La portada de mañana
Acceder
Europa pisa el acelerador con las terceras dosis en plena incertidumbre por ómicron
'Streamer', el nuevo trabajador cultural explotado
Opinión - Asqueados de tanta bajeza, por Esther Palomera

Dimite la primera ministra sueca siete horas después de su nombramiento

La socialdemócrata sueca Magdalena Andersson.

EFE / elDiario.es

6

La socialdemócrata Magdalena Andersson ha dimitido como primera ministra de Suecia tan solo siete horas después de haberse convertido en la primera mujer en gobernar el país nórdico. El Parlamento había elegido este miércoles como primera ministra a la socialdemócrata Magdalena Andersson, que iba a encabezar un gobierno rojiverde en minoría.

El Gobierno sueco del socialdemócrata Stefan Löfven pierde la moción de censura

El Gobierno sueco del socialdemócrata Stefan Löfven pierde la moción de censura

Andersson ha anunciado su dimisión tras sufrir una derrota presupuestaria en el Parlamento y tras la salida de los verdes de la coalición gobernante. "Para mí, es una cuestión de respeto, pero no quiero liderar un gobierno en el que se pueda cuestionar su legitimidad", ha afirmado. "Un gobierno de coalición debería dimitir si un partido decide salirse del gobierno".

La crisis ha estallado con la abstención de última hora del Partido Centrista a los presupuestos del Gobierno. En su lugar se ha aprobado la propuesta presupuestaria de la oposición, en la que ha participado el partido de extrema derecha Demócratas de Suecia, lo que obliga al Ejecutivo a gobernar bajo los presupuestos de la oposición. "No nos podemos sentar en un Gobierno con un presupuesto negociado por Demócratas de Suecia", ha n afirmado los líderes del Partido Verde.

Los próximos pasos a seguir no están del todo claros. El presidente de la Cámara, Andreas Norlén, ha afirmado que discutirá la situación con los líderes de los ocho partidos y anunciará una decisión el jueves por la tarde.

Por su parte, el Partido Verde ha dicho que apoyaría a Magdalena Andersson en otra votación para elegir primer ministro si es que ocurre. Esto significa que Andersson podría acabar de nuevo como primera ministra si ningún partido cambia su posición a la hora de apoyar su nombramiento. Andersson recibió el miércoles por la mañana 117 votos a favor, por 174 en contra y 57 abstenciones, ajustándose a la condición establecida en el sistema sueco para ser elegido primer ministro: no tener la mayoría de la Cámara en contra, fijada en 175 escaños. Tuvo el apoyo de los dos partidos más pequeños que apoyaron al anterior gobierno sueco de centroizquierda en minoría dirigido por Löfven: el Partido de la Izquierda y el Partido de Centro, que se abstuvieron.

La elección de Andersson estaba asegurada tras cerrar la noche de este martes un acuerdo con el Partido de la Izquierda, que incluye una mejora a las pensiones más bajas y que cierra dos semanas de negociaciones desde que recibió el encargo para formar gobierno.

Andersson ya tenía comprometida desde hace semanas la abstención del Partido Centrista, con el que tenía un pacto desde enero de 2019, aunque se arriesgaba a que le retirase el apoyo si hacía demasiadas concesiones a los socialistas.

La líder centrista, Annie Lööf, ha mantenido su compromiso pero había comunicado que no apoyaría los presupuestos del Gobierno como "consecuencia" de que este haya negociado directamente con la Izquierda.

Hasta las elecciones generales de 2018, todos los partidos rechazaban colaborar activamente con el SD por su tinte xenófobo, lo que provocó en esta legislatura un pacto de los socialdemócratas con dos fuerzas de centro que les ha permitido gobernar desde entonces.

Pero tanto conservadores como democristianos han modificado su postura y aceptan abiertamente ahora negociar con el SD, aunque aseguran que no incluirán a esta fuerza en un hipotético gobierno salido de los próximos comicios legislativos de septiembre de 2022.

Dimisión de Löfven

La llegada al poder de Andersson venía provocada por la inesperada renuncia de su predecesor, Stefan Löfven, que anunció en agosto que dejaría a todos sus cargos para facilitar la situación a su sucesor de cara al futuro.

Löfven, que encabezaba un ejecutivo rojiverde en minoría desde 2014, se había convertido a finales de junio en el primer jefe de Gobierno sueco en ejercicio en perder una moción de censura, presentada por la Izquierda para frenar una reforma del régimen de alquiler de viviendas. La retirada del proyecto a cargo de los centristas allanó, sin embargo, el camino para que Löfven pudiese ser elegido de nuevo primer ministro un par de semanas después.

Magdalena Andersson, de 54 años y que se espera que presente su nuevo gabinete este viernes, es ministra de Finanzas desde 2014 y una de las figuras con mejor imagen en el gobierno. 

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats