ENTREVISTA Andrea Bernstein, periodista

"Hay millones de personas que se han llenado la cabeza con las mentiras de Trump, y eso es muy peligroso"

La periodista Andrea Bernstein

Andrea Bernstein es periodista de investigación que cubre la corrupción en las empresas y ha seguido la trayectoria de Donald Trump desde la década de 1990. El año pasado, presentó el podcast Trump.Inc y publicó el libro Oligarcas estadounidenses: los Kushner, los Trump y el matrimonio del poder y el dinero, sobre la familia y la historia empresarial de Trump y la de su yerno y ex asesor especial en la Casa Blanca, Jared Kushner. 

En esta entrevista, Bernstein advierte que el trumpismo no acabará con la salida de Trump de la Casa Blanca, y que Estados Unidos necesita un proceso de reconciliación nacional para que la gente recupere la confianza en las instituciones.

Como alguien que ha cubierto los negocios de Trump durante décadas, ¿le sorprendió su negativa para aceptar la derrota en las elecciones y el asalto al Capitolio? 

Me conmocionó, pero no me sorprendió. Lo que quiero decir es que se podía predecir lo que sucedió.

Recientemente escribí un artículo para la New York Review of Books que termina así: "Todo es legal si eres el presidente". Trump gastó una cantidad de dinero sin precedentes tratando de evitar que fueran a votar las personas que no lo apoyaban. Y cuando los votantes expresaron su voluntad en las urnas, intentó alterar los resultados electorales. Todo esto es totalmente coherente con la forma en que asumió la presidencia y cómo siempre ha gestionado sus negocios durante décadas.

Entonces nada de esto sorprende. Sin embargo, es bastante impactante que esto suceda en un sistema en el que existe una creencia básica en las leyes y en la democracia, incluso con todos los problemas que pueda tener. Nunca tuvimos un líder que estuviera dispuesto a violar y destruir las cosas en las que creemos. 

¿Ve posible el final del trumpismo?

Setenta y cuatro millones de personas votaron por Trump y realmente creen en lo que él dice. Hay decenas de millones de personas que han llenado su cabeza con las mentiras de Trump, y esta es una situación muy, muy peligrosa. Hannah Arendt, en su libro Los orígenes del totalitarismo, escribió sobre personas que ya no pueden distinguir entre la verdad y la mentira, y esto crea un terreno fértil para un gobierno autoritario o totalitario. Creo que es aterrador que tantos estadounidenses crean en las palabras de Trump.

Cuando miras a los países del mundo que han tenido regímenes radicales, como por ejemplo Sudáfrica, puedes ver que derrocaron esos gobiernos y los reemplazaron por otros. E incluso en la Alemania nazi, cuando perdió la guerra, hubo una tarea de reconstrucción y reconciliación. Entonces creo que algo así puede suceder. Pero no sucede si lo ignoras y finges que no pasó nada.

¿Cómo recuperar la confianza en las instituciones?

Es un problema similar al que enfrentamos en el periodismo, ¿verdad? Aquí en este país, nunca antes se había tratado a los periodistas con tan poco respeto. Trump nos llamó "enemigos del pueblo". Y mucha gente cree ahora que es así. Entonces, ¿cuál es la respuesta? La respuesta es seguir haciendo buen periodismo y creer que, si sigues haciéndolo bien, podrás cambiar las cosas. Creo que es necesario reconstruir todas las instituciones. Lo mismo ocurre en el sistema judicial. Hay mucho trabajo por hacer en el sistema de justicia para que la gente vuelva a creer que la ley es para todos. Creo que todo se puede hacer, pero tiene que ser un proceso largo y debe haber voluntad. 

Poco después de la invasión al Capitolio, algunas empresas rompieron relaciones comerciales con Trump. Me llama la atención que Deutsche Bank fuera una de ellas, porque, según las investigaciones de su podcast Trump.Inc, Deutsche Bank era una pieza fundamental en el negocio de Trump.

Deutsche Bank mantuvo vivo a Trump. La última vez que Trump se arruinó fue en 1989-1990. Debía 800 millones de dólares a varios bancos. Casi pierde todo lo que tenía. Y ya no podía pedir prestado a ningún banco estadounidense: ningún banco importante de Estados Unidos habría financiado las empresas inmobiliarias de Trump después de eso. En ese momento dejó de ser emprendedor inmobiliario y comenzó a firmar acuerdos para licenciar su marca.

Obtuvo un préstamo del Deutsche Bank para tres proyectos importantes, un préstamo de más de 300 millones de dólares. Y, obviamente, el banco conocía el historial de Trump con los bancos. Pero en ese momento, querían entrar en el mercado estadounidense y buscaban clientes famosos como Donald Trump. 

Ahora que Trump ya no estará en el poder, en especial después del asalto al Capitolio, Deutsche Bank es solo uno de los socios de Trump que está huyendo. Trump tiene un gran problema en términos comerciales: ¿cómo obtendrá financiación y quiénes serán sus clientes? Trump administra complejos turísticos y hoteles de lujo y edificios de lujo, y las personas que quieren estas cosas no quieren el tipo de atención pública ni estar conectados con algo como el asalto al Capitolio. Así Trump se enfrenta ahora una especie de desconexión fundamental con sus clientes, lo que será un gran desafío para su negocio. 

¿Existen casos penales sobre las prácticas comerciales de Trump que podrían tener ahora consecuencias para él?

El caso más grave es el del fiscal de distrito de Manhattan. Esto comenzó después de que el abogado de Trump Michael Cohen fuera condenado por pagarle dinero a la estrella porno Stormy Daniels en 2018. Después de eso, la Fiscalía de Manhattan comenzó a investigar no solo para ver si Trump había cometido algún delito relacionado con ese pago, sino si hubo otros delitos cometidos por Trump, sus empresas o sus socios. Estos delitos incluyen fraude bancario, falsedad ante los bancos y a Hacienda, y conspiración para cometer estos delitos graves. El más grande podría suponer 25 años de cárcel. 

Y como parte de su investigación, el fiscal del distrito de Manhattan trató de conseguir las declaraciones de impuestos de Trump, que quiere que siga oculta y sigue en una batalla legal.

Trump logró retrasar el caso porque argumentó que, como presidente, no puede ser objeto de una investigación penal. Pero esta investigación ha estado en marcha desde 2018. Y sabemos que el fiscal está analizando delitos específicos como fraude bancario, fraude contra compañías de seguros y otros. 

Se espera que el caso avance en los próximos meses. Esto es muy grave, porque Trump nunca había sido denunciado penalmente. Ya ha sido investigado por fiscales, pero nunca ha sido procesado. Ha sido demandado muchas veces. Ha sido sancionado con muchas multas, pero nunca ha tenido un cargo penal.

¿Cómo es posible que, en Estados Unidos, un multimillonario viole repetidamente la ley y esté libre?

Se debe a cosas diferentes. Una es toda la estructura financiera que le permitió a Trump construir su imperio empresarial. Básicamente, ha podido mover montañas de dinero en secreto, y esto incluso ha sido alentado por los bancos. Y ese tipo de flujo secreto de grandes fortunas es lo que permitió que se diera un fenómeno como Donald Trump. 

Después de la era Trump, hay apetito de leyes anticorrupción. Históricamente y en general, la corrupción ocurre fuera del ojo público y la gente no sabe qué pasa. Pero Trump lo ha hecho tan visible que estamos en una situación en la que ahora puede haber una oportunidad real para el cambio. Creo que ahora mucha más gente entiende las implicaciones de la corrupción. 

Además, todo depende de lo que vaya a hacer el gobierno de Biden. En otras palabras, fueron los recortes de impuestos los que permitieron un mayor flujo de dinero hacia la política, y creo que, si los ricos comienzan a pagar más impuestos, eso podría cambiar. Hubo algunos momentos en la historia de Estados Unidos en los que esto era así, y creo que estamos en un momento en el que podría volver a ser de esa manera.

¿Hay planes para eso en el nuevo gobierno? 

Biden ya dijo que quiere cobrar más impuestos a los ricos. Después del éxito de las campañas de los demócratas Bernie Sanders y Elizabeth Warren, vimos que esta opción tiene apoyo social.

¿Deberíamos ser optimistas sobre el futuro de Estados Unidos? 

Quiero ser realista sobre el futuro. Pero creo que estamos en uno de esos momentos de la historia de Estados Unidos en los que podemos pasar por una transformación positiva. 

Una de las cosas que originó el trumpismo fue la ausencia de sanciones para los bancos después de la crisis financiera de 2008. Esto creó un sentimiento de desesperanza y escepticismo entre la gente, que sencillamente se sintió estafada por los bancos, y sintió que las reglas no se aplicaban a los muy ricos. Creo que ahora tenemos la oportunidad de demostrar que sí se aplican, y espero que esta vez lo hagamos bien. Porque si nos equivocamos será un desastre.

Etiquetas
Publicado el
21 de febrero de 2021 - 21:15 h

Descubre nuestras apps

stats