eldiario.es

9

El futuro es del turista responsable

Cada vez son más los clientes y operadores que tratan de fomentar un turismo sostenible tanto en lo social como en lo ambiental

El agro-turismo busca la conviviencia con la producción agrícola.

El agro-turismo busca la conviviencia con la producción agrícola.

Si en España hay una evidencia económica que casi cualquiera conoce es que la principal industria del país es el turismo. Según el Instituto de Estudios Turísticos del Ministerio de Industria, el peso de este sector en la riqueza española en 2012 rondó el 11%, es decir, más de 100.000 millones de euros. Y es un volumen que viene recuperando desde 2009 cuando cayó al 10,1% (en 2010 fue el 10,4 y en 2011 un 10,8%). A nadie se le escapa que España….es un estado del turismo.

Pero turismo, así en general, es muchas cosas. Y no todas buenas. Hay precariedad de empleo, estacionalidad de los contratos… También existe abuso de recursos. De recursos naturales que componen muchas veces el atractivo turístico: una playa casi virgen, un paraje conservado… Esta lucha entre el deseo de visitar y el respeto de lo visitado es en la que se mueve el turismo sostenible.

A la hora de planificar una escapada, un viaje mediano o un largo periplo, el turista puede ejercer responsabilidad. Más si halla recursos diseñados con ese fin.  Una “iniciativa dirigida a la preservación, a la conservación y a la difusión del patrimonio rural, etnográfico y del entorno medioambiental que lo rodea y le concede su razón de existir”, es el proyecto Ceres-Ecotur. Se trata de un intento por, según analizan ellos mismos, “unificar una red de turismo ecológico en España”. Intentar poner en valor el medio natural mediante actividades “integradas en el mundo agrícola y ganadero”.  Según se explica, la idea de esta red es “recibir al turista en los propios centros productivos” –aunque no exista un alojamiento hostelero específico- y hacerle partícipe “no creando una actividad para él” sino adaptándose al estilo real de ese lugar. Para disfrutar de este agroturismo, hay que estar dispuesto a remangarse. A cambio se obtiene una experiencia “auténtica” al tiempo que se produce una productividad extra del modo de vida agrícola que, quizá, marque la diferencia para su supervivencia. Su certificado indica que las empresas "está comprometida con los destinos, apoya la economía local y la sostenibilidad".

Otra vertiente, necesaria, es la que pone a los visitantes en contacto con los espacios de la naturaleza más emblemáticos, y por lo tanto más amenazados. Europarc es una federación europea de espacios protegidos que ha promovido la Carta de Turismo Sostenible: “Es una iniciativa que tiene como objetivo global promover el desarrollo del turismo en clave de sostenibilidad en los espacios naturales protegidos de Europa”. Europarc tiene carácter oficial –entre sus miembros están los gobiernos autonómicos- pero la idea global del proyecto (desde 2007) es disponer de un catálogo de lugares y un sistema de adhesión de empresas que deseen trabajar de esta manera. Y es que la preocupación por cómo afecta la marea turística es creciente e importante ya que el dinero del turista parece sencillo de acumular pero los efectos de la industria se quedan una vez que el operador sale. El Foro de Turismo Responsable es un ejemplo de este compromiso. Son un grupo español preocupado” por las consecuencias que el turismo puede tener en todos los países, especialmente del Sur”, y añaden: “Venimos trabajando conjuntamente desde el 2004 a favor de un turismo sostenible y denunciando los impactos negativos de los modelos turísticos dominantes”.         

Porque no todo el turismo es igual ni tiene porqué serlo. Turismo Solidario en África es un proyecto cuyo objetivo principal es el “apoyo a la iniciativa empresarial de las mujeres, en especial, en el sector hotelero”.  Los emprendimientos que impulsa han de tener un “50% de mujeres,  un 50% de propiedad local, ser sostenible ambientalmente y colaborar con la conservación”. Alojamientos así encuentran en Botsuana a Cabo Verde pasando por Tanzania.

El viajero que se preocupa por este tipo de turismo empatiza con los que se encuentra en su viaje. Trata de aprender, de que su impacto sea positivo… el respeto está presente en toda la ruta. Así, se conforma un tipo especial de cliente al que apeló Susana Conde a la hora de montar su agencia de viajes “diferente” Agrotravel. “Las experiencias compartidas con nuestros clientes y constatar que cada vez existe una mayor concienciación sobre las ventajas de los viajes responsable”, dice. Y no únicamente en destinos lejanos, también por España es posible. “El turismo es una herramienta para el conocimiento mutuo”.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha