La portada de mañana
Acceder
España acusa nuevas dificultades en el rastreo en pleno ascenso de contagios
¿Puigdemont, de vuelta? La respuesta de Llarena, clave en sus movimientos
OPINIÓN | Batet, alto y claro, por Esther Palomera
Sobre este blog

Contrapunto es el blog de opinión de eldiario.es/navarra. En este espacio caben las opiniones y noticias de todos los ángulos y prismas de la sociedad navarra. Opinión, bien diferenciada de la información, para conocer las claves de un presente que está en continua transformación.

Qué todos los meses del año se tiñan de violeta

Un grupo de mujeres durante la manifestación por el 8M en Pamplona

0

Cada año la conmemoración internacional del 25 de noviembre contra la violencia hacia las mujeres nos recuerda que juntas podemos cambiar la historia, como así lo hicieron durante más de trescientos años las mujeres feministas que nos precedieron y algunos hombres aliados que las acompañaron. 

Es necesario seguir señalando que las mujeres sufren violencia por el mero hecho de ser mujeres. Puede ser de naturaleza física, psicológica, sexual o económica, en la vida pública o privada. Este maltrato es la consecuencia de unas causas muy profundas, estructurales, basadas en las discriminaciones y desigualdades que vulneran sus derechos humanos a pesar de ser la mayoría de la población. Como dijo Wangari Maathai: “Muchos de los problemas a que nos enfrentamos resultan ser síntomas, y hay que localizar las causas para lidiar con ellas más que con el síntoma”.

En Navarra contamos con un marco normativo, Ley foral 14/2015, de 10 de abril, para actuar contra la violencia hacia las mujeres y la Ley foral 17/2019, del 4 de abril, para la igualdad entre mujeres y hombres, materializadas en unas políticas públicas de igualdad con un enfoque feminista. Precisamente el organismo de igualdad al que represento, el Instituto Navarro para la Igualdad, es producto, como otros, de las luchas de las asociaciones de mujeres y el movimiento feminista de los años 80. 

Nació en Navarra al amparo de la Conferencia de Beijing en 1995, con el objetivo de trabajar para alcanzar una igualdad efectiva y real en la vida cotidiana de las mujeres que viven en nuestra Comunidad Foral, utilizando las herramientas que allí se definieron: la transversalidad de género y el empoderamiento de mujeres y niñas, teniendo en cuenta las distintas opresiones que les afectan en una sociedad todavía patriarcal y androcéntrica.

Las asociaciones de mujeres y al movimiento feminista de todo el territorio navarro, su labor y empuje, unido al compromiso de las instituciones y de una parte importante de la sociedad, han logrado que se consolide una estructura que apoya y acompaña a las mujeres víctimas supervivientes sea cual sea su origen, edad, clase social, diversidad funcional y sexual.

En estos momentos nos encontramos ante un reto fundamental, tenemos que lograr que la perspectiva de género feminista esté en todo el proceso de recuperación y resiliencia de la crisis COVID-19, que sirva como palanca transformadora para lograr que, en esta ocasión, en lugar de aumentar las brechas de género como en crisis anteriores, sirva para acortarlas y hacerlas desaparecer. 

Como responsables públicas no podemos permitirnos olvidar que el objetivo de las políticas públicas de igualdad es la materialización de los derechos humanos de todas las mujeres, no las herramientas técnicas como la transversalidad y el empoderamiento, por otro lado, tan necesarias para alcanzarla. 

Para conseguir una vida libre de violencias para las mujeres es imprescindible contar con personal especializado con convicciones feministas en las distintas administraciones públicas. Sólo así se pueden abordar de manera eficiente las desigualdades estructurales que afectan a las mujeres y no sólo, que también, los síntomas que son las distintas violencias contra ellas.

Además, en los organismos específicos de igualdad es fundamental contar con personal especializado en políticas de igualdad feministas que permitan construir autoridad y generar condiciones para su sostenibilidad, mientras establecen alianzas con el movimiento feminista y las asociaciones de mujeres. 

En un momento histórico como en el que nos encontramos, con una situación sanitaria, económica y social muy compleja producida por la crisis COVID-19, estos organismos tienen que incidir en la corriente principal de la POLÍTICA con mayúsculas, e incorporar a la agenda de recuperación los objetivos del feminismo, interpelando a todos los actores implicados e innovando en las herramientas y en la metodología.

Cuando hablamos de aplicar la perspectiva de género feminista a las políticas públicas lo que queremos decir es transformación política, social y económica, es acabar con un sistema patriarcal, androcéntrico y capitalista que sigue colocando a las mujeres en las situaciones de vulnerabilidad y discriminación.

Por todo ello este 25 de noviembre sigue siendo muy necesario, es un día violeta que tiene que teñir de este color el resto de meses del año ante los discursos negacionistas de las desigualdades y las violencias que todavía afectan a las mujeres y a las niñas. Porque ayer fueron valientes, hoy somos más fuertes y mañana serán más libres.

Sobre este blog

Contrapunto es el blog de opinión de eldiario.es/navarra. En este espacio caben las opiniones y noticias de todos los ángulos y prismas de la sociedad navarra. Opinión, bien diferenciada de la información, para conocer las claves de un presente que está en continua transformación.

    Autores

Etiquetas
Publicado el
24 de noviembre de 2021 - 21:31 h

Descubre nuestras apps

stats