Cintillo  The Guardian contenidos

La puerta trasera por la que Starbucks, Google y Microsoft financian a la Policía de EEUU

La policía de Nueva York detiene a un manifestante durante las protestas contra el racismo y la violencia policial el pasado 4 de junio

Kari Paul

0

Tras las protestas contra la violencia policial y el racismo en Estados Unidos, y dentro del clamor popular por una revisión de los presupuestos asignados a las fuerzas del orden, varias grandes empresas estadounidenses han dicho que están reconsiderando sus vínculos comerciales con los departamentos de policía del país. Sin embargo, según un informe reciente, las corporaciones tienen otras formas de relacionarse con la policía, como haciendo donaciones a fundaciones de la policía sobre las que no existe tanto escrutinio.

El informe ha sido publicado por la Iniciativa de Responsabilidad Pública, una ONG que investiga la responsabilidad corporativa y gubernamental, en colaboración con LittleSis, una base de datos que registra las conexiones en las esferas de poder. En él se explica la manera en que durante los últimos tres años más de 25 grandes empresas han contribuido a fundaciones privadas de la policía. Categorizadas como organizaciones sin ánimo de lucro, están siendo utilizadas para canalizar fondos extra hacia las fuerzas policiales.

Las defensores de las fundaciones argumentan que surgieron para complementar a las fuerzas del orden con tecnología y armamento de primera en un momento en un contexto de recortes presupuestarios. Pero según los críticos, los departamentos de policía ya tienen demasiada financiación: de hecho reciben entre el 20% y el 45% de los fondos discrecionales de los presupuestos de ciudades por todo el país.

Otra crítica contra el dinero de las fundaciones se refiere a la poca supervisión que rige sobre esos fondos. Según un informe de ProPublica de 2014, "puede ser una forma de que donantes y empresas con muchos recursos influyan en las prioridades de organismos cuya misión es hacer cumplir la ley".

Los presupuestos de la Policía suelen ser documentos públicos que necesitan la aprobación de cargos electos. Pero las fundaciones policiales, consideradas organizaciones benéficas privadas, no están sujetas a las mismas leyes de información pública. Según el informe, estas fundaciones reciben millones de dólares al año de donantes privados y corporativos, que destinan a la adquisición de equipamiento y armas en procesos con poco control público.

El análisis pone como ejemplo los fondos llegados de una fundación que el Departamento de Policía de Los Ángeles utilizó en 2007 para comprar software de vigilancia a la polémica empresa tecnológica Palantir. Hacerlo con dinero de fundaciones privadas permitió al departamento eludir las reuniones públicas y la aprobación del consejo municipal que habrían sido necesarias si el software hubiera sido financiado con fondos del presupuesto.

De acuerdo con el informe, la fundación de la Policía de Houston ha comprado para el departamento local de policía equipos Swat, dispositivos de sonido y perros para la unidad K-9, entre otros equipamientos. La fundación de la Policía de Filadelfia compró para sus hombres cañones largos, drones y cascos de combate; y la fundación de la Policía de Atlanta ayudó a financiar una amplia red de vigilancia compuesta por más de 12.000 cámaras.

Además de armamento, los fondos de la fundación también pueden destinarse a entrenamientos especializados y programas de apoyo que complementan las estrategias policiales del departamento.

Según Gin Armstrong, analista superior de investigación en LittleSis, "no hay mucha gente al tanto de esta asociación público-privada en la que las corporaciones y los donantes adinerados pueden enviar dinero hacia las fuerzas policiales con poca o ninguna supervisión".

Entre las empresas que financian a las fundaciones policiales hay instituciones financieras, tecnológicas, minoristas, universidades locales y equipos deportivos. Según el informe, las donaciones pueden servir para ganarse el favor de una fuerza cuyo primer objetivo es proteger la propiedad y el capital. "Las fundaciones policiales son clave para organizar, normalizar y celebrar la colaboración entre el poder corporativo y la policía", dice el informe de LittleSis.

Amazon es una de las empresas que mantienen vínculos con la policía. Tras las numerosas críticas de los grupos de derechos humanos, el gigante del comercio por Internet impuso la semana pasada una moratoria de un año en el uso de Rekognition, su software de inteligencia artificial, por parte de los departamentos de Policía.

Pero según el informe de LittleSis, la compañía mantiene conexiones menos directas con la policía. Un representante de Amazon forma parte del comité ejecutivo en la junta de la fundación de la Policía de Seattle. La misma en la que Amazon es socio oficial, con una donación de como mínimo 5.000 dólares (según la página web de la fundación). Amazon no ha querido responder a The Guardian, pero también dona a otras fundaciones de policía de EEUU mediante su programa de beneficencia AmazonSmile, y tiene relaciones con más de 1.000 fuerzas policiales por Ring, su timbre inteligente.

Bank of America tiene una silla en la junta de la fundación de la Policía de Chicago y otra en la de Nueva York. Según declaraciones de impuestos revisadas por LittleSis, el banco ha entregado cientos de miles de dólares a fundaciones policiales. Entre ellos, 200.000 dólares a la fundación de la Policía de la ciudad de Nueva York, 51.250 dólares a la fundación de la Policía de Atlanta; 25.000 dólares a la fundación de la Policía de Boston; 10.000 dólares a la fundación de la Policía de Los Ángeles; y donaciones de menor cuantía a las fundaciones de la Policía de Yarmouth (Massachusetts), Sarasota (Florida), Abilene (Texas), Duluth (Minnesota), Bellevue (Washington), Sacramento y Glendale (California).

El 2 de junio, Bank of America anunció un compromiso de cuatro años en apoyo a iniciativas para combatir las desigualdades económicas raciales que la pandemia mundial ha acelerado.

Según el informe, Starbucks es un donante activo de la fundación de la Policía de Seattle, donde la empresa tiene su sede, y tiene un representante en su junta directiva. La cadena de cafeterías donó recientemente 25.000 dólares a la fundación de la Policía de la ciudad de Nueva York. Bank of America y Starbucks tampoco han querido hacer declaraciones. 

En el informe de LittleSis también figura la empresa Target, por sus importantes contribuciones a fundaciones de la policía en todo el país, incluidas las de Nueva York, Atlanta y Seattle. En 2007, una donación de 200.000 dólares de Target ayudó a la fundación de la Policía de Los Ángeles a comprar sofisticados equipos de vigilancia para el departamento de Policía de la ciudad.

La empresa Target es una de las patrocinadoras de la fundación de la Policía de Washington DC, donde según el informe tiene a un representante en la junta. Además de financiar a las fundaciones, el programa de "subvención a la seguridad pública" permite a Target derivar más fondos hacia los departamentos locales de Policía. Según un portavoz de la empresa, la donación a las fundaciones policiales es una "muy pequeña parte del 5% de ganancias que Target devuelve a la comunidad cada año".

Facebook, Google y Microsoft son también socios y donantes de la fundación de la Policía de Seattle y Microsoft forma parte del consejo de la fundación, de acuerdo con el informe. Microsoft y Facebook han rechazado comentar sus donaciones a las fundaciones de la policía. Google no ha respondido. Por otro lado, Microsoft ha declarado públicamente que prohibirá a la Policía que use su tecnología de reconocimiento facial.

Seǵun Evan Greer, subdirector del grupo de derechos digitales Fight for the Future, el informe alega que las empresas no pueden decir que defienden los derechos humanos mientras financian a las agencias gubernamentales acusadas de violarlos. "Las corporaciones que se acercan a la policía, les construyen software de vigilancia o les hacen llegar dinero a través de turbias donaciones están apoyando activamente la violencia y la opresión racista del sistema".

Traducido por Francisco de Zárate

Etiquetas
Publicado el
22 de junio de 2020 - 22:13 h

Descubre nuestras apps

stats