La portada de mañana
Acceder
Las comunidades se lanzan a eliminar restricciones
Las Tablas de Daimiel solo sobreviven por las transfusiones de agua
Opinión - Ayuso, un torpedo trumpista a La Moncloa, por Rosa María Artal

Renault convierte un remoto pueblo de Francia en el primero donde solo circulan coches eléctricos

Renault Zoe.

Motor

La marca francesa Renault ha sido una de las pioneras en materia de electrificación y comercializa desde mayo de 2013 un coche 100% eléctrico, el Zoe, que ha batido récords de ventas y se ha hecho popular también gracias a su utilización en la plataforma de movilidad compartida Zity. A pesar de ser ya un viejo conocido, al menos en ciudades como Madrid, su presencia no es suficiente para acabar con las reticencias y los clichés que persisten en buena parte de la población acerca de este tipo de modelos movidos por baterías.

La firma del rombo se ha propuesto combatir tanto unas como otros por medio de un experimento de lo más particular: convertir en ciudad 100% vehículos eléctricos justamente uno de los municipios más remotos de Francia. Este paraje perdido se llama Appy y forma parte del departamento de Ariège, en la región de Mediodía-Pirineos. Durante tres años, sus habitantes podrán probar la experiencia de la conducción en modo eléctrico a bordo del nuevo Zoe, ahora con una autonomía real de más de 300 kilómetros en ciudad, y dar sus impresiones.

La intención de Renault no es otra que esta: “Si los habitantes de Appy, una de las ciudades más alejadas de todo progreso, adoptan la movilidad eléctrica, quedará demostrado que esta se halla al alcance de todos. Sus testimonios constituirán el primer capítulo de una nueva historia para las ciudades y pueblos franceses. Si este municipio se pasa a lo eléctrico, ¿por qué no usted?”.

El proyecto, en el que participa la multinacional francesa de publicidad y relaciones públicas Publicis, contempla que durante tres años Renault ponga un Zoe a disposición de cada hogar del municipio, así como los equipamientos necesarios para la recarga, esto es, una toma en el domicilio y un cargador público.

Esta iniciativa insólita ha echado a andar el 21 de julio a través de un acto al que han asistido el alcalde de Appy, clientes institucionales regionales y representantes de Renault involucrados en el proyecto. La marca realizará un seguimiento de estos nuevos usuarios del Zoe para apoyarles y ofrecerles asesoramiento en la transición hacia el todo eléctrico.

Los habitantes de la localidad se convierten de esta manera en inesperados embajadores para demostrar que el paso al coche eléctrico es sencillo y no supone complicación alguna en el día a día de los ciudadanos, con lo que se favorece romper lentamente con los estereotipos que aún afectan a la movilidad eléctrica.

Renault pretende poner de manifiesto también que, lejos de estar reservado a los grandes centros urbanos, el vehículo eléctrico se adapta ahora a cualquier lugar, y el acceso a las soluciones de recarga no para de desarrollarse en todo el territorio, tanto de Francia como de Europa en general. Prueba de ello es que en el primer trimestre de 2020, antes del parón debido al coronavirus, el mercado de los vehículos eléctricos se ha triplicado en el país vecino.

El instrumento que hace posible el experimento de Appy es el utilitario eléctrico Zoe, que por sus virtudes es el ideal para contribuir a destacar las múltiples ventajas de la movilidad eléctrica. En su última evolución, el Zoe puede recorrer hasta 395 kilómetros entre recargas, según el ciclo de pruebas WLTP, y recupera hasta 150 kilómetros de autonomía en 30 minutos de recarga.

De acuerdo con los últimos datos de ventas, este modelo ha sido el eléctrico más vendido en Europa en el primer semestre del año, con un crecimiento de casi el 50%, 37.450 unidades entregadas y un nivel récord de 11.000 pedidos en junio.

Etiquetas
Publicado el
17 de agosto de 2020 - 09:00 h

Descubre nuestras apps