Nunca Máis se reactiva con el juicio del Prestige para gritar "contra la impunidad"

Miguel Pardo

"Claro que es muy posible que vuelva a haber otro Prestige". Con esta contundencia, Xurxo Souto, uno de los portavoces de la plataforma Nunca Más, dejó claros los riesgos de que Galicia vuelva a padecer una catástrofe como la de la que ahora se cumplirán diez años y que será juzgada el próximo día 16 en la Coruña. Precisamente por eso, se reactiva ahora un movimiento que protestará el mismo día del juicio para gritar "contra la impunidad" y esperando que se depuren todas las responsabilidades derivadas de aquella catástrofe.

En una rueda de prensa convocada en A Coruña, los portavoces de la plataforma reconocieron algunos avances, como la existencia de más barcos anticontaminación o menos buques monocasco, pero destacaron sobre todo los defectos que aún existen en el país respeto a la prevención y a la actuación en el caso de un accidente semejante. "No hay control vía satélite del corredor con mayor tráfico marítimo que es el de Fisterra, lo que provoca continuas alertas, mientras las competencias de control marítimo siguen sin transferirse a Galicia y llevándose a cabo desde Madrid", destacó Souto, que manifestó la "auténtica preocupación" de Nunca Más ante la posibilidad "muy posible" de que otro Prestige se hunda algún día en las costas gallegas.

Además, Isabel Risco, otra de las portavoces, destacó la importancia de la plataforma y del movimiento ciudadano, que fueron los que permitieron "los avances conseguidos" en materia de prevención y control, por lo que llamó a la población a que acuda a la manifestación que se celebrará el próximo día 16, con motivo del comienzo del juicio, en las instalaciones judiciales "improvisadas" de Expocoruña a partir de las 11 de la mañana. Tanto Riesgo como Souto calificaron de "héroes" a los dos abogados de Nunca Más, Pedro Trepat y Miguel Ángel Fernández, presentes también en la comparecencia.

El primero de ellos destacó que "es un alivio" que por fin se celebre el juicio, pero incidió también en el hecho de que "estadisticamente claro que puede haber otro accidente semejante". Además, hizo hincapié en el hecho de que la "dilación indebida" de la juicio, case diez años después, será "un atenuante de culpabilidad" que será "con toda seguridad" empleado por los imputados y que también les "reducirá la pena" de haberla.

Para Trepat, al margen de las mejores técnicas y de prevención, lo que sí queda claro es que "de producirse nuevas desgracias, los responsables políticos no se marcharían de cacería ni tomarían decisiones oportunistas o caprichosas, sino que se basarían en expertos y gente conocedora del mar". "Esto también es gracias a Nunca Más", añade.

Además, y sobre la presencia del ex ministro Álvarez Cascos en el juicio, Trepat aclara que López Sors, que era director general de la Marina Mercante, "asumió todas las decisiones", aunque dice tener "el convencimiento" de que "estaba sacrificando su cabeza" en favor de superiores como el ex titular de Fomento.

En cuanto a las informaciones de la prensa que desvelan las intenciones de varios cargos de abrigar el Prestige en A Coruña, los abogados creen que la conversación hecha pública "es muy reveladora" y "dará mucho juego" al dejar claro que había más opciones que la decida finalmente de alejar el buque y que acabó provocando una enorme catástrofe medioambiental.

Así, el patrón mayor de la cofradía de A Coruña, Manuel Cao, asegura que él "no metería el buque en la Coruña" y destacó también que el puerto exterior de punta Langosteira, vendido en aquella época como puerto refugio, "no es tal". "No es seguro para meter un barco así", aseguró, después de advertir de que "si hay una alarma como la del Prestige dentro de dos horas, los marineros seguirían sin tener los medios necesarios para detener el vertido".

Preguntados por la coincidencia del juicio y de las manifestaciones con la campaña electoral, los portavoces aseguraron que no tenían "culpa" de que se fijara esa fecha y advirtieron del hecho de que los jefes de los ejecutivos de los que en la actualidad dependen los gallegos tuvieran en la época del Prestige altas responsabilidades. "La persona que invoca ahora a la seriedad y al buen hacer es el mismo que se ganó el apodo de 'el señor de los hilillos' por sus declaraciones", dijo Xurxo Souto, en referencia a Rajoy, tras recordar también que Núñez Feijóo, presidente de la Xunta, era entonces vicepresidente con Manuel Fraga.

"Nosotros sabemos perfectamente quién es Rajoy y sabemos también bien que harían él y Feijóo se tuvieran que volver a actuar", aseguraron, tras negar que la manifestación convocada para cinco días antes de los comicios pueda influir en el resultado electoral.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats