Un concejal del PP en Madrid acusa a Ciudadanos de "buenismo" por apoyar una propuesta LGTB: "Ahora entiendo los votos que están teniendo"

Un momento del pleno de Chamberí este jueves, con el concejal presidente, Javier Ramírez, en el centro

Nuevo pleno movido en Chamberí, uno de los distritos con más sobresaltos en estas sesiones mensuales de distrito, incluso en pandemia, con ausencia de público. Esta vez el detonante fue una propuesta de temática LGTB. La formulaba Jimena González, la primera persona trans en presentarse a unas elecciones con el nombre con el que se identifica. En ella reclamaba la organización en el distrito -bien por parte de la Junta o bien por el área correspondiente, de "una actividad cultural, artística o recreativa relacionada con la visibilidad, la realidad o los derechos de las personas trans", coincidiendo con la celebración del Orgullo LGTBI+ 2021.

Jimena González, la primera política trans con derecho a presentarse a las elecciones con su nombre real

Jimena González, la primera política trans con derecho a presentarse a las elecciones con su nombre real

El concejal del distrito, Javier Ramírez, anunció que el voto de su partido, el PP, sería en contra por considerar que la cuestión invadía las competencias del área de Familia del Ayuntamiento, en manos de Ciudadanos. Los días anteriores otros ediles de su formación política, en otros plenos de distrito, habían votado a favor de propuestas similares.

Y después cedió la palabra a Vox. Su vocal vecina María Riesgo calificó el Orgullo como "unas fiestas que denigran la dignidad de la persona", que "reducen su identidad a una mera apetencia o impulso sexual". Además, afirmó que está dirigido por "una organización sectaria" que "solo representa a una parte de este colectivo" y que se basa en un "chiringuito ideológico regado de muchísimas subvenciones".

Estas afirmaciones fueron interrumpidas por los miembros de la oposición, que echaron en cara la concejal que permitiera estos calificativos. Ramírez amenazó con la expulsión a un vocal vecino de Más Madrid y, acto seguido, todos los representantes de este partido y del PSOE se levantaron de sus sillas y abandonaron el salón de plenos mientras hablaba la vocal de Vox. "¡Qué falta de respeto!", se quejó el concejal presidente del PP.

Los políticos volvieron una vez acabado el turno de Vox, aunque Javier Ramírez negó la palabra a la concejala del PSOE, Mar Espinar, por estar entrando en el momento de su turno en la sala. Esto motivó las quejas de Iñaki Prieto, vocal vecino de la misma formación política, que acabó expulsado del pleno. "¡Si no nos das la palabra es que estás con ella!", le espetó al concejal del PP, señalado a la vocal de Vox.

Luego, Ramírez se intentó explicar lo que él entendía como "discrepancias políticas": "Como concejal presidente, lo que intento es que haya un debate, que cada uno opine, pero no lo que no voy a soportar es ni golpes en la mesa ni insultos", dijo. "Todos los grupos pueden defender lo que defienden, esto es la democracia", añadió.

Voto a favor de Ciudadanos y críticas del PP

Ciudadanos censuró también la intervención de Vox en el turno de su portavoz, Elvira Marcos, que fue aplaudida por la oposición. Marcos indicó que aunque el área de Familia estaba organizando actividades, "ello no impide que se hagan otras más en el distrito", aclaró. ""Se pueden hacer muchas cosas y no necesariamente se necesita dinero".

La portavoz de Ciudadanos en Chamberí destacó que el Orgullo "ha conseguido mucho, aunque aún queda mucho por hacer" y recordó que "este año, el lema va en el sentido de revindicar los problemas del colectivo trans. Y eso está muy bien. En derechos, el colectivo trans, esta aún en la prehistoria".

Marcos también indicó que además de actividades culturales también son necesarias "unas leyes que protejan, que supriman barreras" y animó al diálogo para aprobar una legislación trans. Además, añadió que "esperaba" las manifestaciones de VOX, "pero tal vez no pensaba que llegarían tan lejos. Demuestran una falta de conocimientos, de respecto y de sensibilidad. Son problemas muy serios que tienen las personas". Sus palabras que fueron aplaudidas por los partidos de la oposición.

Ante esta exposición, Javier Ramírez criticó abiertamente la postura de Ciudadanos, "Lamento que el equipo de gobierno se rompa en este caso, ahora entiendo los votos que están teniendo ustedes. El buenismo político me sorprende", les dijo el concejal ante el gesto de sorpresa de sus compañeros de gobierno municipal.

Javier Ramírez siguió ahondando en la crítica, pese a que PP y Ciudadanos han escenificado esta semana la unidad de gobierno en varios actos por la llegada del ecuador de la legislatura: "No creo que le guste al concejal del área que yo me meta en sus competencias", advirtió. "No entiendo cómo dentro del equipo de gobierno ustedes rompen este voto, pero ahí entiendo el buenismo político y la situación en la que se encuentra su partido".

No es la primera vez que el grupo Ciudadanos de Chamberí toma la palabra en un debate de los plenos de la Junta y vota de forma distinta a la del PP, aunque lo habitual es que ambos grupos mantengan la misma posición. Sí que se trata de la primera ocasión en la que el concejal Ramírez critica de forma tan abierta a sus socios de gobierno.

Al terminar el pleno, los partidos de la oposición lamentaron las escenas vividas durante la sesión: "La actitud y el discurso permanente de odio de Vox en las instituciones no es tolerable y la complicidad del concejal Ramírez no solo blanquea y minimiza este problema sino que lo legítima en un espacio que debería estar comprometido con los Derechos Humanos por encima de siglas y favores entre partidos", explicó Mar García, portavoz de Más Madrid Chamberí. "Desde mi partido no vamos a permitir que se normalice el discurso de odio contra las personas por su orientación sexual o identidad de género y menos desde las instituciones".

A estas críticas se sumó la concejal socialista Mar Espinar: "No todo vale. En Vox son malos político y representan una falsa moral. Malos político porque secuestran el debate ideológico y lo llevan al plano dogmático. Los ciudadanos no tienen que vivir bajo el yugo de sus creencias. Y falta moral, porque exigen a los demás un comportamiento que luego no cumplen. El PP tiene que dejar de dar entrada y soporte a un partido que ha venido a dinamitar la convivencia. Sólo siembran odio".

Etiquetas

Descubre nuestras apps