eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Acuña repasa el coleccionismo gallego en su discurso como académico de Bellas Artes

- PUBLICIDAD -
Acuña repasa el coleccionismo gallego en su discurso como académico de Bellas Artes

Acuña repasa el coleccionismo gallego en su discurso como académico de Bellas Artes

El catedrático de Arqueología Fernando Acuña Castroviejo ha ingresado hoy como académico electo de la Real Academia Gallega de Bellas Artes con el discurso "El coleccionismo en Galicia entre finales del siglo XIX y principios del XX: Ricardo Blanco-Cicerón y su legado".

El acto, celebrado en el Museo do Pobo Galego, ha sido presidido por el vicepresidente de la Academia de Bellas Artes, José López Calo; y contó con la asistencia de Andrés Torres Queiruga, miembro de la Real Academia Galega, y José Luis Carro Otero, de la Real Academia de Medicina, así como del rector de la Universidad de Santiago de Compostela, Juan Casares, entre otras autoridades.

Acuña Castroviejo fue elegido miembro de número de la Real Academia de Bellas Artes de Nuestra Señora del Rosario el pasado 22 de diciembre de 2012, y hoy ha sido contestado en su discurso de ingreso por el miembro numerario de la sección de Arqueología y Museología Antonio Rodríguez Colmenero.

Durante su intervención, el profesor ha explicado que la elección del tema de su discurso no es casual pues, a su juicio, "la historia del coleccionismo en Galicia aún está por hacer".

El nuevo académico de Bellas Artes, que ha reconocido que en muchos momentos de su vida le gustó ser un anticuario, una persona quizá "decimonónica", ha dicho, y un "cierto romántico" por esa razón, ha realizado un repaso histórico del coleccionismo en Galicia, centrado en los siglos XIX y XX, con mecenas como Alvaro Gil, Fernández López o Martínez Barteito.

Muchas de las colecciones de estos expertos y amantes de la arqueología permanecen en distintos departamentos de la Universidad de Santiago y sobre todo en el Museo de Pontevedra, como es el caso del legado de Gil y Casal, Rodríguez Seoane o Sampedro Folgar.

Acuña Castroviejo ha abordado más en profundidad la figura de Blanco-Cicerón, pontevedrés de Tui, que logró completar una gran colección de objetos de diferentes épocas por su posición económica y prestigio social mediante la compra, el intercambio y los regalos.

La mayor parte de la misma es de procedencia galaica, excepto la colección numismática y medallística, y destacan especialmente los materiales pre y protohistóricos, sobre todo los torques, brazaletes y diademas de oro; así como romanos, entre ellos el Balsamario de Bande, en bronce, y un mosaico de Panxón; piezas pétreas medievales; de marfil, plata o azabache modernas y contemporáneas.

En su opinión, Blanco-Cicerón fue una "rara avis" que se puede equiparar a grandes coleccionistas como Lázaro Galdiano o Guillermo de Osma; su colección de oro fue adquirida por Alvaro Gil hace unos cuarenta años y posteriormente ampliada con importantes piezas depositadas en el Museo de Lugo, retiradas después por su familia.

Al hilo de ello, Rodríguez Colmenero, que ha repasado la trayectoria de Acuña Castroviejo, ha indicado en su contestación que este tema de ingreso en la Academia es de "recurrente actualidad", está "bien trabado" y aborda aspectos "tan importantes y variados como la recopilación de fuentes históricas, textuales y arqueológicas, y a veces monumentales".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha