Argelia congela el comercio exterior con España tras su “injustificable” giro sobre el Sáhara

Archivo - El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el presidente de Argelia, Abdelmayid Tebune

elDiario.es


75

Argelia ha decidido congelar el comercio exterior con España en respuesta a su cambio de postura sobre el Sáhara. Los bancos del país africano han recibido la orden de “congelar las domiciliaciones y de las operaciones de comercio exterior de productos y servicios de y hacia España a partir del jueves 9 de junio”, según ha informado El Confidencial. La Asociación Profesional de la Banca, que media entre el Ministerio de Economía y las entidades financieras, les ha remitido esa decisión.

Pere Duran Farell, el visionario que trajo el gas natural a la España del butano

Pere Duran Farell, el visionario que trajo el gas natural a la España del butano

Esta orden se conoce poco después de que el presidente argelino, Abdelmajid Tebboune, suspendiera “de inmediato” el Tratado de Amistad, Buena Vecindad y Cooperación con España, firmado el 8 de octubre de 2002. “Las autoridades españolas han emprendido una campaña para justificar la posición que han adoptado sobre el Sáhara Occidental, una violación de sus obligaciones legales, morales y políticas como poder administrador del territorio que pesan sobre el Reino de España”, ha declarado la misma fuente.

Argelia considera “injustificable” el cambio de posición de España que el 18 de marzo respaldó la propuesta marroquí de autonomía sobre la colonia española.

Argel considera en un comunicado que la actitud de España es “contraria a la legalidad internacional que le impone su condición de potencia administradora y a los esfuerzos de las Naciones Unidas y del nuevo enviado del Secretario General y contribuyen directamente a la degradación de la situación en el Sáhara Occidental y en la región”.

Por ello, decidió suspender el citado Tratado “que hasta ahora enmarcaba el desarrollo de las relaciones entre los dos países”. “(...) el actual Gobierno español ha dado todo su apoyo a la forma ilegal e ilegítima de autonomía interna preconizada por la potencia ocupante, y ha trabajado para promover un hecho colonial consumado utilizando argumentos espurios”, señaló la fuente.

Argel se ha mostrado “muy sorprendido” por el apoyo de España al proyecto de autonomía de Marruecos para el Sáhara, y en marzo retiró a su embajador en Madrid.

La reacción del Gobierno

El ministro español de Exteriores, José Manuel Albares, ha respondido este jueves que el Gobierno está “analizando el alcance” de la decisión de Argelia. “Queremos analizar las consecuencias prácticas nacionales y europeas de esa medida para dar una respuesta serena, constructiva y firme de acuerdo con los intereses de España y las empresas españolas”, ha dicho al término de su discurso en un seminario en Madrid sobre la OTAN, cuya cumbre acoge Madrid en tres semanas. “Ayer expresé el deseo del Gobierno de España de tener las mejores relaciones con el Gobierno de Argelia”, ha proseguido Albares, “y expresé nuestra adhesión a todo el contenido y todos los principios del tratado de amistad: la igualdad soberana, la no injerencia en asuntos internos, el respeto mutuo y el beneficio mutuo”.

Por su parte, la vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, subrayó este miércoles que Argelia “sigue siendo un país muy importante” y ha subrayado que en el Ejecutivo están “disponibles para recuperar una excelente relación como corresponde entre vecinos”. “No es un anuncio que nos satisfaga pero confiamos en que esto se pueda reconducir”.

Sobre si afectará a la renegociación de los contratos de aprovisionamiento de gas en curso, Ribera señaló que “tiene poco sentido especular con hipótesis” y destacó el “comportamiento ejemplar” que hasta ahora ha marcado las relaciones “entre sociedades mercantiles argelinas y españolas”. Esta semana, en una entrevista en La Vanguardia, el presidente de Naturgy, Francisco Reynés, destacaba que el contrato de suministro con la estatal Sonatrach “es hasta 2032 y con voluntad de las partes de renovar”, si bien en la empresa argelina “la toma de decisiones tiene al final un componente político”. 

El anuncio de Argelia se produce el mismo día en el que el presidente Pedro Sánchez ha defendido en el Congreso su giro en la posición sobre el Sáhara Occidental, que cree que está ya dando resultados positivos en la relación con Marruecos, pese a que sigue sin recibir el apoyo de sus socios ni de la oposición.

Solo el PSOE ha respaldado ese cambio de posición que avala la propuesta marroquí para lograr solucionar el conflicto, un asunto por el que ha tenido que comparecer Sánchez por segunda vez en sesión plenaria en la Cámara Baja.

Sobre la relación con Marruecos, Sánchez ha podido comprobar de nuevo que ni los partidos de oposición ni sus socios de Unidas Podemos, ni sus aliados parlamentarios se suman a una decisión que han criticado, entre otros argumentos, por unilateral y por no tratar como se merece al pueblo saharaui.

Ese giro en la posición sobre el Sáhara al considerar que la propuesta marroquí es “la base más seria, creíble y realista” para resolver la situación, abrió la puerta a un viaje del presidente del Gobierno el pasado 7 de abril a Rabat para reunirse con el rey Mohamed VI. “47 años de conflicto irresuelto en torno a la cuestión saharaui deberían ser suficientes para entender que tenemos que mover nuestras posiciones”, ha dicho Sánchez. En cualquier caso, ha insistido en que la solución tendrá que venir de un acuerdo entre las partes y deberá satisfacer las condiciones marcadas por Naciones Unidas.

El PP le señala como responsable del “fracaso”

La portavoz del PP, Cuca Gamarra, ha señalado a Sánchez como responsable del “fracaso” del giro diplomático negociado con Marruecos y que ha supuesto que España apueste por la pertenencia del Sáhara Occidental al régimen de Mohammed VI. Gamarra ha recordado que el Congreso no ha avalado el cambio propiciado por Sánchez y ha puesto en duda su utilidad. “De qué ha servido?”, ha preguntado. “Todavía no se ha creado la aduana de Ceuta y la de Melilla sigue cerrada”, ha añadido, para concluir: “Es un fracaso. Su fracaso”.

Por su parte, el portavoz de Unidas Podemos en el Congreso, Pablo Echenique, se ha mostrado convencido de que una rectificación permitiría situarse en la legalidad internacional y en los principios progresistas y, además, serviría para frenar a la ultraderecha. Para él, está claro que “Marruecos es una potencia agresora” y el Sáhara es “el pueblo agredido”.

Socios de investidura como PNV y Bildu han acusado al presidente del Gobierno de haber abandonado a su suerte a los saharauis con un giro sobre el Sáhara que consideran un error por las consecuencias en las relaciones con Argelia.

El Frente Polisario dice que la decisión responde a la falta de “explicaciones”

El delegado en España del Frente Polisario, Abdulah Arubi, ha justificado la decisión de Argelia, ya que considera que, casi tres meses después del “giro radical” sobre el Sáhara Occidental, sigue sin haber “explicaciones” por parte del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

Arubi ha recordado que Argel ya llamó a consultas a su embajador en un intento por buscar respuestas “convincentes” a la carta que Sánchez remitió al rey de Marruecos, Mohamed VI, y en la que avalaba el plan de autonomía de Rabat para el Sáhara Occidental. “Creo que nadie ve a cambio de qué”, ha advertido.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats