La portada de mañana
Acceder
La confesión de la pareja de Ayuso desmonta las mentiras de la Comunidad de Madrid
El plan del Gobierno para indemnizar a las víctimas de abusos agita la Iglesia
Opinión - El pueblo es quien más ordena todavía. Por Rosa María Artal

Se necesitan dos familias para acoger este verano a niños saharauis

Se necesitan dos familias para acoger este verano a niños saharauis

Rioja2

0

Hace ya cinco años que Christian le planteó a su pareja la posibilidad de acoger a un niño saharaui durante el verano. Es así como se convirtieron en la primera pareja gay de acogida en La Rioja. Y no sólo eso, descubrieron también un mundo nuevo de la mano de un pequeño de 10 años.

“Él ya había venido un año antes pero ni la familia de acogida ni él se habían adaptado, por eso nos daba un poco de miedo”, cuenta Christian, “cuando llegó estábamos todos nerviosísimos, tenía 10 años pero aparentaba mucho menos, los primeros días estaba muy callado, además llegó en plenas fiestas de Haro y se vio un poco desbordado por las verbenas, la feria... Pero enseguida se convirtió en una maravillosa experiencia”.

Para Christian, una de las claves es tener claro que no es tu hijo, que él tiene su familia en el Sahara y que sólo está aquí para pasar esos dos meses de verano lejos de las terribles condiciones de los campamentos en el desierto. “Cada semana íbamos al locutorio a llamar a su madre para mantener el contacto, aun así, al irse el primer año lo pasamos muy mal, tanto él como nosotros”.

La edad de los niños está comprendida entre los diez y los trece años. Viven en los campamentos refugiados saharauis situados en el sur de Argelia, cerca de Tinduf, en pleno desierto del Sáhara. Sus familias se encuentran allí acogidos como refugiados desde 1975.

Logroño mantiene una especial relación con la antigua Colonia del Sahara Occidental, especialmente con la Daira de Hagunia con la que la ciudad está hermanada desde el año 1991.

El segundo año volvió y ya era uno más. Por las mañanas acudía a la Escuela de Verano, con el resto de niños de Haro, y por las tardes se sucedían los planes en la piscina, con familia, amigos... “Todo lo que tiene que ver con el agua les fascina, allí no tienen. Con nosotros vio el mar por primera vez, también le llevamos a un parque acuático, es todo una experiencia”. Y así, volvió un tercer año.

E incluso un cuarto, aunque ya no le correspondía, consiguieron que volviera para tratarle un problema de crecimiento. Fue el verano pasado y lo pasaron en Casalarreina. “Allí ya tiene su propia cuadrilla, aunque le sorprendan cosas como que las niñas juegan al fútbol y los niños salten a la comba, es uno más y ya se relaciona sin que nosotros tengamos que estar a su lado”.

Vendrán 40 niños, pero faltan dos familias de acogida

Este verano, el programa Vacaciones en Paz espera traer a La Rioja a 40 niños para alejarlos de las temperaturas que superan los 50 grados y de la dureza del desierto. Sin embargo, a día de hoy faltan dos familias riojanas para acoger a dos niños saharauis. Se necesita un nuevo arranque de solidaridad de los riojanos.

“Yo animaría a todo el mundo porque es una experiencia maravillosa”, insiste Christian, “aprendes muchísimo y te das cuenta de que estos niños tienen su vida allí, pero desgraciadamente no tienen un futuro”.

Las familias interesadas pueden informarse en el teléfono 628 54 53 30

“Además”, explica, “desde el punto de vista práctico en La Rioja somos afortunados porque aquí es totalmente gratuito, el único coste es lo que te quieras gastar en comprarles ropa y hacer planes con ellos, además la asociación se encarga de todo, es una maravilla desde el primer minuto y los niños son increíbles, educados, saben perfectamente a qué vienen. Es muy bonito y lo único que requiere es cariño y disponibilidad”.

Etiquetas
stats