La portada de mañana
Acceder
La hora de Casado: el discurso de Abascal allana el camino al 'no' del PP
El estado de alarma, principal escollo en la negociación de Sanidad con las Comunidades
Opinión - Fact-check para Trapero, por Elisa Beni

El abogado despedido de Podemos acusa ante el juez a Iglesias y Montero de montar el 'caso Dina' y el partido alega que "no ha aportado una prueba"

El vicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias durante la sesión de control al Gobierno en el Congreso este miércoles. EFE/J.J. Guillén

Europa Press

31

El que fuera responsable del equipo de legal de Podemos José Manuel Calvente ha señalado este jueves ante el juez de la Audiencia Nacional Manuel García-Castellón que la cúpula de Podemos, en concreto Pablo Iglesias, Irene Montero y Juanma del Olmo, usaron la causa del robo del móvil de Dina Bousselham como estrategia para denunciar una operación de las cloacas del Estado de cara a las elecciones de abril de 2019.

Esta declaración se ha producido en el marco de la pieza separada número 10, denominada 'Dina', de la macrocausa 'Tándem', en la que se investiga el robo del teléfono móvil de Dina Bousselham en 2015 cuando era asesora del líder de Podemos, Pablo Iglesias, y la posterior difusión de mensajes privados por parte de distintos medios de comunicación.

Fuentes consultadas por Europa Press que han asistido al interrogatorio han explicado además que el abogado despedido por Podemos -que ha respondido a todas las partes durante cerca de tres horas-- habría apuntado directamente a la cúpula del partido señalando a su líder, Pablo Iglesias, a la actual ministra de Igualdad, Irene Montero, y al responsable de comunicación Juanma del Olmo, como los artífices de la estrategia para usar el robo del teléfono de Bousselham para denunciar esa supuesta operación de las cloacas del Estado contra Podemos.

La tarjeta del teléfono fue hallada en un registro en la casa del polémico comisario, José Manuel Villarejo, imputado por una larga lista de delitos y personaje central en la brigada política, un cuerpo parapolicial que realizaba tareas para atacar a los rivales del PP y destruir pruebas de la llamada caja B del partido.

Durante su declaración, Calvente ha relatado supuestas amenazas y presiones del entorno de Podemos, y el juez Manuel García-Castellón ha pedido que se deduzca testimonio para que la Fiscalía investigue esas presuntas amenazas y, si es necesario, se le ofrezca protección. Calvente habría señalado que en el entorno de Podemos existirían personas muy violentas, y ha llegado a hablar de una 'kale borroka' o guerrilla.

Por otro lado, y según estas mismas fuentes, Calvente se habría ratificado en su versión sobre los chats del equipo de legal confirmando que en ellos se deducía relación entre la abogada de Podemos Marta Flor y uno de los fiscales del caso, Ignacio Stampa. La tesis del abogado es que esa supuesta relación habría beneficiado al partido político al ejercer la acusación en el caso del robo del teléfono. Lo cierto es que de la larga batería de diligencias que pidió Podemos en relación con este asunto, el fiscal las desestimó prácticamente todas.

"Hipótesis y opiniones"

El abogado de Pablo Iglesias, Raúl Maíllo, que también ha asistido al interrogatorio de Calvente, ha explicado a Europa Press que éste "no ha aportado ninguna prueba" de lo mantenido y "ha basado su declaración en meras hipótesis y opiniones".

De hecho, apunta que ante la pregunta de si el caso 'Dina' era un montaje conocido por la dirección de Podemos, Calvente ni siquiera se habría atrevido a afirmar eso en primera persona y habría dicho que "eso es lo que le comentaron, sin indicar quién se lo dijo". Además, han incidido en que el que fuera abogado de la formación es una persona "con una clara animadversión hacia Podemos".

Por otro lado, fuentes del partido de Iglesias han explicado que la declaración de Calvente ha transcurrido como la que hizo ante el Juzgado de Instrucción número 42 de Madrid, sin pruebas y con afirmaciones "basadas en rumores".

Calvente fue llamado a declarar como testigo por García-Castellón en el marco de la pieza 10 después que se publicara en El Confidencial y El Mundo parte de una conversación entre letrados de Podemos en la que se ponía de manifiesto que Calvente cuestionaba la estrategia jurídica emprendida por el partido a raíz de la apertura de la pieza.

En concreto, y según ha explicado el propio Calvente previamente a su comparecencia de este jueves, él advirtió en el partido de que la exasesora había hecho capturas de pantalla de conversaciones que meses después, y tras el robo del terminal, aparecieron publicadas en medios de comunicación, por lo que en aquel momento no se podía asegurar que Podemos hubiese sido víctima de las "cloacas".

Calvente fue despedido de Podemos en diciembre de 2019 tras la acusación de Marta Flor, una de las letradas del partido y asimismo representante de Bousselham --y hasta hace unas semanas de Pablo Iglesias-- en la pieza 10 del 'caso Villarejo', por un supuesto acoso sexual y laboral que nunca se ha probado. El abogado relaciona su salida del partido con su investigación sobre posibles irregularidades contables en el partido. La mayor parte de las acusaciones del abogado han sido desechadas por la Fiscalía, que sin embargo ha pedido indagar en los contratos de Podemos con la consultora Neurona.

Etiquetas
Publicado el
10 de septiembre de 2020 - 17:57 h

Descubre nuestras apps

stats