estado deplorable”. La sentencia también subraya que el propietario “no efectuó las medidas de conservación oportunas y permitió el deterioro del inmueble" y que no respetó “las órdenes emitidas por el Ayuntamiento de Betanzos”.

Sin embargo, y a pesar de todos estos argumentos, la misma sentencia destaca que el edificio, a pesar de estar situado dentro del perímetro del Conjunto Histórico Artístico de Betanzos, protegido desde 1970, “no ha sido objeto de una singular protección” por no haber sido declarado “de forma individualizada” como Bien de Interés Cultural y, por lo tanto, concluye el fallo, “no procede la condena al acusado como autor de un delito del artículo 321 del Código Penal”, que persigue a quien "derribe o altere gravemente edificios singularmente protegidos". La jueza aclara que solo entra a valorar este delito que se le imputaba, y no otros posibles, como el de "desobediencia", que no había sido planteado por la acusación (el Ayuntamiento de Betanzos) y que sí podría conducir a un castigo al responsable de este desastre patrimonial. El Ayuntamiento puede interponer ahora un recurso de apelación ante la Audiencia Provincial.

La Casa Gótica fue construida en el siglo XV para el regidor Lope García de Vilousaz. Según la ficha 253 del Plan Especial de Protección y Ordenación del Casco Histórico de Betanzos, solo se permitía realizar en ella obras destinadas a la rehabilitación, conservando siempre la estructura y materiales de su exterior. José Luis Lousa la adquirió en 1991 para convertirla en su vivienda y estudio. Afirma que el estado del inmueble era muy malo, "con ratas suficientes para llenar todo Betanzos" y que hizo "todo lo que pudo" hasta que en 2007 se quedó sin trabajo y por lo tanto sin capacidad económica para rehabilitar la casa.

El juicio se desarrolló a lo largo del pasado mes de noviembre. En él, la acusación pedía para el propietario la imposición de una multa de 10.800 euros y la obligación de restaurar la vivienda depositando previamente el coste mínimo de las obras, cuantificadas en 61.939 euros. Por el contrario, la defensa se acogía al argumento, finalmente aceptado, de que el edificio no tiene una protección singular y de que la fachada no había sido "demolida", sino "desmontada" para evitar accidentes y que el propietario conserva, numeradas, todas las piezas.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats