La portada de mañana
Acceder
Exclusiva - Amazon utilizó a un hombre de Villarejo para espiar a sindicalistas
Buscar la vacuna sin cobrar por ello: "Lo fácil sería dejarlo todo"
Opinión - Cuatro estúpidos y la ilustrada de Ayuso, por Esther Palomera

Derriban los anexos a las históricas casas de trabajadores del Canal, que pierden su tejado

Trabajos de demolición de los aledaños a las primeras casas de los trabajadores del Canal | SOMOS CHAMBERÍ

Las históricas casas de los trabajadores del Canal de Isabel II ya están libres de las construcciones que las rodeaban y que no contaban con protección patrimonial. El Ayuntamiento ha procedido a su derribo, tal y como estaba previsto y adelantó Somos Chamberí, durante al menos los últimos días del mes de julio y principios de agosto, informan a este periódico testigos presenciales.

La construcción, que data de antes de 1885, ha sido conservada de momento aunque el mal estado del tejado ha obligado a retirar parte de su estructura y a almacenar una a una las tejas para su posterior colocación si fuera necesario, como se aprecia en la imagen situada bajo estas líneas.

Las viviendas son parte de la historia del Canal de Isabel II y se trata probablemente de las primeras casas para trabajadores edificadas por una empresa en la capital.  Están situadas en la parcela cedida al Ayuntamiento a al inicio de la calle Cea Bermúdez, sobre la que está prevista la construcción de una dotación municipal aún no definida, que se supone aprovechará parte de la estructura todavía en pie. La superficie de las antiguas casas de los trabajadores permite utilizar 871 m2, aunque la edificabilidad del terreno es de 3.149,33 metros cuadrados.

El derribo ha sido ejecutado por la empresa FCC y tiene un coste de 121.792,22 euros. Ayuntamiento ha aprobado un contrato para demoler las construcciones anexas al edificio principal, que será ejecutado por la empresa FCC, una vez que dé su visto bueno la comisión de Patrimonio.

Las construcciones que serán demolidas no cuentan con valor patrimonial pero sí la zona que de momento se conservará, probablemente las primeras casas para trabajadores edificadas por una empresa en la capital. Se edificaron antes de 1885 y pertenecían a los obreros del Canal, en el característico ladrillo aplantillado que protagoniza su arquitectura, dentro de una manzana en la que también se encuentra el Primer Depósito de la compañía de aguas. Debido a su valor patrimonial -que nunca fue reconocido pues no gozan de ninguna protección- varias asociaciones del distrito solicitaron al Ayuntamiento que la construcción no fuera demolida y que se construyera una dotación municipal en el espacio disponible, a la vez que se incluía este lugar en el Catálogos de Bienes y Espacios Protegidos «dado el innegable valor patrimonial, basado en su interés social, tipológico, arquitectónico y constructivo», explicaba hace unas semanas la asociación Corazón Verde Chamberí.

Esta asociación pidió en sus alegaciones que no era necesario derribar el edificio para aprovechar todo el espacio: «Puede ejecutarse por completo en el patio trasero, actualmente ocupado por edificaciones añadidas sin valor arquitectónico que deberían eliminarse». Y reclamaba «aprovechar la oportunidad excepcional que brinda esta posibilidad de hacer una dotación adecuada a su entorno, como pequeña construcción exenta de una planta en un recinto ajardinado, de tal forma que el equipamiento final mantenga una volumetría equiparable a la del conjunto edificado actual, con destino preferente a uso de Escuela Infantil».

El Ayuntamiento de Madrid está en pleno papeleo burocrático para ganar esta espacio dotacional destinado a los vecinos de Chamberí. El proceso se inició en 2017 cuando el anterior equipo municipal reclamó al Canal de Isabel II una parcela en el número 2 de la calle Cea Bermúdez que le debía a raíz de la construcción de los Teatros del Canal.

La cesión fue firmada por el entonces delegado de Desarrollo Urbano, José Manuel Calvo, pero su nuevo uso dotacional dependía de un cambio en el uso de su suelo, que acaba de poner en marcha el nuevo Ayuntamiento. Para que sobre la parcela de Cea Bermúdez -actualmente una zona verde- se pueda abrir un servicio municipal, es necesario antes ganar el terreno verde perdido en otra zona del distrito, cosa que iba a suceder en la plaza Conde de Valle de Suchil con la transformación de una carretera y zonas de aparcamiento en parque y jardines, operación que ahora está en el aire. Las quejas de algunos vecinos y la negativa del PP de Chamberí ha hecho que el área de Desarrollo Urbano del Ayuntamiento se plantee no tocar este espacio.

Etiquetas
Publicado el
13 de agosto de 2020 - 10:02 h

Descubre nuestras apps

stats