El IVA de VW vuelve a la palestra: la Audiencia Nacional decidirá si en 2012 se firmó un “pacto opaco”

El IVA de Volkswagen, analizado por la Audiencia Nacional / Foto: Efe.

El caso del IVA de Volkswagen vuelve debatirse, esta vez en sede judicial. Está previsto que en breve, y desde Aralar han apuntado directamente a este martes, se conozca la resolución de la Sección 6ª de la Sala de lo Contencioso-Administrativo de la Audiencia Nacional sobre este asunto, planteado en este foro por el partido UPyD, que pone en duda el acuerdo logrado por el Ministerio de Hacienda y el Gobierno de Navarra para resolver la devolución de este IVA desde 2012 en adelante. UPyD presentó este recurso por considerar que fue un “pacto opaco”, diferente al sistema que rige otras empresas, mientras que desde otros partidos, caso de Aralar (el grupo parlamentario Aralar-NaBai se personó en el proceso) o Bildu, se ha visto este tema como un ataque a las competencias navarras.

El convenio, visto para sentencia

Este enfrentamiento judicial es, en realidad, y según recordaron recientemente a través de un artículo de opinión Patxi Zabaleta (Aralar) y Adolfo Araiz (EH Bildu), paralelo al que se desarrolla en la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo, Sección 2ª, donde se abordan los pagos anteriores a 2012 que no han prescrito, un asunto que ha acrecentado la tensión entre el Gobierno de Navarra y el estatal y que ha marcado las negociaciones para la renovación del Convenio Económico. El tema ha estado marcado por la reclamación del Estado, a través de la Agencia Tributaria, ante el Supremo de la exención del IVA de Volkswagen entre 2007 y 2011, ya que los ejercicios anteriores (el sistema se implantó en 1994) están prescritos. El importe, solo en este asunto, supera los 1.513 millones de euros, de ahí que desde la oposición y el propio Gobierno de Yolanda Barcina se haya hablado de una amenaza de “bancarrota” para las arcas forales; la diferencia entre los primeros y los segundos es que los partidos han sido muy críticos con UPN por su presunta debilidad a la hora de defender los intereses de Navarra en Madrid.

La polémica, en ambos casos, se centra principalmente en la creación de la firma VAESA (Volkswagen-Audi España Sociedad Anónima), con sede en Barcelona, y que se utilizó para dar salida hacia Europa a través de Cataluña a los coches construidos en Volkswagen Navarra. El Estado consideró que se trataba de una sociedad pantalla, que beneficiaba a la Hacienda foral puesto que, si se trataban directamente de unas exportaciones a la Unión Europea (y, por tanto, libres de IVA), no habría logrado ingresar en Navarra el IVA que la empresa repercutía en las ventas. La clave de este asunto, según opinó en su día el catedrático de Derecho Financiero de la Universidad Pública de Navarra, Fernando de la Hucha, es que los tribunales determinen cuál era el papel de VAESA.

Este enfrentamiento pareció resolverse (ahora ha quedado claro que en falso) al menos en lo referente a los últimos años en mayo de 2012, cuando el Gobierno navarro y el estatal acordaron, a raíz, según se dijo, de un cambio en la comercialización de Volkswagen, del pago de un máximo de 25 millones al año (en principio hasta 2014, pero después se prorrogó) de la Comunidad Foral al Estado. El asunto se abordó en la Comisión de Coordinación del Convenio Económico, formada por técnicos. Y sobre este punto se centra el recurso de UPyD, que cuestiona si este era el foro adecuado y cómo se llegó a las cifras de compensación anunciadas. El coordinador del partido en Navarra, Miguel Zarranz, considera que este “pacto opaco” negociado en un despacho, y que permite un sistema con "condiciones muy arbitrarias" para este caso, y otras “para el resto de las empresas”. “Navarra no necesita financiarse a través de prácticas irregulares, sino solo con una buena gestión del dinero público”, apunta.

¿Fraude o autogobierno?

Zarranz habla directamente de resolver un fraude y no de un tema competencial, pero esta lectura, la del ataque del Gobierno central al autogobierno navarro, es donde la han situado diversos partidos, como EH Bildu. Su candidato a la Presidencia del Gobierno de Navarra en las próximas elecciones forales, Adolfo Araiz, apuntó este pasado fin de semana a través de un comunicado que la decisión de la Audiencia Nacional puede “poner en tela de juicio las migajas competenciales que nuestra comunidad tiene en materia de imposición indirecta y su capacidad de acordar con el Estado en esta materia”. Araiz hablaba de una “ofensiva” del Estado a la que UPN no ha sabido responder y que su conclusión puede dejar a la Comunidad Foral en una “quiebra real”. Además, el representante de Bildu se pregunta, en declaraciones a eldiarionorte Navarra, por qué esa insistencia por abordar una cuestión vinculada a la política, el Convenio Económico, en sede judicial.

Mientras apenas han trascendido avances entre las negociaciones técnicas sobre la reclamación al Supremo (el Gobierno central dejó el recurso en suspenso pero no lo retiró; una carta que esconde bajo la manga en caso de que las negociaciones no prosperen), en este caso este martes puede producirse la votación y darse a conocer el fallo, algo que de no ser así se comunicaría a las partes en las próximas semanas. Desde UPyD ya advierten de que se reservan la posibilidad de recurrir. En cualquier caso, el IVA de Volkswagen vuelve a ponerse sobre la mesa en 2015; está por ver si se cierra de una vez por todas antes de las próximas elecciones forales.

Etiquetas

Descubre nuestras apps